Detectan nido de águila crestada en el sur del Tolima

Crédito: SUMINISTRADA DAVID BEJARANO ‘TRUMAN’ – EL NUEVO DÍACuando nace un águila crestada, es blanca, y a medida que crece, su plumaje cambia a café.
Quien es amante de la naturaleza y desea conservar la biodiversidad hace lo que sea para protegerla, incluso viajar 12 horas para internarse en el bosque y salvar una especie en peligro de extinción, en este caso, una cría de águila crestada de montaña o águila real.
PUBLICIDAD

La historia inicia en Chaparral, en pleno Cañón de Las Hermosas, en un predio ubicado en la vereda Davis Janeiro, donde su propietario detectó durante años a una pareja de águilas que cada año tenían un pichón de águila; una de esas crías tiene un chip, con el que monitorean su vuelo y parajes.

Pero en noviembre, cuando estas aves rapaces tuvieron otra cría, de un momento a otro la madre desapareció, así que Guillermo Cruz, quien ha estado pendiente de estos animales, se comunicó con Carlos Guevara, de la Asociación Tolimense de Ornitología, pues temía que el polluelo no fuera a sobrevivir al perder a quien lo alimentaba.

Cuenta el biólogo David Bejarano, conocido como ‘Truman’, que apenas conoció el caso armó viaje para rescatar a la especie, pues dice, no se puede permitir la desaparición de esta ave y, además, es raro tener un nido de águila real en una región, y por ello la importancia de su preservación.

“Viajamos con Carlos Guevara, Cortolima también tuvo conocimiento del caso y me contactaron para también ir a ver el nido, debido a que el lugar queda bastante alejado, madrugamos para salir a las 3 de la mañana”, contó ‘Truman’. 

De Ibagué a Chaparral, hay cerca de cuatro horas, luego, desde Chaparral hasta cierto punto del Cañón, otras tres horas en vehículo, y hasta el sitio donde está el nido, otras cuatro horas a pie. Desde su llegada a este municipio del sur, contó con el apoyo de Diego Ceballos, de la Asociación Ambientalista de las Hermosas (Asohermosas).

Generales.

“Llegamos al sitio a las 4 de la tarde, fueron casi 12 horas de viaje y encontramos el pichón solo, ya estaba grande pero no volaba; durante la observación notamos que estaba en buen estado y parado al pie del nido”.

 

Cuenta el biólogo que durante un tiempo analizaron la manera en cómo lo rescatarían, pero en ese instante escucharon el chillido de un águila, al pensar que podría ser el padre, pusieron una grabación y un parlante, por lo que el parental respondió, sobrevoló la zona y se posó cerca al nido.

“Nos quedó la duda si el papá le llevaba la comida y lo cuidaba, esa noche el personal de Cortolima se fue a constatar que el polluelo no estaba solo y no corría peligro, pero me quedé con Diego Ceballos a monitorear.

“A las 9 de la mañana volvimos a subir y el macho sobrevoló el nido y se hizo en el mismo árbol que la tarde anterior, y luego bajó y llevaba una presa, esa evidencia nos ayudó a saber que el macho sí cuidaba al pichón en ausencia de la madre”, indicó ‘Truman’.

 

No a la caza

Para infortunio de la cría, y del medio ambiente, la madre fue cazada por un campesino del lugar, debido a que el ave, en su afán de llevar alimento a su cría, le robó una gallina y este la mató.

“Es importante conservar estos animales, se necesita mucha pedagogía para enseñarle al campesino a preservar la naturaleza. Qué más puede hacer un ave si la gente tala bosques, mata los animales que cazan para alimentarse, y le ponen un animal doméstico.

“Para fortuna de esta cría, el padre no lo abandonó, y hasta donde se sabe, este es el único nido activo en el Tolima de esta especie amenazada, en categoría vulnerable y existen pocos individuos en Colombia”, explicó David Bejarano.

El biólogo teme por la suerte del nido, pues ahora no se sabe qué pasará con el macho, si conseguirá otra pareja y se la lleva allí o emigran a otra zona, y esto puede provocar un ciclo importante, pues hasta el momento se sabe que estas águilas crían cada dos o tres años y según las observaciones, esta pareja sacaba un ave cada año.

 

“Importante la educación ambiental, decirle a la gente que esta es una especie amenazada, y que les perdonen la vida, si ellas roban un pollo, que sabemos que al campesino le duele, es porque el animal debe sobrevivir”

David Bejarano

ANTONIO GUZMÁN OLIVEROS

Comentarios