La discapacidad no es limitación, así lo demuestra a diario Rocío Garzón

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
Edith Rocío Garzón Ríos se ha destacado por su entrega y convicción para alcanzar lo que se propone y a pesar de los distintos obstáculos que le ha presentado la vida, no se rinde. Es madre, trabajadora y deportista.
PUBLICIDAD

“Siempre he dicho que la discapacidad no está tanto en la mente sino en las personas que lo ven. Hay muchos que lo tienen todo pero no hacen nada por luchar y hay otros que nos hace falta algo pero queremos seguir luchando, entonces creo que para mí lo más importante es tener fe y creer que sí se pueden hacer las cosas”.

La tenacidad de Rocío se ha convertido tanto para sus compañeros de trabajo como para los ciudadanos, que a diario la ven laborar en el centro comercial La Estación, en un ejemplo de superación y disciplina.

Actualmente, completa más de siete años trabajando en el área del servicio al cliente, donde inició recién llegó del Líbano, municipio del que es originaria. También creció en Cajamarca.

Además, lleva 13 años entrenando tenis, representando al Tolima a nivel nacional e internacional en esta disciplina, y ahora planea empezar a prepararse en esgrima.

Su espíritu inquieto y amor por el deporte siempre la han caracterizado, por lo que ninguna barrera ha sido impedimento para desempeñarse en este campo.

 Generales

Haciéndole frente a los obstáculos

Sin embargo, antes de llegar hasta donde lo ha logrado, tuvo que afrontar una situación compleja que le dio un giro de 180° grados a su vida.

Cuando tenía 17 años un tumor en la columna obstruyó varias de sus vértebras, por lo que perdió la movilidad de la mitad de su cuerpo.

“Duré seis meses hospitalizada en los que hubo tiempos que a mi familia no le daban buenas esperanzas, les decían que tocaba estar pendientes y esperar porque fue complicado, pero gracias a Dios y a mi familia que estuvo siempre conmigo, aquí estoy”, contó Rocío.

 

Madre ejemplar

Y es que una de sus mayores motivaciones cuando sucedió esto, fue su hijo Germán Giraldo Garzón, quien para ese entonces era un bebé.

El ser una madre entregada ha sido una de sus grandes cualidades, especialmente, al tener que enfrentarse a esta nueva realidad, que le representó una gran complejidad sobre todo porque desde pequeña le gustaba jugar fútbol, baloncesto y bailar. 

No obstante, con pasión y dedicación retomó parte de estas actividades y ha sacado a sus hijos adelante; ahora Germán tiene 22 años y Lesly Tatiana Cortés, su segunda hija, 14. Adelanta sus estudios de secundaria.

 

Sus logros deportivos

A Rocío le gusta proponerse metas cortas para cumplir en tiempos delimitados, como el apartamento que con gran esfuerzo ahora tiene en el sector de La Arboleda.

Así ha sido en el deporte, desde hace 13 años que es tenista y ha viajado a distintas regiones del país a competir, y a Brasil donde llegó a cuartos de final, después de enfrentarse a Chile, Argentina y el equipo local.

Asimismo, obtuvo las medallas de plata y bronce en los Juegos Paranacionales celebrados en Ibagué.

Esas ganas de no rendirse jamás, la hacen mantener la esperanza. Le gusta hacer terapias en casa y así ha logrado de a poco recuperar la movilidad en sus piernas.

Ahora espera seguir brindándoles un buen bienestar a sus hijos y seguir enfocada en el deporte.

 

DATO

Rocío se desempeña en categorías mixtas e individuales de tenis.

Redacción Generales

Comentarios