Las investigaciones que adelanta Agrosavia para fortalecer la agricultura tolimense

Crédito: Suministradas / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
El campo se enfrenta hoy en día a situaciones que los antepasados no vivieron, un cambio climático cada vez más acentuado y plagas y enfermedades más letales, situaciones a las que la investigación científica hace frente para mantener la seguridad alimentaria.
PUBLICIDAD

En Espinal está ubicado el Centro de Investigación Nataima de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (Agrosavia), que así como en Tolima, tiene otros centros de análisis distribuidos en diferentes regiones del país. Nataima es un epicentro de la generación de conocimiento desde el punto de vista agrícola y pecuario, conocimientos dirigidos a solucionar problemáticas o demandas de cada una de las cadenas que se desarrollan en el departamento. 

El Centro tiene proyectos en cultivos transitorios: algodón, maíz, arroz y arracacha. En el caso de los permanentes las investigaciones se enfocan en frutales como el cacao y mango. Eduardo Barragán, investigador Ph.D. de Agrosavia explicó cada una de las iniciativas y el beneficio que representan para los productores del campo.

 

En frutales

En el caso de las frutas el mayor enemigo es la mosca y todos sus tipos, una plaga que llega directamente al producto.

“Hemos identificado cuántas especies hay, la que está haciendo más daño, cuál es su ciclo de vida y cómo se reproducen, además, conociendo en qué etapa son más sensibles al control. Con el muestreo también queremos saber cómo varía la población durante el año. Queremos ser preventivos, no curativos, esa es la propuesta de Agrosavia, tener alertas tempranas y no tardías”, señaló Barragán Quijano. 

De otra parte, el ingeniero agrónomo dijo que los esfuerzos están encaminados en hacer manejos “muy limpios” de los cultivos, con fitopatógenos que pueden ser hongos que controlan el insecto, así como con otros insectos controladores. El fin del manejo ecológico es disminuir la aplicación de insecticidas.

“El mundo nos está pidiendo frutas inocuas, que tengan una trazabilidad de la mínima intervención y descarga de productos químicos. Nosotros no podemos ser ajenos a esa tendencia”, indicó Barragán. 

Y agregó: “En el caso del mango se está descargando mucho producto químico para el control de la mosca, por eso, pensando a futuro la propuesta es que se deben desarrollar frutas genéticamente resistentes”. 

En cuanto al cultivo de cacao, de gran importancia para el Tolima, el mayor problema son las enfermedades limitantes. Desde Nataima, para responder la demanda de los productores, los objetivos son aumentar el rendimiento y la inocuidad de la fruta. 

No obstante, el cambio climático afecta la producción, por tanto, en este cultivo también se  están desarrollando variedades o clones que toleran los cambios bruscos del ambiente. 

“Ya tenemos identificados algunos patrones con tolerancia, sin embargo es un primer paso, porque estamos hablando de un análisis a largo plazo”, aseveró el investigador. 

 

Enfermedad del maíz

maíz

En el maíz se da una enfermedad que se conoce comúnmente como achaparramiento, la cual genera un acortamiento de la planta, luego una pérdida total de la producción, rendimiento y área cosechada, esto último porque los productores abandonan el cultivo.

Para combatir esta enfermedad, Agrosavia trabaja en un proyecto de la mano con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), en la búsqueda de implementar diferentes estrategias para reducir el impacto de la misma. 

“La primera es la unificación de las épocas de siembra; en el primer semestre se autoriza sembrar en febrero y en el segundo durante agosto y septiembre. Así se asegura que el área sembrada siempre va a tener la misma edad en todo el departamento, lo que permite mitigar que el insecto transmisor de esta enfermedad se movilice”, explicó Eduardo Barragán.

La otra estrategia, es hacer muestreo para identificar cuando aparece el insecto, así como la inspección de plantas nobles en donde puede pasar parte de su ciclo de vida. La tercera estrategia consiste en encontrar maneras de hacer control ecológico al cultivo. 

 

El renacer del algodón 

En Espinal, Guamo, Saldaña, Coello, Armero - Guayabal, Ambalema y Lérida, las condiciones climáticas son propicias para el cultivo de algodón, razón por la cual, en estas localidades tiene lugar un proyecto para aumentar la competitividad de la fibra. 

En estos municipios Agrosavia está produciendo variedades de algodón que se adaptan a la demanda de los textileros en la actualidad; una fibra media, resistente y con finura, componentes que determinan la calidad necesaria para confeccionar prendas especiales. 

 

Ganadería

Para mantener la producción de leche y carne de las ganaderías en las temporadas secas, Nataima trabaja en identificar especies de árboles y arbustos en el desierto de La Tatacoa que soportan el déficit de agua. 

“Nuestro enfoque es que tenemos que prepararnos para las épocas secas produciendo comida en las épocas húmedas, generando excesos de pasturas para el consumo de los animales. Al final nos interesa incrementar el rendimiento en leche y en carne, tratando de uniformizar los procesos y que no se baje la producción”, dijo Eduardo Barragán.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí https://digital.elnuevodia.com.co/library

Eduardo Barragán Quijano

Comentarios