Padres tocan puertas para su hija de seis años que fue desahuciada por los médicos

Crédito: Foto autorizada y suministrada por los padres / EL NUEVO DÍAEl 15 de enero Sara Valentina sufrió un fuerte dolor de cabeza y desde ese día está hospitalizada en Clinaltec.
Yenni Carolina Totena Lozano y su esposo Diego Armando Cortés, llevan meses tocando puertas, buscando opciones de tratamiento para su pequeña hija Sara Valentina.
PUBLICIDAD

Aunque los médicos y los especialistas de Ibagué, Bogotá, Barranquilla y Cali les han dicho que clínicamente sólo pueden ofrecerle a la niña una muerte digna, los padres  no pierden la esperanza de que en algún lugar del mundo les ofrezcan un tratamiento a la niña o le efectúen la cirugía. 

En mayo del año anterior, a Sara le encontraron un tumor en el tallo del cerebro. Poco a poco su salud se ha deteriorado. En diálogo con este medio de comunicación, la mamá contó que en estos momentos está hospitalizada en Clinaltec.

Agregó que la niña habla poco y ha ido perdiendo la movilidad. Ya no camina ni come por sí sola.

 

Han ido a muchas partes

“El tratamiento es solo para controlar los síntomas. Todos los médicos a los que hemos acudido nos dicen que no la operan porque es muy riesgoso; aseguran que moriría o quedaría como un vegetal”, señaló Carolina.

Recordó que a finales del 2020 viajaron a Barranquilla porque una persona les contó que allí habían operado a su hijo, quien también tenía un tumor en el cerebro.

En esa oportunidad, el párroco de Valle de San Juan, municipio donde residen, hizo una colecta para los pasajes en avión.

“En la clínica no nos querían atender porque no tenían convenio con Comparta. Sin embargo, acudimos a los medios de comunicación y tras la publicación de la noticia, fuimos atendidos. No obstante, una vez más nos dijeron que no la podían operar. Nos hemos contactado con hospitales de Estados Unidos y nos han dicho lo mismo”, dijo.

A pesar de que navegan con el viento y el tiempo en contra, siguen y siguen tocando puertas.

“A pesar del estado, a pesar del dolor, ella tiene sueños y metas. Es una guerrera. Todos los días dice que cuando sea grande quiere ser odontóloga. Para nosotros es muy duro no luchar y resignarnos a dejar que la enfermedad se la lleve”, puntualizó la mamá.

 

La enfermedad

Hasta principios del 2020, Sara Valentina y su familia llevaban una vida feliz. La niña pasaba sus días entre cuadernos, crayones, témperas y sus muñecas. No obstante, el ojito derecho se le empezó a desviar. Acudieron a un pediatra en Valle de San Juan, quien la remitió de urgencia para Ibagué. Después de una resonancia magnética, le descubrieron un tumor en el tallo del cerebro. Por su ubicación, los médicos no se atreven a operarla.

 

Regular atención

Según Carolina Totena, la atención prestada por Comparta E.P.S no ha sido la mejor. Aseguró que a pesar de tener una tutela a favor de la menor, el año anterior la entidad no habría cumplido con la entrega de medicamentos para las quimioterapias.

“Por la pandemia, le ordenaron unas quimioterapias orales, que se podían dar en la casa. En la EPS nos dijeron que compráramos los medicamentos, que después nos hacían el desembolso, pero no lo hicieron. En estos momentos estamos a la espera de un traslado para la Clínica Imbanaco de Cali”, dijo.

 

 

Para ayudas

Las personas que tengan información acerca de algún tratamiento que le pueda servir a la menor, pueden llamar o escribir a las líneas 311 685 85 87 o 323 549 93 73. La familia también atraviesa una complicada situación económica, pues ninguno de los padres está trabajando y tienen otro hijo. Quienes puedan ayudarlos, tienen la cuenta de Bancolombia a la mano número 03116858587.

 

DATO:

A la menor le han tenido que aplicar morfina para el dolor de cabeza y está en un segundo ciclo de radioterapias.

 

MAGDA ROCHA CLAVIJO

Comentarios