emergencia

 

Programas técnicos laborales por competencias, una nueva apuesta de la UCC para la región

La educación para el trabajo y desarrollo humano es una oferta educativa que ha estado presente dentro de la política pública de educación de la última década. Estos programas deben ser objeto de atención por el papel que puede jugar en el proceso de transformación productiva; dado que desarrollan competencias para la inserción de las personas al mercado laboral y el emprendimiento, como complemento de la educación básica.
PUBLICIDAD

1234

Con el Conpes 2945 de 1997, se establece la necesidad de conformar un sistema nacional para los ETDH, el cual estaría liderado por el Sena, esta orientación de la política dio lugar al Decreto 2020 de 2006 mediante el cual se organizó el sistema de calidad de la formación para el trabajo definido como “el conjunto de mecanismos de promoción y aseguramiento de la calidad, orientados a certificar que la oferta de formación para el trabajo cuenta con los medios y la capacidad para ejecutar procesos formativos que respondan a los requerimientos del sector productivo y reúnen las condiciones para producir buenos resultados”. 

Para el Ministerio de educación nacional la educación para el trabajo y el desarrollo humano es “un proceso formativo organizado y sistemático, mediante el cual las personas adquieren y desarrollan a lo largo de su vida competencias laborales, específicas o transversales, relacionadas con uno o varios campos ocupacionales referidos en la Clasificación Nacional de Ocupaciones, que le permiten ejercer una actividad productiva como empleado o emprendedor de forma individual o colectiva”.

Dichos programas son aprobados por las Secretarías de educación certificadas, dentro de sus principios está la transparencia, confiabilidad y participación del sector productivo.

También permiten la actualización constante de conocimientos y habilidades, lo que impacta la productividad y competitividad de los lugares donde trabajan y la promoción del acceso al trabajo de poblaciones vulnerables por medio de programas especiales de formación.

Por ello, la Universidad Cooperativa de Colombia dando respuesta a las necesidades regionales, desarrolla para el país el proyecto 200, el cual tiene como propósito la oferta de 200 programas de formación en ETDH. Para el caso del campus Ibagué-Espinal se presenta la oferta de 12 nuevos programas construidos con calidad y apoyados en la gestión del conocimiento generada en los 25 años de trayectoria en la región.

Los nuevos programas están agrupados así:

Para la industria de servicios contamos con formaciones en “Auxiliar en procesos administrativos”, “Auxiliar de servicios y telemercadeo” y “Organización de archivos”. 

Para las industrias tecnológicas y creativas “Diseño creativo y multimedia”, “Auxiliar de desarrollo de software” y de manera transversal “Asistencia y soporte TI”.

Para las empresas manufactureras, de construcción u otros contamos con programas como “Seguridad industrial”, “Auxiliar en aseguramiento de la calidad”, “Auxiliar en sanidad y control ambiental”.

Para la cadena de suministros contamos con el programa “Auxiliar en logística y aprovisionamiento” y con miras a responder a las políticas públicas sociales o de servicios colectivos presentamos los programas “Auxiliar en educación para la primera infancia” el cual da respuesta a la política de cero a siempre y el “Auxiliar cuidado del adulto mayor” que se articula a la política de vejez y envejecimiento.

¿Ahora qué ventajas tiene la formación para el trabajo y el desarrollo humano? Primero son formaciones cortas correspondientes a 1 año y medio, a un costo asequible y de acceso para cualquier familia o estrato psicosocial, por su formación el 60% es práctico y están articulada con empresas o entidades para el desarrollo de las competencias requeridas.

Pueden ser cursadas por estudiantes graduados de 9 grado, permitiéndoles la vinculación rápida al sector productivo, también por un profesional que requiere desarrollar una nueva competencia, o trabajadores de diferentes sectores que requieren actualización o desarrollo de nuevas competencias que cualifiquen su perfil laboral.

Dichas formaciones permiten ser articuladas a programas de gobierno donde un estudiante de colegio pueda cursarlo de manera alterna y graduarse de 11 como bachiller y técnico laboral, también son utilizados en programas de inclusión y fomento al empleo, ya que permiten de una manera muy corta articular a poblaciones vulnerables al sector productivo. Y en el sector privado puede ser parte de los planes de formación y crecimiento de empresas que buscan mejorar su productividad o fuerza de ventas.

Con estos nuevos programas esperamos llegar con acceso, inclusión y educación de calidad a más hogares ibaguereños y tolimenses, con el respaldo de una Universidad multicampus que educa con calidad hoy a más 4000 estudiantes en la región, contribuyendo a la consolidación de proyectos de vida, el fomento al empleo, emprendimiento y el fortalecimiento del tejido social y empresarial, desde nuestro ADN social y solidario.

 

Por: Patricia Izquierdo Hernandez

Directora de Campus Ibagué/Espinal – Universidad Cooperativa de Colombia.   

SUMINISTRADO - EL NUEVO DÍA

Comentarios