“La mujer llega hasta donde ella quiere”: Mabel Bohórquez, médica e investigadora tolimense

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍAEl grupo de Citogenética, Filogenia y Evolución de Poblaciones fue destacado en el 54 Congreso Nacional e Internacional de Ciencias Biológicas, organizado en 2019 por la Asociación Colombiana de Ciencias Biológicas. Recibió reconocimiento como el Mejor Trabajo en el área de Ciencias Biomédicas.
La pasión por la investigación y por la búsqueda de respuestas, llevaron a Mabel Helena Bohorquez a recorrer el camino de las ciencias, un campo en el que se desenvuelve con total profesionalismo y que ha inspirado a sus hijos a seguir sus pasos.
PUBLICIDAD

La inteligencia, dedicación y esfuerzo de las mujeres que se arriesgaron hace décadas por escribir su propia historia en diferentes áreas, permite que hoy se tenga mayores espacios de participación y lo más importante, se están borrando las barreras que imponía la misma sociedad.

Uno de esos espacios en donde se ven más rostros femeninos ahora, es en el mundo de las ciencias, son más las que están decidiendo dejar a un lado los estigmas para confiar en sí misma y demostrar que es posible realizarse personal y profesionalmente.

Un ejemplo es la tolimense de corazón Mabel Helena Bohórquez Lozano, directora del grupo de investigación de Citogenética, Filogenia y Evolución de Poblaciones de la Universidad del Tolima, quien además es docente del programa de Medicina y del doctorado de Ciencias en la misma alma máter.

Al preguntarle qué es la investigación respondió que “uno tiene adentro la sensación de buscar y hacerse preguntas, eso es la investigación, hacernos preguntas y tratar de buscar esas respuestas que a veces parecen que son muy complicadas”.

Recordó que por su especialización en Patología llegó hace 20 años a la UT, se vinculó inicialmente como docente ocasional y luego pasó a la planta, en este camino conoció a la doctora María Magdalena Echeverry de Polanco quien estaba buscando médicos para adelantar investigaciones.

“Dije estoy buscando algo que hacer, que sea innovador, que me ayude a responder preguntas. Entonces ella me llevó de la mano a esto de la investigación en cáncer y por fortuna o suerte, nosotros somos permeados por esa personalidad de María Magdalena Echeverry, que nos enamora de las preguntas de investigación”.

Poco a poco los interrogantes empezaron hacer parte de su vida y sus deseos de resolverlos la condujeron a trabajar de la mano con otras disciplinas, “eso fue el inicio y me enamoré. Son 20 años ya, y creo que se me va a acabar la vida y no voy a alcanzar”.

Académicamente, Mabel Helena es Médica egresada de la Universidad Surcolombiana, cuenta con una especialización en Patología Clínica y Anatómica de la Universidad Nacional, también un doctorado en Ciencias Biomédicas de la Universidad del Tolima.

Su conocimiento lo comparte como docente e investigadora, pues considera que a nivel general aún falta brindarle una visión más amplia a los estudiantes, que muestren que la enseñanza y la investigación son opciones que tienen mucho por explorar.

Indicó que en su caso personal quiere hacer una retribución a la sociedad tolimense, no solamente aportando a la formación de profesionales, “sino formar médicos que tengan el ámbito completo, el profesional, de investigación y de la docencia, creo que es fundamental para nosotros como docentes de medicina”.

Generales

Abriendo espacios 

La especialista en Patología recordó que María Magdalena Echeverry de Polanco, fue la primera mujer genetista de Colombia, “ella se graduó aproximadamente hace 34 años, pero si uno asimila esta evolución de la inclusión de la niña, la adolescente y de la mujer en las ciencias, cada vez es mayor.

“La mujer llega hasta donde ella quiere, no debemos pensar que el obstáculo lo tengo en la otra persona, en quien es mi jefe o quien es mi superior, no, el obstáculo lo tengo yo, hasta dónde quiero llegar”.

