En Colombia ocurren 45.000 accidentes cerebrovasculares al año

Crédito: Colprensa - EL NUEVO DÍA
En Colombia, 45.000 personas sufren un accidente cerebrovascular (ACV) al año. Y en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay cerca de 15 millones de casos anuales, de los cuales 5 millones fallecen y otros cinco generan incapacidad permanente en el paciente. Además, según los datos, cada cuatro segundos ocurre un ACV en el mundo.
PUBLICIDAD

Este jueves 29 de octubre se conmemora el Día Mundial del Accidente Cerebrovascular. Patología que, según Isabel Restrepo, miembro de la Asociación Colombiana de Neurología, es la tercera causa de muerte por enfermedad en el país.

Al año, según los datos del Sistema de Información Territorial en Accidente Cerebrovascular, en las ciudades principales como Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla se producen entre 1000 y 1100 muertes por ACV.

 

¿Qué son los accidentes cerebrovasculares?

Un accidente cerebrovascular, también conocido como derrame o isquemia, ocurre cuando una persona pierde el funcionamiento de una parte de su cerebro por problemas en los vasos que llevan la sangre a este órgano. La disminución de la cantidad de oxígeno y de nutrientes que recibe el cerebro causa la muerte de neuronas o de tejido cerebral.

Existen dos tipos de accidentes cerebrovasculares: los isquémicos, que ocurren cuando se obstruye uno o más vasos del cerebro, y los hemorrágicos, que suceden cuando una arteria del cerebro se rompe, provocando la salida de sangre.

Los accidentes isquémicos causan el 80 % u 85 % de los casos, pero solo el 23 % de las muertes. Mientras que los hemorrágicos son responsables del 10 % o 15 % de los casos, pero del 77 % de los fallecimientos por ACV.

En el mundo, una de cada cuatro personas mayores de 25 años puede sufrir un accidente cerebrovascular, probabilidad que crece al 50 % para mayores de 60 %.

Pero además, el 50 % de las personas que sobreviven a un ACV sufren de secuelas importantes en su habla, su forma de caminar o en sus capacidades para desarrollar actividades cotidianas.

Las secuelas más frecuentes tras un accidente cerebrovascular son la pérdida de movilidad en las extremidades, la ceguera total o parcial, problemas de lenguaje, memoria o concentración.

 

¿Cuáles son los signos de alerta?

Estar atento a las señales de alerta es clave. Cuando un paciente consulta tras las primeras cuatro horas del ACV hay mayores probabilidades de ofrecer un tratamiento efectivo y evitar las secuelas.

Al contrario, tardar para acudir al médico puede causar discapacidades, la necesidad de más terapias para rehabilitar las zonas afectadas, o incluso, la muerte, pues por cada minuto u hora de demora en la atención se afectan más y más partes del cerebro.

Y es que en Colombia, el 38% de los pacientes no reconoce los síntomas de un ACV y únicamente el 40% de los casos acude a emergencias ante tal sintomatología.

Por eso, hay siete claves que pueden dar señales de un ACV. Ante cualquiera de ellas es clave acudir de manera urgente al médico.

 

Las siete señales son: -Imposibilidad de mover un lado del cuerpo. -Pérdida de la sensibilidad. -Desviación de la cara o parálisis facial. -Pérdida de la visión. -Dificultad o imposibilidad para hablar. -Inestabilidad para caminar. -Dolor de cabeza intenso.

 

¿Cómo prevenir un accidente cerebrovascular?

Aproximadamente un 80% de los ACV son prevenibles. Según Restrepo, hay algunos factores de riesgo como el sobrepeso, la presión arterial alta, la obesidad y los malos hábitos como el tabaquismo, el consumo de alcohol, el estrés o el sedentarismo que incrementan los riesgos de sufrir accidentes cerebrovasculares. Otros antecedentes familiares o el consumo de carbohidratos, grasas, harinas y embutidos en exceso también pueden influir.

Por eso, según la especialista, es clave que las personas realicen por lo menos dos horas y media de ejercicio a la semana o como mínimo 30 minutos de caminata al día. Además, se debe tener una dieta balanceada y sana y evitar el consumo de cigarrillo o alcohol en exceso.

Por último, se debe visitar al médico al menos una vez al año para detectar problemas de salud que puedan desencadenar accidentes cerebrovasculares, como la diabetes, el colesterol alto o la hipertensión.

COLPRENSA

Comentarios