En alerta por posible desastre

Crédito: Hélmer Parra - EL NUEVO DÍAEl agua circula por la entrada de varias viviendas, contiguas a la quebrada El Salero.
Daño en alcantarillado en el barrio Jazmín provocó gigantesco cráter.
PUBLICIDAD

Los habitantes del barrio Jazmín, ubicado en la comuna 13, temen lo peor frente al deplorable estado de la carrera 36 Sur, con calle 17, donde un hueco, producto del hundimiento de la calzada, se ha convertido en una fuente incesante de aguas negras, provenientes de la tubería de alcantarillado. El crecimiento del cráter es tal, que amenaza con perjudicar a varias viviendas de esa cuadra.

 

Ha empeorado

Hace unos meses, este medio registró el mal estado que presentaba la vía, debido al deterioro de la red de desagüe, que provocó un hueco. Sin embargo, hasta el momento no solo no ha habido atención al daño, sino que ha empeorado. 

“Desde hace dos meses el hueco está así. Cuando llueve es peor. La otra vez vi a don Marcos, un adulto mayor, sacando el agua con la escoba. Al presidente de la JAC le han respondido que no hay presupuesto y toca esperar”, explica Luz Marina Rodríguez, habitante de la zona.

Según vecinos del sector, funcionarios del Ibal han acudido a revisar el daño con el robot, y encontraron que un buen tramo de la vía requiere cambio. Al parecer, el fluido de líquido residual no permite ver el enorme cráter que hay debajo de la cinta asfáltica. 

aguas estancadas

Las aguas bajan a través de unas gradas que son el acceso a varias viviendas, cercanas a la corriente de la quebrada El Salero, a donde va a parar el líquido que emana de la ruptura.

Temen lo peor

“Los zancudos y el mal olor ya no nos lo aguantamos los que vivimos cerca. En verano es peor”, comenta Ana Lilia, otra de las afectadas. La comunidad además teme que el constante paso de vehículos, en especial de dos rutas de transporte público que circulan por la vía, provoque un colapso repentino de la calzada y que personas puedan salir lesionadas cuando regresen las lluvias.

Los habitantes del Jazmín hacen un llamado al Ibal y a la Administración municipal para que su personal se acerque de nuevo al sector y programen una urgente reparación al daño, antes de que los destrozos sean mayores, pues llevan varios meses solicitando atención, pero la solución al problema les ha sido esquiva. 

Además, afirman que de continuar el daño, tendrán que cerrar la vía para evitar que el paso constante de vehículos provoque una situación que tengan que lamentar.

 

 

DATO

Por la carrera 36 Sur circulan las rutas 7 y 40, que de verse obligadas a tomar otras vías, perjudicarían también la movilidad de los habitantes de esta zona del Jazmín. 

REDACCIÓN LOCAL

Comentarios