En Planadas, las mujeres renovaron la cultura cafetera

“Soy de Planadas, uno de los municipios más bellos del Tolima, donde nos acompaña la más hermosa brisa del río Atá y la gente es artesana que trabaja con su mente, manos y corazón para mantener el delicioso aroma de las flores y cerezas de café”.
PUBLICIDAD

Mildred Quintero Agudelo creció en la vereda “Los Mangos”, a las afueras del casco urbano del pueblo. Desde los 15 años empezó a trabajar en la finca al lado de su familia. Tras iniciar su vida de casada, años más tarde, se traslada al corregimiento Gaitania. Allí continuó trabajando como caficultora, cuidando de su familia y de los recolectores que labran la tierra.

Mildred descubrió que aparte del cultivo, el café podría generar otras alternativas económicas. Al entrar en la Cooperativa de Caficultores del Sur del Tolima (Cafisur), deleitó su paladar con la exquisitez de los cafés producidos en su tierra desde otra perspectiva:

“En el año 2005 me ofrecen la oportunidad de ir a la escuela americana de cafés especiales, SSCCA, en Estados Unidos. Estando allá, veo la oportunidad de darle a conocer al mundo la calidad de café que poseíamos en nuestro municipio”.

Es así como llega a ella la idea de crear una tienda de café. En el año 2008 Mildred abre las puertas de Casa Café y Sabor en el casco urbano de Planadas, que con el tiempo se constituyó como la carta de presentación de los foráneos que visitaban el municipio.

Desde el 2003, los caficultores de Gaitania iniciaron el control de calidad de sus productos. Esto ha hecho que cafés como el de Origo ocupen los primeros puestos en el concurso de la Taza de la Excelencia en los años 2006, 2008 y 2013.

Con el tiempo, Mildred decidió cambiar el nombre de su establecimiento a Café Origo:
“Para mí, Origo significa origen, inicio, amor y dedicación. Es una manera de mostrar cómo el café desde su cultivo preserva la sensibilidad hasta llegar a la taza”.

En el 2014 Mildred logró abrir su primera tienda en la capital tolimense. Al día de hoy, Origo comercia productos de café, tiene una cadena de locales y es representante de la región en el extranjero con sus exportaciones.

“Mi mayor deseo es que la gente continúe viviendo en paz. Me dolía enormemente cuando las personas de afuera pensaban en Planadas como guerra o guerrilla. Como mujer, he ayudado a las jóvenes dándoles a entender la belleza de la Madre Gea. Con ella hay que tener educación y amor con cada acción que se realice. También apoyo a mujeres madres cabeza de hogar para que se enamoren de la vida, de su familia, del trabajo y sobre todo, del café”.

Mildred se ha enfrentado a varias dificultades por el hecho de ser mujer. Tratar de cambiar las antiguas prácticas de recolección, fermentación, lavado, secado y transporte de un negocio dominado por hombres no fue tarea fácil.

“Imagínese a una mujer joven ordenando a señores que toda la vida han tenido su propia forma de trabajar. Sin embargo, luego de varios años más tarde se han beneficiado del orden y disciplina del cambio”.

Hoy las mujeres cafeteras se han capacitado gracias a la renovada cultura cafetera, han iniciado proyectos de liderazgo en las comunidades y han logrado ganar reconocimiento luego de ser empresarias de sus fincas. “Así es como se han roto los estereotipos y hemos conseguido tanto en estos años”, concluye Mildred.

 



Sin mi familia, nada de esto sería posible. Tengo el privilegio de tener a mi abuelita y a mi madre conmigo. Ellas han sido mis maestras en el valor de la persistencia


Destacado 

En Planadas Tolima, Mildred Quintero Agudelo ha demostrado cómo a través de las nuevas prácticas de la caficultura se puede hablar de la región por la calidad de su café y no por la violencia. Con su trabajo, las mujeres campesinas de la comunidad se han empoderado y ahora participan con liderazgo desde los procesos de recolección hasta la exportación del “Oro Verde”.

Destacado

El trabajo adelantado por las mujeres de Planadas han desplazado la guerra por el aroma de una taza de café.   

JOSE REINALDO MORERA

Comentarios