Poste y camino improvisado tienen en alerta a habitantes de La Esperanza

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAEl camino de entrada a La Esperanza no es apto para el tránsito y representa un peligro para la integridad de los vecinos.
Los habitantes de La Esperanza hacen un llamado a la Administración Municipal para adecuar el sendero de entrada al sector, y mejorar su calidad de vida.
PUBLICIDAD

En La Esperanza, once familias están en vilo por dos emergencias que se presentan en ese sector de la Comuna Tres.

El más urgente tiene que ver con un poste de energía que luego de mucho tiempo de deterioro está a punto de venirse abajo y provocar una tragedia; y el segundo, el camino de entrada al sector, que sus habitantes llevan años arreglando por cuenta propia y solicitando su adecuación.

 

No resistió más

Las lluvias del pasado jueves provocaron que un poste de la energía eléctrica se desprendiera de su base, luego de años de deterioro. “En ese momento, el poste está colgando de los cables de la luz y está siendo sostenido por unas ramas de un guayabo”, afirma Jaime Augusto López, habitante del lugar, quien en varias ocasiones había reportado el daño a Celsia.

El poste amenaza con desplomarse por completo y caer sobre la vivienda de Álex Herrera, vecino de don Jaime.

Según Álex, si eso sucediera, además del daño en la vivienda, podría ocasionarse un cortocircuito que provoque un incendio. Además, desde ayer, cuando se presentó la avería, los habitantes del lugar se quedaron sin servicio de energía eléctrica, por lo que siguen esperando que los funcionarios de Celsia hagan presencia en su barrio para solucionar este problema.

 

El ingreso es difícil

Por otro lado, el camino que sirve de entrada al sector, es un dolor de cabeza para los vecinos de La Esperanza.

Hace unos años, construyeron un puente en guadua, por cuenta propia, para mejorar el acceso al lugar, pero el deterioro por el paso del tiempo, ha hecho que ahora este amenace con desplomarse. Por eso, incluso entrar o salir de su barrio, representa un peligro.

“Aquí viven niños, adultos mayores, personas discapacitadas y hasta una señora que hace poco tuvo un bebé. Ese camino no es apto para el tránsito”, señaló don Jaime.

Además, relató que hace unos años, un hermano suyo sufrió un accidente al cruzar por ese camino que comunica con sus viviendas, por lo cual quedó paraplégico.

 

Dato:

La Esperanza está ubicado en la calle 24, con carrera Octava, detrás del Hospital San Francisco.

 

,

Con las lluvias del jueves, el poste, que ya estaba debilitado, no resistió más y se desprendió.

JULIÁN TORRES

Comentarios