En la actualidad, en su grupo de investigación hay más mujeres que hombres, “creo que esto ha cambiado mucho y nunca me he sentido relegada por el género masculino en la investigación. Creo que es por el carácter que uno tiene, y es decir nosotros somos iguales, si pienso que somos iguales, le estoy inspirando a los demás que somos iguales independiente si es mujer u hombre”.

Aunque son varios los retos y obstáculos que la médica ha sabido sortear, contó entre risas que lo más difícil fue culminar su doctorado en Ciencias cuando tenía 40 años, “las canas que tengo no me las sacaron mis hijos, me las sacó el doctorado, porque había perdido el ritmo de estudio, entonces entre más temprano uno empieza es mejor, tal vez eso es lo que más se me ha dificultado en la investigación. Terminar el doctorado es una de las cosas más gratificantes después de tener un hijo”. 

El trabajo que realiza Mabel Helena se centra en la genética del cáncer de colon, una enfermedad que va en aumento y genera miles de muertes al año en las Américas, según la Organización Panamericana de la Salud. 

“Es en lo que me desempeño todos los días, estamos haciéndonos preguntas y cuando resolvemos un interrogante, nos salen 10 más, tal vez eso es lo bello de la investigación y si esas respuestas que se encuentran, le van a ayudar a las personas que tienen cáncer, en este momento va hacer muy importante”.

Las indagaciones del grupo de investigación en Citogenética, Filogenia y Evolución de Poblaciones además de contar con el apoyo de la Universidad del Tolima, también, tiene la colaboración de universidades como la de California, Oxford, entre otras, que prestan una ayuda económica, al igual que, a través de pasantías.  

A pesar del esfuerzo y las horas de dedicación para hallar las anheladas respuestas, “lo más triste, es que no he podido ganar la batalla en contra de la muerte, por más que investigamos se sigue muriendo la gente, muchas personas que se han sentado con nosotros, que nos han donado su muestra, que nos han compartido su dolor y aun así no hemos podido dar una solución, aun así los acompañamos y lloramos con ellos, pero lo muerte es implacable”. 

Esta fuerte realidad se volvió en todo un desafío para la especialista, por ello, sin dudarlo expresa que tiene que seguir buscando “hasta que logremos, por lo menos, dilucidar aunque sea un pedacito que le sirva a la política de salud pública, para que los gobernantes tomen acciones. Urge esa investigación para que la pasen a la clínica, creo que ese es nuestro enfoque y seguimos luchando todos los días”.

 

El equilibrio perfecto si es posible 

Como mujeres, una de las preguntas que rondan por la mente, es si en algún momento se debe escoger entre la profesión y la familia, para Mabel Helena el solo hecho de plantearse este interrogante puede ser la muerte, “porque esto no se trata solo de la familia o la profesión, se trata de la persona.

“En este caso de Mabel Bohórquez, quien tiene un pedacito en la investigación y otro en la familia, entonces lo que hago es involucrarlos porque no soy sola, soy un grupo de investigación de una familia que es el grupo de Citogenética y de la familia Vélez Bohórquez, las dos hacen parte de mí, si dejo cualquiera voy a estar triste porque no voy a estar desarrollándome como persona, para mí son inseparables”.

En este camino la acompaña su esposo quien también es médico, su hija mayor ya es médica y adelanta una especialización en Patología y su hijo también se decidió por la medicina.

Agregó que siempre intentan decirle a sus estudiantes mujeres que los límites están en una mismo, “es muy probable que en nosotras, sobre todo por el rol de ser madres, es más difícil, eso si no lo dudo, nos toca parir y luego descansar para la lactancia materna, ellas tienen ese recelo y creo que es infundado por la sociedad, porque si piensan claramente somos iguales, y se puede hacer pero tienen que creerlo”.

 

“Esto no se trata solo de la familia o la profesión, se trata de la persona.En este caso tengo un pedacito en la investigación y otro en la familia”, Mabel Bohórquez, investigadora.

XIMENA VILLALBA

Comentarios