Ibagué retoma su actividad económica

Crédito: JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍAA pesar de que los comerciantes tratan de mantener todas las medidas de bioseguridad, en las calles se vio gente sin tapabocas o con este elemento mal puesto.
Con todos los protocolos de bioseguridad, los propietarios de establecimientos comerciales y algunos informales, vuelven a su vida laboral que se estancó por el brote de Coronavirus.
PUBLICIDAD

Ibagué retorna a la normalidad. Con la apertura este martes de gimnasios, cafeterías, restaurantes, parques y niños en las calles y parques, los microempresarios e informales tratan de salir de los problemas económicos que les ha dejado el aislamiento.

Durante este mes, otros sectores empezarán a reabrir sus puertas, con el fin de restablecer los puestos de trabajo, en una ciudad con 92 mil personas desempleadas.

EL NUEVO DÍA realizó un recorrido por aquellos establecimientos comerciales que tras el anuncio del alcalde Andrés Hurtado, tienen desde el 1 de septiembre la oportunidad de abrir sus puertas, y encontró conformismo en los comerciantes. Los clientes de los bancos son los desordenados.

 

Cafeterías

Muchas cafeterías cerraron durante estos cinco meses de aislamiento, y las que ahora quedan, agradecen nuevamente la reapertura porque vuelven a emplear personas y por supuesto, tienen sus propios protocolos.

Clara Tovar, cuenta que para poder brindar un buen servicio a los clientes, tuvieron que demarcar las mesas y por ende, restringir el ingreso a la mitad de la capacidad del lugar.

“Quien entra va a encontrar el tapete para desinfectar zapatos, la gel; en los baños, aparte del agua y jabón también hay gel, y cada vez que se va alguien, limpiamos con límpido las mesas”.

Finalmente, agradece esta confianza para volver a trabajar y añade que, “Durante esta pandemia solamente dos personas atendíamos; ahora, ya se emplearon otras tres personas y eso es bueno para la economía”.

.

 

Gimnasios

Uno de los sectores que más exigió reapertura fue el deportivo, retornar la vida saludable. En una visita a un gimnasio, el entrenador Michael Andrés Suache explicó las medidas que cuentan para atender a los deportistas.

“Llevamos un test para saber si alguien ha sufrido algún síntoma, no se reciben pagos en efectivo sino electrónicos, quienes ingresan se limpian las manos con gel, luego alcohol, desinfectan los zapatos, tomamos temperatura y les pasamos una toalla para que cada vez que terminen un ejercicio se laven las manos”, cuenta

Cada turno dura una hora, y en él, deben de haber máximo 10 personas, cuando terminan, se desinfecta todo el lugar con hipoclorito, para recibir el próximo turno. Las personas que asisten allí conocen su horario luego de haber agendado cita. Las máquinas están demarcadas, así como los maleteros.

,

 

Largas filas

Quienes deben de realizar sus diligencias bancarias muchas veces no acatan las medidas, como las de pico y cédula, incluso, han llegado a agredir a los funcionarios que deben regular el ingreso a las entidades.

..

 

Trabajo informal

Martha Cecilia Mosquera trabaja con pinturas para niños en el Parque Murillo Toro, aseguró que desde el inicio de la cuarentena no pudo trabajar debido a las restricciones pero con la reactivación económica volvió a su espacio.

“Tengo alcohol y procuro que la gente mantenga la distancia de seguridad de dos metros. Siempre acato las normas de bioseguridad. Limpio con alcohol las manos de los niños y los padres”, afirmó Mosquera refiriéndose a la implementación de las medidas de autocuidado.

Después de un largo periodo de suspensión comercial, varios trabajadores informales, como Martha Cecilia, volvieron a las calles para recuperarse económicamente. “Desde hace días pedimos poder trabajar porque yo dependo de esto. Llevo siete años con pinturas para niños”, finalizó la trabajadora informal, quien añadió que “Mi familia me ayudó durante este tiempo”.

,

 

DATO

En las calles, la mayoría de ibaguereños definitivamente no aprendieron en estos meses a utilizar el tababocas.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios