La buena educación todavía está de moda

Aunque a veces pareciera que los buenos modales son hábitos anticuados y que no tiene sentido decir siempre “por favor” o “gracias”, la verdad es que sí tiene toda la importancia del mundo: tratarnos con respeto unos a otros no tiene edad, ni pasa de moda.

No importa su estado de ánimo, no importa el lugar, no importa con quién esté hablando, siempre debe decir estas palabras: “por favor” y “gracias”.

A la gente le gusta más cuando uno es agradable y respetuoso, pero también se trata de algo más que decir solo estas palabras: ser una persona amable y cortés puede cambiar el día completo de alguien.

Y eso puede generar aún más amabilidad y experiencias positivas en el futuro para otra persona.

Decir “por favor” y “gracias” se trata realmente de empatía: esas palabras simples son la forma básica de expresar esa noción importante y poderosa que es la comprensión y el respeto por el otro.

“Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. No se ponen en pie cuando entra una persona anciana. Responden a sus padres y son simplemente malos”, dice el psicólogo Ronald Gibson.

Pero si miramos un poco más de cerca, notaremos que sus padres, aunque puedan decir “gracias” o “por favor” de dientes para afuera, tienen actitudes despectivas, no muestran respeto por el otro ni se conmueven ante el dolor de los demás.

Y los buenos modales, que no son cosa de solo protocolo sino de una verdadera consciencia de lo que vale el otro, no son cuestión de moda: no ha llegado el momento en que nadie quiera escuchar estas palabras, por el contrario.

En una sociedad que hoy lucha por defender la diversidad y los derechos de todos y todas, tiene que ser consciente que no basta con ello.

Es importante, en el día a día, demostrar que el otro nos importa: para eso es la “buena educación”, es decir, los buenos modales.

 

Frases que nos explican por qué los buenos modales son importantes

 Si aún no está muy convencido de qué hacer con los buenos modales, algunas frases inspiradoras le pueden ayudar a tomar consciencia de su importancia:

“Los buenos modales tienen mucho que ver con las emociones. Para hacerlos sonar como verdad, hay que sentirlos, no solo exhibirlos”: Amy Vanderbilt, la mujer que más conocía de Etiqueta y Protocolo en todo el mundo.

“Los modales son una conciencia sensible de los sentimientos de los demás. Si usted tiene esa conciencia, tiene buenos modales, no importa qué tenedor usar”: Emily Post, escritora.

“La cortesía que debe presidir nuestras actuaciones cotidianas se fundamenta principalmente en el respeto y la comprensión hacia todos”: Confucio, filósofo chino.

“La cortesía es un gesto de dignidad, no de sumisión”: Theodore Roosvelt, uno de los presidentes más importantes de Estados Unidos.

“Es la naturaleza la que da la nobleza en la conducta; pero la educación, con todo, enseña las reglas”: Eurípides, poeta griego.

“Amigos y buenos modales te llevarán donde el dinero no lo hará”: Margaret Walker, poeta y escritora.

“No es la apariencia, es la esencia. No es el dinero, es la educación. No es la ropa, es la clase”: Coco Chanel, diseñadora francesa.

 

¿por qué ya no tenemos buenos modales?

 Algunas veces nos quedamos aterrados ante la falta de respeto de los demás, pero, ¿qué es lo que pasa?

“En muchas familias los padres trabajan o están ausentes y los jóvenes, entonces, pasan gran parte del tiempo creyendo que la televisión es el referente de comportamiento”, explica la psicóloga de familia Melisa López.

La experta señala que, en el peor de los casos, los padres son también groseros o muy condescendientes con sus hijos e hijas y no les enseñan que los buenos modales no son opcionales, sino obligaciones que debemos cumplir para vivir en sociedad.

“En determinado momento, el comportamiento desfachatado de los programas de televisión, donde la gente azota las puertas, grita y hace su voluntad por encima del otro se convirtió en un referente mundial”, explica el sociólogo Camilo Cifuentes.

Y esa misma afición a la televisión o a la música ha hecho que la gente crea que la forma en que se comporta un actor o cantante es lo correcto: “El culto a las celebridades es una de las peores cosas que le han sucedido al ser humano: una sola persona determina el comportamiento de miles y si esta persona no sabe cómo vivir en sociedad, cosa muy común por el tipo de mundo en el que vive alguien con todo el dinero y el poder del mundo, entonces es predecible que el mal comportamiento de esta persona se replique en muchas”, explica Cifuentes.

Por otro lado, el experto explica que, de no corregirse a tiempo, las cosas serán peores puesto que seguiremos interactuando con ... ¡pantallas! y eso hará que las personas sean cada vez más frías con relación a los demás, lo que provocará que esos sentimientos de empatía expresados en “por favor” y “gracias” sean cada vez más escasos.

 

Cómo usar el “por favor” y “gracias”

Carolina Angarita, experta en Protocolo y Etiqueta, explica cómo usar las frases más comunes que demuestran nuestros buenos modales y el respeto por el otro:

1 Por favor, se utiliza para hacer solicitudes más educadas. Se agrega al final de las preguntas educadas y está precedido por una coma.

Por ejemplo: “¿Podrías echarme una mano, por favor?”; “¿Puedo usar su teléfono, por favor?”;#“¿Puedo unirme a su mesa, por favor?”

También puede usar “por favor” primero: “¿Podrías ayudarme con esto?”;#“¿Podría explicar la gramática nuevamente?”; “Por favor para confirmar”.

Por favor, también se utiliza para confirmar una oferta de ayuda usando la frase “sí, por favor”. Estos son algunos ejemplos: “¿Te gustaría venir con nosotros? - Sí, por favor”; “¿Puedo ayudarlo? - Sí, por favor”.

En general, por favor, no se utiliza al dar instrucciones, especialmente si hay una serie de instrucciones a seguir. Por ejemplo, un maestro podría dar las siguientes instrucciones a una clase. Pero si se trata de una instrucción precisa, el “por favor”, se puede utilizar al principio o al final: “Por favor, siéntate”; “Preste atención, por favor”; “Por favor, rellene este formulario”.

2 Cómo usar “Gracias”. Gracias se usa cuando se recibe un cumplido: “¡Eres un tenista fantástico! - Gracias”; “Realmente disfruté la cena. Estaba muy rica - Gracias, me alegra que te guste”.

“Gracias” también se usa para aceptar y rechazar ofertas. Se puede utilizar tanto en forma positiva como negativa para aceptar o rechazar una oferta: “¿Le gustaría algo de beber? - Gracias. Me gustaría una gaseosa, por favor”; “¿Quieres venir con nosotros al concierto de esta noche? - No, gracias. ¡Tengo que hacer algo importante!”

También se usa de la misma manera que gracias en situaciones informales.

3 La frase “disculpas” o “perdón”, tiene varias implicaciones diferentes. En el primer caso, lo correcto es decir: “le ofrezco disculpas”, si cometimos una acción por falta de cortesía o que agredió a una persona que no es tan cercana a nosotros. Por ejemplo: “Olvidé llamar, le ofrezco disculpas”. Se usa también si tenemos que bostezar o toser en público. Por otro lado, la palabra “perdón” se usa acompañado de “te pido”, por ejemplo, “te pido perdón por el daño que te hice” y se suele decir mucho más a las personas con quienes tenemos una relación emocional y cuando hemos cometido errores que afectan la relación.

BELKYS P. ESTEBAN C.

Comentarios