Samuel Briñez, campeón ibaguereño que triunfó en el Panamericano gracias al sabor pijao

Crédito: Suministrada / Tomadas de internet / EL NUEVO DIAFamilia de Samuel Andrés
Samuel Andrés Briñez Barrero es un niño de 13 años que llevó a Ibagué a lo más alto del pódium en la prueba Olímpica 3x600 metros en el Campeonato Panamericano de Patinaje. Con la venta de lechona, un plato proveniente de las entrañas de esta región llegó a saborear el triunfo. Para comprender el alcance de este logro, basta con recorrer su historia, y, por tanto, su entorno.
PUBLICIDAD

La familia Briñez Barrero está conformada por cuatro personas. Cada uno de ellos ha puesto tiempo, sacrificio, amor y compañía al servicio de Samuel.

 

El origen de una pasión

HermanosA los 6 años, Danna Sofía, su hermana, le dio uno de los mejores regalos: enseñarle a patinar. Cuando sus padres salían de casa, ella aprovechaba y asumía el rol de maestra. Esas lecciones condujeron a que el fútbol, principal interés en aquel momento para Samuel, fuera relegado. 

“Él tenía solo 10 años cuando me dijo: ¡yo quiero patinar con Danna!”, contó Katherine Barrero, la madre. Tras esa decisión, Samuel duró cuatro meses en patín recreativo (lo que viene siendo proceso escuela), para luego dar el paso al patín profesional.

A lo largo de estos tres años, sus padres han cumplido con un rol paternal y también disciplinar. Además de ser consejeros de vida son sus entrenadores. “En casa es nuestro hijo y motor, pero dentro de la pista y los entrenamientos es un deportista más e igual al resto de los niños”, señaló Katherine.

 

Renesmee, su segundo hogar

Medalla de oro en Campeonato Panamericano de Patinaje

De hecho, gracias a la pasión de sus hijos por el patinaje, decidieron crear Renesmee, un club deportivo que cuenta con cerca de 40 integrantes. Todos ellos, deportistas y padres de familia, vendieron lechona con el fin de pagar la realización de las pruebas Covid-19, para que Samuel lograra competir.

El dinero recaudado también alcanzó para comprar una licra especial. Por otro lado, el IMDRI se encargó de la inscripción de Samuel Andrés al Panamericano. Luego de la victoria, Katherine, su madre, se ha desempeñado como “Jefe de prensa”, pues Samuel es tímido. Danna, por su parte, piensa que su hermano es toda una figura pública.

En general, ella tiene razón. Más allá de una figura pública, los deportistas como Samuel que, a pesar de las adversidades logran sobreponerse y hacer uso de la pujanza de esta tierra, construyen lazos familiares que demuestran la enorme calidad humana y deportiva que hay en la región.

“Somos una familia, unidos en lo que nos toque”, resaltó Katherine.

 

Frutos del camino

Recibimiento

En un parque de la ciudad, los integrantes del Club Renesmee decidieron rendirle un pequeño homenaje. Con pasillo de honor, bombas, mensajes de felicitaciones, pastel, dulces y un sobre de dinero, fue recibido Samuel. 

Los pequeños deportistas reconocieron el esfuerzo y la disciplina de este campeón. Ahora, es un modelo a seguir que continúa su crecimiento personal y profesional en la ciudad que lo vio alzarse con la medalla de oro.

 

DATO

En estos momentos,  Samuel Andrés necesita unos patines nuevos, pues los que usa ya le quedan apretados. Quien desee apoyarlo o patrocinarlo, puede contactarse con su madre Katherine Barrero al número 3172318165.

Redacción Web

Comentarios