Cómo el cambio de salario de la Superliga China afectará a los jugadores extranjeros

Crédito: SUMINISTRADA - EL NUEVO DÍA
En la última década la Superliga China ha tratado de seducir a futbolistas de primer nivel a golpe de talonario. El máximo dirigente del país, Xi Jinping, se propuso impulsar al país asiático a las más altas esferas del fútbol mundial. Su objetivo era que China se convirtiera en una potencia futbolística sobre el año 2050.
PUBLICIDAD

Para ello, se firmaron contratos millonarios con estrellas mundiales. En ese aspecto, dos de los veinte jugadores que más cobran del mundo pertenecen a equipos de la Superliga China. En el Shandong Luneng se encuentra el delantero de nacionalidad italiana Graziano Pellé, con un salario de 20,7 millones de dólares. Por otro lado, el jugador brasileño Oscar cobra 27 millones de dólares en las filas del Shanghái SIPG.

Sudamérica se ha visto representada por diversos jugadores. Además del brasileño Oscar, se encuentran los argentinos Carlos Tevez que jugó en el Shanghái Shenhua y Ezequiel Lavezzi en el Hebei China. También lo hicieron los colombianos Fredy Guarin y Jackson Martínez que jugaron en el Shanghái Shenhua y Guangzhou Evergrande respectivamente.

No obstante, parece que esta millonaria época ha llegado a su fin. La Superliga ha impuesto un tope salarial para las nuevas incorporaciones extranjeras de 3,3 millones de dólares al año. De igual modo, los fichajes de jugadores nacionales tendrán también un tope salarial, aunque por debajo del de los foráneos, y según las informaciones, el límite total para los equipos rondaría los 95 millones de dólares.

Respecto a las estrellas extranjeras que ya juegan en la Superliga no se verán afectadas por el límite establecido. De esta forma, no se espera una estampida masiva de momento. En tal contexto, cabe la posibilidad de que los equipos chinos traten de evitar la nueva normativa como ya lo hicieron con anterioridad. En el año 2018, cuando se impuso una tasa del 100% sobre las tarifas de transferencia más elevadas el Beijing Guoan, buscó la fórmula para fichar a Bakambu eludiendo el pago.

En ese sentido, podrían existir algunos vacíos legales. Uno de ellos sería a través de grandes bonos por rendimiento que al parecer no se reflejan en el tope salarial. Otro, podría ser a través de terceros, como los que teóricamente se utilizaron con Cedric Bakambu procedente del Villarreal.

Dicho esto, la Super Liga China parece haber cortado el grifo. Los nuevos fichajes de estrellas extranjeras, al menos aparentemente, no dispondrán de sueldos estratosféricos. Aún queda por ver como esto podría afectar a la Liga y al objetivo de Xi Jinping de convertir su país en una potencia futbolística.

 

SUMINISTRADO - EL NUEVO DÍA

Comentarios