Ante la suplantación, tome medidas

Ante la suplantación, tome medidas
Al año, en el país se presentan más de 12 mil denuncias por suplantación, tanto por robo de identidad física como datos digitales.
BANCO DE IMÁGENES - VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
Foto: BANCO DE IMÁGENES - VANGUARDIA - EL NUEVO DÍA
27 Oct 2019 - 3:01am

Sara Mejía* es una profesional de 29 años, y hace unos meses al tratar de sacar un crédito bancario encontró que tenía deudas por más de cinco millones de pesos, que asegura no había adquirido.

“Descubrí que habían comprado un celular, un televisor y otro electrodoméstico a crédito. Alguien había tomado mi cédula, mis datos financieros y suplantó mi identidad para hacerlo”, explica.

En Colombia, según la Superintendencia de Industria y Comercio, la suplantación y el fraude son los delitos que más denuncias generan.

En 2018 se registraron más de 12.000 denuncias por este motivo, donde se destaca el hurto por medios informáticos. Por este tema, las quejas de los usuarios incrementaron en un 122%, comparado con el año anterior. Esto, en parte, se debe a la facilidad que tiene cualquier persona de perder alguno de sus documentos, sus tarjetas o sus billeteras.

En esta modalidad, explican miembros de la Policía Nacional, los delincuentes usan información privada de un tercero y/o documentos falsos para adquirir servicios de telefonía, internet o televisión o créditos.

Esto puede ocurrir no solo por un robo físico de sus documentos, también puede ser por acceso a información digital, la clonación de sus tarjetas, o realizado por una persona que tiene su mismo nombre, y al cometer actos delictivos busca a su homónimo, al menos de nombre, para que la responsabilidad recaiga sobre él.

Para el programa ‘Saber Más Ser Más’, de Asobancaria, ante un caso, la solución es denunciar y tener cuidado.

“No entregue información personal o comercial en encuestas telefónicas o por otros medios, y evite ingresar datos personales en sitios electrónicos que no sean de confianza, además procure no realizar transacciones o suministrar contraseñas en computadores y redes de internet de acceso público”, aseguran expertos de la entidad.

Por ello, aunque gran parte de las suplantaciones y robo de identidad se dan con el documento físico, en el mundo digital es un delito en crecimiento.

Santiago Castro, presidente de Asobancaria asegura que “la suplantación de identidad ha migrado de lo presencial a lo virtual, pero, gracias a la implementación de los sistemas de reconocimiento por biometría en las sucursales bancarias, el número de fraudes se redujo. Y podemos decir que la transacción electrónica hoy es segura, ya que solo tres de cada 100.000 pesos se ven afectados por fraude en internet”.

 

¿Qué hacer?

Datacrédito Experian, asegura que la mejor defensa ante este tipo de acciones es estar alerta a sus registros financieros. “En el historial crediticio usted puede activar una alerta de suplantación que tiene como objetivo informarle a quienes consulten su historial crediticio, que usted ha sido objeto de suplantación para que tengan mayor precaución en verificar la identidad, antes de otorgar un crédito”.

También recomienda llamar a la entidad en donde se realizó el fraude, notificarlo, pedir nombre de la persona que recibió su solicitud y el número de radicación del caso. Y bloquee los productos abiertos de forma fraudulenta.

Pilgrim Security and Risk Management señala, además, que el afectado debe denunciar el delito en el Centro de Contacto de la Fiscalía General de la Nación, en la línea 01 8000 919 748 o a través de Denuncia Virtual en la página web de la Fiscalía y la Policía Nacional: www.policia.gov.co/denuncia-virtual/delitos-informaticos.

 

No debe pagar

Si fue reportado por una suplantación puede solicitar la eliminación del reporte: La Ley 1266 de 2008 establece que la información reportada debe ser veraz, completa, exacta, actualizada y comprobable. De igual manera, la Superintendencia de Industria y Comercio mediante Resolución 76434 de 2012 estableció que aquellas empresas que reportan deben estar en la posibilidad de demostrar que tienen una relación con la persona objeto de reporte.

En su historia de crédito no deben reportarse obligaciones que usted no adquirió.

Además, explica Datracrédito, que no tiene por qué pagar si la obligación fue abierta por un suplantador. “Es común oír que para resolver el problema de la suplantación y un reporte negativo es mejor pagar. Recuerde que si usted no fue quien adquirió la obligación, no tiene por qué pagarla. Por lo tanto, para evitar el reporte negativo pagar no es la mejor estrategia”.

 

¿Cómo se consigue la información?

Algunos de los métodos usados por los delincuentes para conseguir información que puede llevar a la suplantación de identidad son: 

Recolección de residuos. Los ladrones hurgan entre la basura para encontrar facturas u otros documentos que tengan información personal suya.

Duplicación. Los delincuentes toman los números de las tarjetas de crédito o débito utilizando un dispositivo de almacenamiento electrónico especial que registra la información cuando se procesa la tarjeta.

Suplantación. Los ladrones aparentan ser instituciones financieras o empresas y envían correo no deseado o mensajes emergentes para intentar engañarlo para que revele información personal.

Robo a la vieja usanza. Los ladrones toman bolsos y carteras, cartas incluyendo estados de cuenta de bancos y tarjetas de crédito, ofertas de créditos pre aprobados e información nueva de cheques e impuestos. También roban registros de personal o sobornan a los empleados que tienen acceso a ellos.

Pretextos. Los ladrones actúan bajo falsos pretextos para obtener información personal de instituciones financieras, compañías telefónicas y otras fuentes. 

 

Dato

La pena por falsedad de identidad en Colombia es multa desde uno hasta 50.000 salarios mínimos legales vigentes.


Dato

En caso que la Superindustria determine que la central de riesgo incurrió en una violación del régimen de violación de datos personales, podrá imponerle una multa administrativa de hasta 20.000 salarios mínimos legales vigentes.

Publicada por
REDACCIÓN VANGUARDIA, BOGOTÁ