“No hay que limitarse por las propias necesidades”

Crédito: Jorge Cuéllar / EL NUEVO DÍA
“Soy sureña, soy de Rioblanco. Nací en Herrera, el único corregimiento que tiene el municipio, crecí y he vivido siempre allí, por eso digo que amo mi municipio, amo lo que significa ser rioblancuna y he trabajado entorno a él; lo que hoy soy se lo debo a este y al apoyo que me ha dado la comunidad”.
PUBLICIDAD

Y con esta fiel convicción de trabajar por y para los suyos, Delcy Esperanza Isaza Buenaventura, es hoy la secretaria de la Mujer y la Familia, dependencia que fue recientemente creada en el Gobierno Departamental en función del bienestar y garantía de derechos de las tolimenses.

Isaza siempre tuvo claro que la educación iba a ser una herramienta fundamental para crecer como persona, y por eso mientras trabajaba, estudió Administración de Empresas Agropecuarias en la Universidad del Tolima; luego de ello llegaron tantas oportunidades, que ahora afirma que agradece por cada una de ellas porque las supo aprovechar al aprender de todas.

“Aprendí a trabajar, no a hacerme visible”. Aún así Delcy dejó huella en su vida académica así como profesional, pasando por el sector público como Jefe de Presupuesto del Hospital María Inmaculada en Rioblanco, asesora de varias alcaldías del departamento, como Secretaria de Desarrollo Agropecuario de la Gobernación del Tolima, secretaria de Desarrollo Social en su municipio y además, la primera mujer alcaldesa de Rioblanco.

Al preguntarle qué representa para ella estas apuestas como la primera persona en asumir este cargo y también la Secretaría de la Mujer y la Familia, manifestó que más allá de un reto es “toda una responsabilidad porque no puedo pasar desapercibida, porque aunque soy muy tranquila, hay que salir a darle buenas noticias a la comunidad”.

Una líder en el territorio

Delcy asegura que luego de haber recorrido casi en su totalidad su municipio -háblese de lo rural y urbano- se ha convertido en todo un gusto llegar a los diferentes territorios que tiene el Tolima, aprender de cada proceso y ponerse en los zapatos de quien tiene dificultades y necesidades.

No por nada desde su experiencia personal, conocer los aprietos económicos hizo en ella entender que no hay que quedarse en las limitaciones, y sobretodo como mujer, romper esos pensamientos y hacerse un camino. 

Destaca que en su relación continua con las mujeres de la región ha visto que son sumamente creativas y buenas administradoras, características en las que se siente reflejada pues también es madre, hija y nieta, y desde muy joven asumió la responsabilidad de sí misma.

No obstante, afirma que por fortuna no ha sido víctima de discriminación por su condición de mujer en ámbitos como el profesional, el político o el familiar. Únicamente han sido los obstáculos que en su carrera como funcionaria pública que le han quitado el sueño.

“Somos más que un ejemplo a seguir en el mundo. Tenemos que hacer un llamado a que nos apoyemos. Hablar bien de la que vende huevos, mejor de la profesora (...) tenemos que apoyarnos muchísimo, para llegar a ese punto de equidad que muchas veces nosotras mismas nos hemos limitado”.

 

He valorado cualquier oportunidad que he tenido en la vida. Desde esa vez en que vendí empanadas hasta el cargo que hoy desempeño

 

Destacado 

En medio de muchas dificultades, esta mujer hija del sur del departamento buscó y encontró la fortaleza que hoy la hacen triunfadora en varias áreas, entre ellas la política. Actualmente es la primera Secretaria de la Mujer y la Familia en la Gobernación del Tolima.

Destacado

También fungió como la primera Alcaldesa de Rioblanco, su tierra natal

ALEJANDRA CAVIEDES

Comentarios