“El mandato de la ciudadanía es el de cambio”

Crédito: Colprensa / El Nuevo Día.
Contenido Exclusivo
Camilo Romero dijo que aspirará a la Presidencia así Alianza Verde, su partido, decida dejar en libertad a la militancia y no saque candidato propio. Afirmó que seguirá promoviendo la unidad de los sectores alternativos y consideró que la prioridad nacional es derrotar al “viejo poder”.
PUBLICIDAD

¿La Alianza Verde, su partido, cómo va a escoger candidato?

Desde el año pasado le dije al partido que definiéramos unas reglas del juego, pero ha sido imposible. Han citado al 5 de noviembre a una dirección nacional en la que esperamos que se defina la suerte del partido y nos diga qué es lo que puede suceder. Hay tres opciones planteadas: el sector de la senadora Angélica Lozano ha pedido a escisión, el senador Jorge Londoño propuso que dejemos en libertad a la Presidencia y que cada quien haga lo que le plazca, y se ha hablado de una consulta solo de los ‘verdes’ el 13 de marzo de 2022, día de elecciones al Congreso.

 

De hacerse esa consulta, ¿significaría que el partido Verde no estaría en la Coalición de la Esperanza?

Significaría que no se está ni en la Coalición de la Esperanza ni en el Pacto Histórico. Siento que hay un sector al que le sirve que el partido no tome decisiones y eso está muy mal. Nosotros esperaremos hasta el 5 de noviembre la decisión. Lo que sí le doy certeza es que, incluso, si la decisión del partido es la libertad y no haya candidatura presidencial Verde, seré precandidato presidencial. No vamos a declinar una candidatura porque el partido no toma decisiones. Se equivocan los sectores que han intentado torpedear todo. Pensábamos que las jugaditas solo estaban en el Centro Democrático. Son trampitas, jugaditas, cositas menores, que no son de Alianza Verde, pero que finalmente inciden.

 

¿Pero está más cerca del Pacto Histórico o de la Coalición de la Esperanza?

Estoy convencido de que el mandato de la ciudadanía es el de cambio. Por primera vez la sociedad colombiana, no un líder ni un partido ni una coalición ni un pacto, es la que dice vamos para el cambio, pero hay unos liderazgos que dicen que no nos podemos juntar. Soy de los que promueve la unidad. Si sumamos a los verdes, los independientes, la Coalición de la Esperanza y el Pacto Histórico, ganamos en 2022 y la era del uribismo quedará atrás. Petro se le midió a mi propuesta de la ‘Consulta del Cambio’, pero estos señores de la Coalición de la Esperanza, que no entienden el momento del país y el mandato de la gente, no se le miden. Seguiremos insistiendo en juntar a estos sectores.

 

¿Cómo percibe ese mandato de cambio del que habla?

Creo que estos tiempos son distintos y estamos en un nuevo momento generado por una nueva ciudadanía que requiere con urgencia nuevos gobiernos. Es decir, que no hagan lo mismo que los gobiernos tradicionales de 50, 70 o 120 años, que es lo que le está pasando a Duque. Él cree que la democracia está igualita. Es un presidente joven que gobierna para el viejo país. Le pasa por encima la avalancha ciudadana y cree que hay una amenaza a la institucionalidad. Un nuevo gobierno debe tener la capacidad de entender a la nueva ciudadanía.

 

¿Cuál es, a su juicio, la prioridad nacional?

Enfrentar en democracia lo que he llamado el viejo poder y derrotarlos en las urnas. Eso significa cambiar la lógica de poder. En Colombia esa lógica ha sido una: favorecer a los favorecidos y joder a los jodidos. Si cambiamos eso, en el siguiente periodo debe estar el primer gobierno ciudadano: con la terminación del Gobierno de Iván Duque y el fin de la era del uribismo, podemos empezar una transición democrática con unos propósitos comunes: la defensa del medioambiente, la protección de la vida en todas sus manifestaciones, la lucha contra la corrupción, y la paz.

 

¿Qué mensaje le envía al empresariado?

Mi mensaje es uno y claro: los empresarios, los emprendedores y los gremios tendrán un gobierno de cambio con garantías para el crecimiento económico y las oportunidades para la mayoría del pueblo colombiano. He encontrado empresarios que han entendido que para tener empresa, primero hay que tener país y están dispuestos a aportar más con la garantía de que no se roben la plata.

Para sacar a tanta gente de la pobreza y la desigualdad, vamos por un nuevo pacto fiscal, un sistema tributario progresivo que permita a todos aportar de acuerdo con lo que tenemos y producimos.

 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí:  https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

El Nuevo Día.

Comentarios