Koko, el perro que se volvió héroe

SUMINISTRADA DANIEL LEANDRO SANABRIA - EL NUEVO DÍA
El valiente pastor Collie recibió innumerables picaduras de abejas africanizadas, cuando evitó que su amo y su padre siguieran siendo atacados.

Un sin número de mensajes de apoyo ha recibido Daniel Leandro Sanabria en su página de Facebook, luego de que a través de este medio diera a conocer la historia de su perro Koko, que murió luego de salvarlo a él y a su padre del ataque de un enjambre de abejas.

La noticia que se hizo viral a nivel nacional evidenció la relación y amor que profesan los caninos a sus dueños, que hoy por hoy son vistos como un miembro más de la familia.

El triste hecho ocurrió en una finca en Líbano, donde Sanabria junto a su padre, Koko su pastor Collie y otras dos mascotas, fueron atacados por abejas africanizadas.

Fue el pasado 9 de enero que Koko salvó a su compañero y los otros dos caninos: Al ver el ataque el animal empezó a ladrar en repetidas ocasiones para atraer los insectos, ya cuando la mascota se alejó junto a las abejas, Sanabria logró escapar del lugar.

En el hospital de Líbano fueron atendidos Daniel Leandro y su papá, mientras que personal de la Cruz Roja rescataba a Koko, que fue encontrado en grave estado de salud.

“Dios gracias por otro día más de vida porque de verdad pensé que ayer era el último, cuiden y valoren a todos sus seres queridos, uno no sabe cuando es el día de despedirse. Amigos oren por mis ángeles de cuatro patas que están muy mal”, escribió Daniel Leandro en su Facebook al día siguiente.

 

¿Qué le pasó a Koko?

El peludo fue trasladado al hospital veterinario de la Universidad del Tolima. Según el reporte del director general del hospital, Diego Echeverry, Koko llegó a las 8:30 p.m del 10 de enero, el animal había sido picado el día anterior en la mañana y atendido de manera primaria en el Líbano.

“Fue recibido con daño severo en el hígado y los riñones, es así que activamos un protocolo para atenderlo con medicamentos para contrarrestar el veneno que básicamente es lo que produce el daño hepático”, indicó.

Debido a que no respondió a la terapia se decidió remitirlo a la ciudad de Bogotá para que le realizaran una hemodiálisis. “En el hospital no contamos con ese equipo aún; sin embargo no reaccionó tampoco allá por el daño sistémico que tenía”.

Después de narrar durante más de una semana el estado de salud del canino, el pasado 18 de enero a través de un video en redes sociales, Daniel Leandro Sanabria, le contó a sus seguidores que Koko había fallecido.

“Es una muestra más de como los animales son capaces de entregar su vida por cuidar a sus seres queridos, porque el término propietario ya ni siquiera gusta a la gente, ya dicen ‘yo soy familiar del perro’, es una relación cada vez más estrecha”, comentó el director del hospital Diego Echeverry.

 

Dato

Koko fue enterrado en el Líbano de donde es oriundo Daniel Sanabria. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios