“Lo importante es que la ciudad logre dimensionar la potencia que hay en la cultura local”: ‘Diégomez’

Crédito: Juan Montoya Prada - Suministradas / EL NUEVO DÍA
El Artista plástico y visual profundizó sobre las diferentes escenas artísticas de la ciudad, el cómic y las narrativas gráficas.
PUBLICIDAD

Las artes, a fin con la sensibilidad y la expresión humana, surgen de la necesidad de contar escenarios exactos en la vida de quienes las practican. Ibagué, una potencia cultural a nivel nacional, también guarda en sus adentros otro tipo de expresiones que permanecen ocultas en el argot popular, esperando surgir como una nueva oleada de arte generacional.

‘Diégomez’ es el pseudónimo artístico de Diego Gómez Reyes, artista plástico y visual egresado de la Universidad del Tolima. Oriundo de Venadillo, Tolima, y con 26 años encima, se radicó en Ibagué y ha dedicado los últimos años de su vida al cómic.

“Llego a la narrativa gráfica por la necesidad de conciliar la palabra y la imagen. En las artes plásticas hay cierto distanciamiento con las estructuras narrativas. A mí me interesa explorar otras áreas artísticas para narrar cosas. Me fui por aquel mundo para encontrar el punto en donde convergen ambas formas de expresión”, explicó Gómez.

A lo largo de su trayectoria como historietista ha formado parte de colectivos y festivales como el Festival Entre Viñetas de Bogotá, Testigos del Cómic y Fábulas en la Calle (local).

Además, con su investigación “En el Norte: un compilado de hojas para rumiantes”, exploró poéticas de apropiación identitaria a partir del uso de ciertos elementos del cómic, exaltando aspectos cotidianos como la temperatura o la luz del sol en Venadillo.

 

EL NUEVO DÍA: Cuando normalmente dibuja, ¿qué temas busca tratar en sus trabajos?

Diégomez: Los temas son variados, pero me centro más en eventos cotidianos y disertaciones filosóficas o teológicas. Al final, creo que el papel lo aguanta todo. Casi siempre lo que dibujo está muy marcado por lo que leo o veo en el momento. Además, llevo dibujando casi que toda la vida, por lo que siempre está esa inquietud de contar cosas.

 

E.N.D.: ¿Cómo ve la escena del cómic de Ibagué?

Diégomez: Hoy día hay muchísimas personas concentradas en el dibujo. Asimismo, algunos no saben que se puede vivir de eso. Normalmente se asume que las artes son un oficio marginal que no tiene tanta relevancia. Acá la lucha siempre ha sido por darle el respeto a las muestras culturales. Está bien burlarse de lo que uno hace, pero también es necesario exaltar la labor propia. El panorama en Ibagué, para mí, es esperanzador. Hay muchas personas que se están moviendo pero aún falta consolidar las diferentes escenas artísticas de la ciudad.

 

E.N.D.: Pero en ese orden de ideas, ¿existen colectivos locales que apoyen este tipo de expresiones?

Diégomez: En Ibagué, en cuanto a cómic, hay muy pocos espacios o colectivos creados para la divulgación de narrativas gráficas. En otras ciudades del país como Bogotá o Medellín, uno ve que la movida artística es mucho más fuerte. De eso he aprendido que si uno quiere exista una escena, es mejor empezar a construirla.

Acá en la ciudad existen algunos semilleros como ‘Fábulas en la calle’ en la cual trabajamos cinco dibujantes, ‘Testigos del Cómic’, la cual forma parte de una plataforma de investigación que, de hecho, hace un poco de alusión a los testigos de Jehová al intentar llevar la “palabra del cómic” a la ciudad.

 

E.N.D.: A la hora de trabajar, ¿qué referentes tiene en mente usualmente?

Diégomez: Tengo algunos referentes estéticos. Podría hablarle de Alan Moore, Álvaro Vélez ‘Truchafrita’ de Medellín, Robert Crumb, Aubrey Beardsley, Gary Gianni (…) pero siento que lo ideal es no casarse con un solo estilo, sino también explorar otras corrientes del arte para complementar cosas. Por ejemplo, yo no podría trabajar sin música. He aprendido mucho de artistas a lo largo de mi trayectoria. Charly García, por ejemplo, tuvo durante su carrera musical la capacidad de reinventarse muchas veces.

 

E.N.D.: ¿Qué planes tiene a futuro?

Diégomez: ¿A futuro? Sobrevivir al Covid-19 (risas). Ahora me concentro en desarrollar proyectos de largo aliento. Estoy trabajando en un documental sobre un personaje de Ibagué llamado ‘Acpm’, un señor de casi 80 años que parece una fusión entre El Quijote y Diógenes. También he estado trabajando en un podcast en donde la idea es invitar a artistas emergentes de la ciudad.

Yo creo que lo importante es que la ciudad logre dimensionar la potencia que hay en la cultura local. Acá tenemos un tesoro de creadores que se están moviendo todo el tiempo desde la literatura, el cine, el teatro, la música y la historieta. Es importante que el sector público explore la validez de estas expresiones. Yo creo que la ciudad puede romper estos paradigmas a través de la cultura.

En Ibagué no hay tantos estímulos de historieta a comparación de otras ciudades. En Medellín me pude dar cuenta del avance cultural con sus subvenciones estatales. Yo desarrollé mi pasantía con Álvaro Vélez “Truchafrita” (…) y durante ese tiempo me comentó que por medio de estas convocatorias es posible divulgar arte a través de libros. Estos estímulos permiten establecer una cercanía con otros nichos artísticos que al final nutren el trabajo de uno. Si uno quiere ser creador, lo mejor es tener un entorno propicio.

Generales

REDACCIÓN GENERALES

Comentarios