Condenan a hombre que habría asesinado a machetazos a su propio primo por robarle la finca

Crédito: Tomadas del programa El Rastro / EL NUEVO DÍAJosé Alexánder Aranzález continúa detenido en el Coiba de Picaleña.
La víctima, un adulto mayor de 78 años, fue asesinado por su primo, con quien tenía desavenencias por la posesión de una finca, cuya extensión era inferior a una hectárea.
PUBLICIDAD

Luego de tres años del homicidio de Gildardo Aranzález, ocurrido en zona rural de Venadillo, se conoció la condena en contra de su primo José Alexánder Aranzález, quien deberá permanecer 33 años y cuatro meses de prisión. 

La decisión la tomó el Juzgado Penal del Circuito de Lérida, que además le negó la prisión domiciliaria al homicida. 

La condena se conoció luego de una emisión del programa de televisión El Rastro, donde hicieron seguimiento al caso que esta cada editorial había revelado en abril de 2018. 

 

Atroz crimen 

 

El 21 de abril de 2018 en la finca El Rincón, situada en la vereda Mesa del Río Recio, jurisdicción de Venadillo, fue asesinado Gildardo Aranzález, de 78 años de edad. 

Tenía 14 heridas en el cuello y el tórax que habían sido ocasionadas con un machete, además el cuerpo fue incinerado y enterrado en la finca. 

Para el 20 de abril de 2018, José Alexánder Aranzález le pidió posada a unos vecinos de la finca, que lo dejaron dormir ahí. Luego, hacia el mediodía, les pidió prestado un machete y salió de la propiedad. 

El domingo 22 de abril de 2018, el hoy condenado contactó a la esposa de la víctima y le dijo, con el fin de ocultar el ilícito, que don Gildardo lo había llamado y pedido el favor que se hiciera cargo de la finca mientras realizaba un viaje a la costa porque supuestamente la guerrilla le había dado la orden de desalojar en 48 horas el predio, en represalia porque uno de sus hijos es policía. Además que les indicó el sitio donde estaban las llaves. 

Los familiares intentaron hablar con Gildardo y este no contestó las llamadas, así que fueron hasta la finca donde encontraron las puertas y broches con candados, para hacer creer que se habían ido de la casa, y las llaves en el sitio donde había indicado José Alexander Aranzález. 

El cuerpo de Gildardo Aranzález fue hallado tapado con piedras, palos de leña y hojas, y habían rastros de sangre en los árboles, por sus familiares el 23 de abril de 2018.

 

La disputa

 

La finca El Rincón, ubicada en la vereda Mesa de Río Recio de Venadillo perteneció inicialmente a Mario Miguel Aranzález Moreno y luego a Jesús Aranzález, quienes le permitieron a José Alexánder Aranzález construir una pieza de bahareque, vivir allí, realizar mejoras a la vivienda y sembrar cultivos.

Al fallecer Jesús Aranzález, conocido como ‘Chucho’, su hermano Gildardo se trasladó a vivir a la finca El Rincón, donde tuvo desacuerdos, disputas y conflictos de convivencia con su primo José Alexánder Aranzález. 

El hoy condenado intentó intentó gestionar el problema de manera asertiva y buscó una conciliación ante la Inspección de Policía de Venadillo, donde reposa una queja que presentó el 27 de julio de 2017 en la cual señaló que su tío Mario era el dueño, le dijo que le dejaba ‘eso’; al fallecer quedó en la propiedad ‘Chucho’ a quien reconoció como cuidandero y finalmente Gildardo, con quien tuvo altercados, pues al parecer le abrió los candados y pidió respetara su derecho de posesión. 

El occiso decidió mandar a instalar el servicio de energía eléctrica para que el predio tomara más valor y venderlo, lo que acrecentó la disputa entre José Alexánder y Gildardo, incluso en el juicio varios testigos refirieron sobre las amenazas de muerte que el hoy condenado le hacía al difunto. 

 

Más decisiones 

 

Durante el juicio oral se conoció el dictamen forense, el cual indica que José Alexánder Aranzález padece de Parkinson y tiene una arritmia cardiaca en estudio, motivo por el cual el Juez del Circuito ofició a la dirección del Coiba para que coordine los trámites administrativos ante el área de aseguramiento del Inpec, con miras en garantizarle al condenado los traslados para la atención de los médicos tratantes de su EPS y ofrecerle los cuidados que sean requeridos de acuerdo con las prescripciones de los galenos.

Por último, ordenó por intermedio de la Fiscalía 31 Seccional de Lérida que proceda a la destrucción de los tres machetes incautados al sentenciado durante el allanamiento en el cual se capturó el 27 de septiembre de 2018. 

Redacción General

Comentarios