El turismo se abre paso en Guamo

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA.El Puente de Tablas o de Calicanto, es una estructura colonial en piedra, ladrillo, cable de acero y madera.
Contenido Exclusivo
En materia de turismo, Guamo ofrece una amplia diversidad para que los visitantes se enamoren de estructuras emblemáticas, que perduran a través de los años, lugares llenos de historia, afluentes hídricos y balnearios, son algunas de las opciones.
PUBLICIDAD

En el último tiempo Guamo se ha fortalecido en todo lo referente a la actividad turística, por lo que se ha posicionado como una alternativa para los viajeros del departamento y de diversas latitudes del territorio nacional.

Su ubicación central, así como su tradición cultural y gastronómica son pilares que cada vez llaman a más ciudadanos a esta hermosa tierra tolimense.

“Vemos que la gente además de Melgar y Espinal, ha buscado al Guamo para el turismo, que está a dos horas y media de la capital del país por esta doble calzada y es un potencial importante que debemos aprovechar”, aseguró el alcalde Rafael Monroy Guzmán.

Además, su clima templado se complementa con los tres afluentes hídricos que bañan y surten al municipio. Se trata de los ríos Luisa, Magdalena y Saldaña, que a su vez cuentan con reconocidos balnearios.

 

¿Qué hacer en el municipio?

 

a

Una visita ineludible en Guamo es al icónico Puente de Tablas o de Calicanto que se ubica a unos cinco minutos a pie del parque principal. Es una estructura colonial en piedra, ladrillo, cable de acero y madera, cuya construcción data de 1886 aproximadamente.

Este puente colgante está sobre el río Luisa para unir a los barrios Santa Ana e Ifa del municipio, los visitantes no pueden dejar Guamo sin antes tomarse una fotografía para el recuerdo en este punto.

“Es un puente muy bonito, según la historia, el libertador Simón Bolívar pasó por allí y es un puente de tablas que por su estructura y construcción es muy llamativo”, manifestó el alcalde.

El puente colgante es sinónimo de orgullo para los guamunos porque evoca épocas pasadas, además es lugar de encuentro para jóvenes y a diario es utilizado por familias y turistas.

“Tenemos unos recursos importantes por ahí. Estoy haciendo una gestión con el gobierno departamental para hacerle una restauración porque ese va a ser un referente en monumentos culturales”, agregó el mandatario.

Asimismo, junto al puente está la renovada galería, la plaza de mercado y el espacio en el que se desarrollan los mercados campesinos, espacios que el turista también debe conocer. Curiosamente el día de mercado en Guamo es el jueves, lo que coincide con la tradicional Feria Ganadera.

 

Riquezas hídricas

 

a

Otro plan consiste en aprovechar la riqueza natural de la que goza el municipio, por lo que eventualmente familias, propias y visitantes, acuden a diversos balnearios y afluentes hídricos para el tradicional paseo de olla.

“Aquí el turista le gusta el municipio por el clima, la cercanía, por la amabilidad de la gente. Hay balnearios que visitan cuando vienen como es el Paso de la Veneda sobre el río Luisa y el Paso del Gusano en el río Saldaña”, enfatizó el alcalde.

Los dos están en la vía que comunica a Saldaña. De acuerdo con los pobladores, en el primero se puede practicar pesca deportiva en algunas temporadas y del segundo destaca una gran playa de arena en la ribera del río que lo hace tan atractivo.

Ahora bien, otro lugar infaltable en la visita es al Malecón de la Chamba, una estructura a orilla del río Magdalena con embarcadero para naves de pequeño y mediano calado, y adecuación en la orilla del río para darle estabilidad.

Este lugar, a unos 20 minutos del centro de Guamo, también cuenta con senderos y terrazas desde las que se puede apreciar la inmensidad de la naturaleza, las zonas verdes y el imponente Magdalena.

 

Delicias para el paladar

El referente de la gastronomía guamuna es el plátano paso, cuyo proceso de preparación oscila entre los 30 y 45 días desde el momento en el que el plátano es separado de su racimo.

Pasa por un proceso de maduración y después lo exponen al sol para que tome el color negro que lo caracteriza. El exquisito sabor de este manjar se disfruta en las festividades anuales del Corpus Christi y es poco común encontrarlo en otra época del año.

También se ha vuelto tradicional la avena en los alrededores del parque principal del municipio, desde donde se observa la imponente estructura de la parroquia Santa Ana.

Por su tamaño, sus cúpulas parecen perderse en el infinito azul del cielo. Según historiadores, este templo, cuya construcción se prolongó cerca de 24 años, fue inaugurado hace un centenario aproximadamente.

Ahora bien, retornando a la gastronomía los tamales, la lechona y los bizcochos de achira gozan del reconocimiento entre la comunidad, así como en la mayor parte del departamento, pues son platos insignia dentro de la idiosincrasia tolimense.

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí
 https://digital.elnuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

 

MANUEL BRISNEDA

Comentarios