“Miguel era un paciente cognitivo”

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍASegún la progenitora, Miguel tomaba medicamentos psiquiátricos para tratar las convulsiones que sufría.
La madre agregó que de la Fiscalía tampoco la han tenido en cuenta ni le han suministrado información del caso.
PUBLICIDAD

Este medio de comunicación dialogó con Diany Constanza Amaya, madre de Miguel Joas, el joven de 20 años que fue asesinado con sevicia a finales de septiembre en el Cañón del Combeima.

La mujer aseguró que su hijo era un paciente cognitivo, que tomaba medicamentos psiquiátricos y según su testimonio, el padre de Miguel, su exesposo, y la Fiscalía se han negado a entregarle información sobre el crimen de su primogénito.

En la entrevista, la mujer recordó los duros momentos que vivió desde el 2010, cuando Miguel empezó a sufrir convulsiones. En ese momento su hijo tenía 10 años y después de estar hospitalizado varios días a causa de un dengue, desarrolló la enfermedad.

 

Delicada cirugía

“Yo luché muchísimo con la EPS y con los hospitales. En el 2017, gracias a que acudí a un canal de televisión, a Miguel le practicaron una delicada cirugía, le extrajeron un pedazo de cerebro para que las convulsiones disminuyeran”, contó.

Con dolor e impotencia, la señora Diany expresó que la intervención era tan complicada, que los médicos no le aseguraban que el muchacho que en ese entonces tenía 16 años saliera vivo.

No obstante, como todo un milagro, Miguel despertó y no necesitó la unidad de cuidados intensivos (UCI) que le tenían lista. La operación fue un éxito. Miguel se graduó de bachiller y se inscribió en el Sena.

“Mi hijo era un muchacho de bien. No tengo la más mínima idea de qué pasó el 22 de septiembre. Lo que sé, es porque me lo han informado ustedes, los medios de comunicación”, dijo.

 

¿Quién lo mató?

Según la versión de Diany Amaya, su excompañero sentimental, el padre de Miguel, no le ha dicho qué pasó el día que el muchacho salió de la casa, al parecer a cumplir una cita en el Cañón de Combeima.

Tampoco sabe quiénes son los menores de edad que fueron aprehendidos por las autoridades como presuntos responsables del crimen de su hijo.

“Mi expareja no me ha querido decir nada. Cada vez que lo llamo me cuelga el teléfono. No me informó la hora y fecha de la audiencia en la que acusaron a los sospechosos. Según él, Medicina Legal no le ha entregado el reporte de la necropsia”, refirió.

“El 28 de septiembre, cinco días después del asesinato, yo fui a la Fiscalía, pero no me dejaron ingresar. Con el vigilante me mandaron a decir que si me llegaban a necesitar ellos me llamaban. Quiero saber quién y por qué mataron a Miguel si él no tenía problemas con nadie”, puntualizó.

 

Con sevicia

El 23 de septiembre, el cuerpo de Miguel Joas Roa Amaya fue encontrado con múltiples heridas de arma blanca en una finca a hora y media de Juntas, Cañón del Combeima. La semana anterior las autoridades aprehendieron a un joven y a una joven por ser los presuntos responsables del hecho. Los adolescentes no aceptaron cargos y fueron enviados a resocialización.

Este medio de comunicación dialogó con Diany Constanza Amaya, madre de Miguel Joas, el joven de 20 años que fue asesinado con sevicia a finales de septiembre en el Cañón del Combeima.

La mujer aseguró que su hijo era un paciente cognitivo, que tomaba medicamentos psiquiátricos y según su testimonio, el padre de Miguel, su exesposo, y la Fiscalía se han negado a entregarle información sobre el crimen de su primogénito.

En la entrevista, la mujer recordó los duros momentos que vivió desde el 2010, cuando Miguel empezó a sufrir convulsiones. En ese momento su hijo tenía 10 años y después de estar hospitalizado varios días a causa de un dengue, desarrolló la enfermedad.

 

Delicada cirugía

“Yo luché muchísimo con la EPS y con los hospitales. En el 2017, gracias a que acudí a un canal de televisión, a Miguel le practicaron una delicada cirugía, le extrajeron un pedazo de cerebro para que las convulsiones disminuyeran”, contó.

Con dolor e impotencia, la señora Diany expresó que la intervención era tan complicada, que los médicos no le aseguraban que el muchacho que en ese entonces tenía 16 años saliera vivo.

No obstante, como todo un milagro, Miguel despertó y no necesitó la unidad de cuidados intensivos (UCI) que le tenían lista. La operación fue un éxito. Miguel se graduó de bachiller y se inscribió en el Sena.

“Mi hijo era un muchacho de bien. No tengo la más mínima idea de qué pasó el 22 de septiembre. Lo que sé, es porque me lo han informado ustedes, los medios de comunicación”, dijo.

 

¿Quién lo mató?

Según la versión de Diany Amaya, su excompañero sentimental, el padre de Miguel, no le ha dicho qué pasó el día que el muchacho salió de la casa, al parecer a cumplir una cita en el Cañón de Combeima.

Tampoco sabe quiénes son los menores de edad que fueron aprehendidos por las autoridades como presuntos responsables del crimen de su hijo.

“Mi expareja no me ha querido decir nada. Cada vez que lo llamo me cuelga el teléfono. No me informó la hora y fecha de la audiencia en la que acusaron a los sospechosos. Según él, Medicina Legal no le ha entregado el reporte de la necropsia”, refirió.

“El 28 de septiembre, cinco días después del asesinato, yo fui a la Fiscalía, pero no me dejaron ingresar. Con el vigilante me mandaron a decir que si me llegaban a necesitar ellos me llamaban. Quiero saber quién y por qué mataron a Miguel si él no tenía problemas con nadie”, puntualizó.

 

Con sevicia

El 23 de septiembre, el cuerpo de Miguel Joas Roa Amaya fue encontrado con múltiples heridas de arma blanca en una finca a hora y media de Juntas, Cañón del Combeima. La semana anterior las autoridades aprehendieron a un joven y a una joven por ser los presuntos responsables del hecho. Los adolescentes no aceptaron cargos y fueron enviados a resocialización.

REDACCIÓN GENERALES

Comentarios