Patrullero que estuvo detenido por muerte de Santiago Murillo, continuará en la Policía

Crédito: Suministrado / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Óscar Leonardo Devia Pérez, el patrullero de la Policía Metropolitana de Ibagué, quien estuvo cuatro meses privado de su libertad en la cárcel de Facatativá (Cundinamarca), señalado por la Justicia Penal Militar por el homicidio de Santiago Andrés Murillo Meneses, el pasado 1 de mayo en el paro nacional, habló sobre este caso que centró la atención de la opinión nacional y trascendió en el exterior.
PUBLICIDAD

El hombre de 42 años de edad, con mucho sentimiento, en algunos apartes su voz se entrecortó al recordar la ansiedad que vivió, el apoyo incondicional que recibió por parte de su esposa, hijos, su progenitora, amigos y algunos compañeros de la Institución.

 

Confusión

Tal y como lo relató ante la Fiscalía, Devia Pérez, quien lleva 18 años de servicio en la Policía, una institución que ama, respeta y una profesión que eligió, y aún se siente orgulloso, contó que la noche del 1 de mayo, en un hecho que pocas veces ocurre, el mayor Jorge Mario Molano Bedoya cuando él llegó hasta la carrera Quinta con calle 60, lo hizo bajar de la moto y se subió en ella, desconociendo qué había pasado con el vehículo asignado al oficial.

“No sé porqué el mayor llegó a tomar esa decisión. Eso fue en un par de segundos, eso  no se hace porque siempre ellos se transportan en su propio vehículo”, dijo.

Luego, “salió la gente insultando, gritando, una situación que pues no sabía qué estaba pasando. Lo único que yo tenía al lado era un compañero quien me dijo que al parecer era una piedra que le habían lanzado a una persona y se había desplomado. Pues como están lanzando piedra no sabíamos qué estaba pasando”, dijo.

Asimismo recordó que fue un motociclista el encargado de llevar al joven Santiago Andrés hasta las urgencias, como no contaba con radio de comunicaciones, debían buscar algún policía sí lo tuviera para que llamara a una ambulancia.

Poco después escuchó por el radio de otro uniformado que a la Clínica Nuestra había llegado un herido pero de la carrera Quinta con calle 37.

Luego, Devia Pérez fue recogido por su compañero de cuadrante, hacia la 1 de la madrugada entregaron el servicio y su arma de dotación con los tres proveedores, y cartuchos que en el armerillo lo señalaron como en regla.

Agregó Devia Pérez que en cuanto al caso y su libertad, fue “la misma fiscalía la que tomó esa decisión porque me estaban involucrando. Estaban diciendo que porque tenía las mismas características del mayor. Por esas características es que la Justicia Penal Militar empezó la investigación y dejaron libre al Mayor”.

Devia Pérez agradece que la Fiscalía haya buscado su libertad, que señaló el ente acusador que no tiene nada qué ver con el caso y están buscando la verdad.

 

Se cruzaron en la cárcel

El patrullero Devia Pérez contó que se encontró con el mayor Jorge Mario Molano Devia en la cárcel de la Policía en Facatativá. “Él llegó al poco tiempo, nos encontramos porque nos teníamos que ver todos los días, pero de mi parte trataba de evitar cualquier situación para que no se presentaran malos entendidos”.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí:  https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

CAROLINA FERNÁNDEZ, Redacción Generales

Comentarios