Tenderos y vendedores informales de la ciudad, al borde de una crisis económica

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
El efecto económico que se generó debido al aislamiento preventivo obligatorio, ya se está viendo reflejado en la ciudad, situación que genera incertidumbre en la población y en los mismos comerciantes, quienes dependen de esos ingresos para vivir.
PUBLICIDAD

Las afectaciones que ha dejado  la pandemia del Covid-19, se han evidenciado  principalmente en algunas de las más importantes economías locales, como son tiendas, peluquerías, papelerías, vendedores informales, taxistas y demás comercio dispuesto para el servicio inmediato de innumerables familias.

La  mayoría de ibaguereños tenían las esperanzas puestas en la reactivación económica, luego  de casi  3 meses en los que el comercio estuvo detenido, sin embargo, “la situación está cada vez más difícil”, así lo expresó Heriberto Pérez, vendedor informal.

“Yo nunca estuve encerrado, a pesar de que había aislamiento obligatorio me tocaba salir a trabajar y, como todo, había días buenos y malos pero es que ahorita la gente no tiene plata, mucha gente se quedó sin trabajo y si antes nos vendíamos 200 mil, hoy nos estamos haciendo 60 mil”, puntualizó Heriberto.

Desde junio, la Alcaldía Municipal ha socializado con los trabajadores informales los protocolos y las medidas de bioseguridad  que se deben cumplir para realizar sus labores, no obstante, lo que ellos piden al alcalde Andrés Fabián Hurtado, es que les ofrezca ayudas para poder suplir las necesidades que hasta el momento han tenido.

“Como quien dice bajan las ventas y suben las deudas. Yo pienso que el Alcalde debería ayudarnos con créditos o  que propongan algo para surgir, porque no hay plata y no hay quien preste, y todo el mundo está desesperado”, expresó Sandra Villamil, vendedora.

Así como ellos, los propietarios de tiendas también se han visto afectados, ‘don Pedro’ tendero del barrio San Diego, afirma que los primeros meses de la pandemia fueron ellos los  que movieron la economía, pero desde el mes pasado las ventas se han reducido  hasta en un 60%.

“Ahora que todo el mundo volvió a salir se complicaron las cosas porque la gente se la pasa en la calle y no se acuerdan de las tiendas del barrio. O de otro lado, está la gente que no tiene plata y le quiere pedir fiado a uno, entonces eso afecta a todo el gremio de tenderos porque no hay a quién venderle”, señaló Pedro.

Respecto a las afirmaciones expuestas por los comerciantes de la capital tolimense, Diana Sofía Segura, secretaria de Desarrollo Económico de Ibagué, indicó que hasta el momento se han implementado varias estrategias para ayudar a fortalecer la economía de la ciudad.

“En alianza con Infibagué y Fenalco, socializamos las líneas de crédito que sacaron. La de Fenalco,  a nivel nacional, denominada ‘emerge’ y la de Infibagué, ‘Inficrédito’. También estamos desarrollando, junto con la vicepresidencia de la República, una estrategia dirigida a los micro negocios. Lo que tratamos de hacer, en todos los programas y estrategias que estamos realizando, es procurar no restringir a los informales, para que nuestra oferta llegue a todos los sectores porque lo que necesitamos ahora es entrar a fortalecer esas unidades productivas”, afirma Diana Sofía Segura.

Por su parte, Fenalco también  ha estado enviando de manera muy sencilla a todos los tenderos explicaciones sobre las medidas de bioseguridad que deben seguir en su negocio.  “Creamos una campaña que se llama ‘mi tienda abierta, mi tienda segura’ y hemos estado haciendo un monitoreo constante para que se cumplan con todos los protocolos”, dijo Alba García, directora de Fenalco Tolima.

A pesar de dichas campañas, ‘don Pedro’ asegura que “aunque se cumplan con todas las normas de bioseguridad para evitar los contagios, la gente prefiere comprar en centros comerciales y supermercados de cadena y dejar de lado a los microempresarios, que son tan importantes para mantener la economía activa”.

 

,

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios