“Mi responsabilidad ha sido exaltar (mostrar) la música tradicional colombiana”

De una familia con un legado musical representativo para la región, Martha Elena Díaz Peña ha sido una ibaguereña de ‘pura cepa’ a quien los aires tradicionales de Colombia la arrullaron desde mucho antes de nacer. Y todo, gracias a la herencia que sus padres le inculcaron y que hoy la definen como una embajadora de la cultura ante el país.
PUBLICIDAD

Creyente del poder que tiene la música al servicio de la sociedad, Díaz Peña se instruyó desde muy pequeña como una mujer íntegra que no deja un solo día de aprender, pero también de compartir sus saberes. Es así que desde muy joven se interesó por liderar procesos que exaltaran el talento que había a su alrededor.

“Mi responsabilidad ha sido exaltar la música tradicional colombiana”, por eso a su larga y destacada carrera se suman experiencias como estudiante en el Conservatorio del Tolima, su Licenciatura en Música y su segunda carrera: Psicología; el liderazgo en duetos y agrupaciones que han cosechado triunfos en los más representativos festivales de Colombia, además de crear y dirigir el Festival Nacional Infantil y Juvenil de Música Andina Colombiana Ocobo de Oro que en 2020 cumple su cuarta edición.

Lo anterior, con la fiel convicción de lograr con dedicación y disciplina sus sueños. “He sido perseverante en no irme de Ibagué hasta no lograr dejar algo importante para la ciudad (...) Esto es una pasión, es un reto, de lograrlo a pesar de las adversidades aún cuando no se tengan los recursos y contactos necesarios, pero con amor todo es posible”. 

Y con su conocida disciplina, esta cantautora, docente y además psicóloga, enfatiza en que hay que avanzar en cada proyecto que se emprenda aún cuando muchos obstáculos se presenten. “El hecho de ser mujer muchas veces ha influido en la realización de varios proyectos (...) pero así como te encuentras a quienes quieren poner tropiezos o nada más sentir envidia, existen ángeles que como sea aportan y se suman al proceso”.

“La música vive en mí, soy todo el tiempo música”

Martha Elena y sus sueños cumplidos y proyectados, representan la identidad de una nueva generación de mujeres tolimenses que ven en la educación, el arte y la constancia el verdadero sentido a la construcción de paz, de país y de una nueva niñez y juventudes que se apropien de su herencia.

“Mi papá me enseñó a tocar tiple cuando era una niña y escuchar bambucos, guabinas y cañas, y de ahí mi gusto por la música andina colombiana (...) y ahí encuentro que como docente es más fácil llegar a los niños y que ellos se apropien de su talento y la riqueza musical.

Es bonito ver cómo también otras mujeres se identifican y procuran aliarse de alguna manera. Además de un agradecimiento cuando otras niñas ven que otra mujer está liderando procesos en los que ellas más adelante se verán reflejadas”. 

Asimismo, afirma sentirse orgullosa, feliz y agradecida con sus padres por haberla involucrado en el mundo de la música, disfrutar de ello junto a sus dos hermanos quienes también heredaron su gusto y compromiso, y ver crecer a su hija Laura Vanessa, una destacada violinista.

Díaz Peña es sin duda una embajadora Pijao ante el mundo, que se involucra todos los días en el arte haciendo honores a su afirmación: “La música vive en mí, soy todo el tiempo música”.

Destacado

Su padre, el maestro Roberto Jesús Díaz Carvajal fue el director de la Banda Departamental junto al maestro José Ignacio Camacho Toscano.

Destacado

El don de servir a la gente, hace de esta gestora cultural del Tolima una de las mujeres más destacadas por su aporte a la construcción de un nuevo país. Fusiona la música tradicional colombiana con la psicología, además de ser una gran mamá.

Dato

Martha Elena hace parte del dueto Luar, que competirá este mes en el Festival Nacional de la Música Andina Colombiana, única agrupación ibaguereña en el Concurso de Duetos ‘Príncipes de la Canción’.

ALEJANDRA CAVIEDES

Comentarios