Obreros se tomaron colegio para que contratista les pague

Crédito: Hélmer Parra – EL NUEVO DÍALos manifestantes pegaron carteles al ingreso a la institución, con mensajes en los que exigen respuestas y sus sueldos.
El intento de retirar la maquinaria de la obra de uno de los colegios de Jornada Única, generó sospechas en algunos trabajadores que ahora esperan respuestas y que les paguen los dineros que les deben.
PUBLICIDAD

Trabajadores de GMP Ingenieros, que adelantan obras en el colegio Alberto Santofimio Caicedo, están desde el viernes en huelga para que les paguen los sueldos atrasados y les aclaren qué va a ocurrir con sus empleos y las obligaciones con las prestaciones sociales a quienes ya despidieron.

Los obreros, quienes decidieron entrar en paro desde el fin de semana cuando se dieron cuenta que iban a sacar las maquinarias, y ahora sospechan que la constructora no tendría cómo saldar las deudas, se quedaron dentro de la institución a la espera de respuestas.

OBREROS EN PARO

Yeison González, uno de los jornaleros que protesta, contó que hay inconformismo y temor, porque han despedido a varios compañeros y van para dos meses sin recibir dinero.

“A quienes despidieron les deben liquidación, cesantías; estamos inconformes, ya nuestras familias tienen hambre, estamos desesperados y solo queremos una solución por parte de GMP, que aunque hemos intentado ubicarlos, ha sido imposible tener una respuesta”, indicó Yeison González.

Como se informó en la edición del domingo 9 de mayo, esta obra, que inició en 2019, se ha ejecutado apenas en un 64%, no hay suministro de materiales y se inició un trámite de incumplimientos para que se pueda entregar a fin de este año.  

Esta hace parte de las otras 26 instituciones que se remodelan desde hace cinco años en Ibagué, con el fin de mejorar la infraestructura escolar, pero que cuentan con un déficit de por lo menos 20 mil millones de pesos para terminarlas.

 

La maquinaria

El obrero, que desde diciembre ingresó a la constructora, contó la manera en que el contratista se iba a llevar la maquinaria que reposa dentro del colegio, y cómo sus compañeros evitaron que se la llevaran, y después perder el rastro de la firma de ingeniería.

“El viernes, cuando estaba un grupo de turno, sospechó del ingeniero que subió la planta al Fotón (camión), con la excusa de que la iba a trasladar al colegio Antonio Reyes Umaña, pero nos enteramos que la iban a sacar para otra ciudad, por eso no lo permitimos.

“Eso nos tiene a todos en la incógnita, porque como despidieron a varios el 23 de abril y no han recibido los pagos, ahora no sabemos si la empresa cuenta con dinero para pagarnos a todos. Eso nos puso a sospechar como si quisieran abandonar la obra”, narró.

Dentro del colegio hay una retroexcavadora, una volqueta, un bobcat, un camión y una planta eléctrica.

“Estamos acá de manera pacífica, con ayuda de la comunidad para solucionar estos inconvenientes, no queremos problemas, solamente retenemos la maquinaria hasta que nos paguen lo que nos deben y ya”, apostilló Yeison González.

 

Temor municipal

El secretario de Educación de Ibagué, Juan Manuel Rodríguez Acevedo, aseveró que aunque no es competencia de la Alcaldía, sí le preocupa que se vulneren los derechos a los trabajadores, y por ello ya dialogaron con el Ffie, para que preste atención con este y otros contratistas de las demás obras.

“El contratista GMP fue elegido por el Fondo para el Financiamiento de la Infraestructura Educativa, por lo que nosotros como Administración municipal no tenemos relación directa, pero ya manifestamos nuestra preocupación al Ffie, y buscamos una solución a los trabajadores, porque sin lugar a dudas son los derechos que ellos tienen; trabajan para un contratista de una obra financiada por el Gobierno nacional, por eso realizamos las actividades necesarias para que les paguen”, indicó Rodríguez Acevedo.

Y sobre el temor que pueda haber acerca de que esta firma incumpla como otros contratistas, el funcionario aseguró que sí hay temor, debido al incumplimiento en otros trabajos.

 

Sin respuestas

Otro de los empleados, que omitió el nombre, contó con preocupación lo que a él le implica quedarse sin empleo, pues en la actualidad está en un tratamiento en una de sus manos y la respuesta que le dieron cuando le entregaron la carta de despido.

“Tengo una terapia pendiente para junio, pues me practicaron unas filtraciones en la mano, pero ahora, sin una respuesta clara, me entregan una carta y me dicen que hablaron con un abogado para decir que yo no sufría nada y así me sacaron”, indicó.

90 personas estarían contratadas por GMP Ingenieros, para la ampliación del colegio Alberto Santofimio Caicedo.

Redacción General

Comentarios