Filtraciones por alcantarilla dañada amenazan con derrumbar una casa

Crédito: ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS – EL NUEVO DÍALas paredes están deterioradas y el temor de los residentes es que estas caigan y el segundo piso se desplome sobre ellos.
Por casi dos años, una familia en el barrio Irazú debe soportar los malos olores y las filtraciones de agua que emanan de una tubería de aguas negras colapsada.
PUBLICIDAD

Adiario, las personas que viven en una vivienda ubicada en la carrera Quinta número 3-01 del barrio Irazú, deben aguantar los malos olores que emanan de una tubería destruida, pero lo peor, es que el agua ya penetró las paredes de la vivienda y amenaza con dañar sus cimientos y tumbarla.

Según la denuncia, el primer daño fue en 2019 frente a la entrada de la casa, para esa ocasión, funcionarios del Ibal revisaron y arreglaron, pero días después colapsó otro punto del alcantarillado, el que está detrás de la casa, y este, a pesar de los llamados y denuncias, no ha sido reparado.

Debido a que el techo de la casa queda casi al ras de la carretera, toda el agua se filtra por las paredes y amenaza con acabar con el primer piso y por ende, demoler la segunda planta de esta casa donde viven 11 personas entre ellas menores de edad.

Según Teodora Rubio Barragán, el segundo daño ocurrió el 4 de junio, cuando toda la alcantarilla colapsó y desde esa vez ha llamado, e incluso en noviembre del año pasado le fue aceptada una tutela que instauró contra el Instituto Ibaguereño de Acueducto y Alcantarillado, Ibal.

“Vivimos mal, sufrimos por los malos olores, estamos expuestos a enfermedades, infecciones, eso parece que debajo de la tierra ya se hubiese formado una laguna porque brota mucha agua y pasa por las paredes.

“Pero el Ibal no ha respondido nada a las quejas, también fui a la Secretaría de Salud por los problemas que vivimos y estamos a la espera de que vengan y se den cuenta del sufrimiento que soportamos”, indicó Teodora Rubio.

Generales.

Otros inconvenientes

Este problema podría agrandarse, ya que metros más arriba, frente a los edificios Irazú Tres, hay otro hueco y también se desbordan las aguas negras cuando llueve. 

Pero también donde están destruidas estas tuberías, hace poco instalaron un poste, y el peso que este genera ayuda a hundir más el terreno y afectar más la casa.

Cuando llueve es peor, pues al parecer la mayor parte de la red de alcantarillado de esa zona está destruida, pues durante el pasado invierno, el agua se desbordaba pero por los conjuntos Irazú Dos y como estos están frente a la casa, toda el agua ingresó y dañó algunos enseres.

“En esos huecos ya se ha caído gente, han habido accidentes y con el peso de ese poste, solo esperamos el día en que el primer piso se desplome y por ende el segundo se venga encima de nosotros. Por eso pido ayuda, que nos escuchen”, puntualizó Rubio Barragán.

Generales.

DATO

Esta redacción se comunicó con prensa Ibal, y desde allí respondieron que ya se ingresó el reporte y se programará visita técnica con personal de alcantarillado.

Redacción generales

Comentarios