La pandemia generó una sobredemanda de consultas por dolor crónico, aseguran expertos

Crédito: Suministrada / EL NUEVO DÍA
De acuerdo a una encuesta realizada por la Asociación Colombiana para el Estudio del Dolor - ACED, el 46 % de los colombianos consultados manifestó sentir algún tipo de dolor crónico. Este tipo de afecciones ocasiona que actividades cotidianas se vuelvan extenuantes y dolorosas, pues limitan la movilidad y afectan significativamente la calidad de vida de quien las padece.
PUBLICIDAD

“Frecuentemente, el dolor crónico se percibe como un síntoma, sin embargo, cuando se prolonga por más de tres meses, debe ser considerado como una enfermedad, en este sentido, un diagnóstico oportuno y especializado es clave para el tratamiento”, señaló el Dr. Felipe Mejía, presidente de ACED. Este fue uno de los principales temas que se presentaron durante el II Taller Latinoamericano de Dolor Crónico para periodistas, organizado por la compañía farmacéutica Grünenthal y la Federación Latinoamericana de Asociaciones para el Estudio del Dolor (FEDELAT).

Según datos de esta organización, más de 190 millones de latinoamericanos padecen de dolor crónico y 12 millones de ellos presentan incapacidad por dolor lumbar (espalda) crónico. El Dr. Marco Narváez, presidente de FEDELAT, recalcó durante el evento que el impacto de esta enfermedad en la funcionalidad de las personas es una de las principales causas de discapacidad en la región, pues los síntomas infligen daños funcionales, físicos y psicológicos al paciente y su familia.

En ese sentido, agregó que el déficit de especialistas en manejo de dolor representa un importante desafío sanitario en Latinoamérica, pues el tiempo promedio que tarda un paciente en acceder a un diagnóstico y tratamiento oportuno puede extenderse hasta dos años. 

Al respecto, el Dr. Mejía apuntó que en Colombia existe dificultad en el abordaje del dolor crónico debido a que, en muchos casos, el paciente no es remitido oportunamente, así como tampoco es diagnosticado según su tipo de dolor. Teniendo en cuenta esta situación, agregó que desde la ACED se están generando escenarios para impulsar el conocimiento y señaló que el país ha logrado importantes avances en los últimos años en lo que a manejo de dolor se refiere.

“Hoy contamos con mejores equipos tecnológicos para el tratamiento de dolor crónico y de patologías específicas. También hubo un aumento representativo en el número de clínicas especializadas en dolor y evidenciamos el fortalecimiento de la cadena interinstitucional, con la participación de médicos de diferentes especialidades en eventos locales sobre dolor crónico, lo que fomenta un ambiente de integralidad que amplía y mejora nuestro saber y nos ayuda a realizar mejores evaluaciones”.

Si bien ambos expertos coinciden en que es importante reconocer los síntomas para brindar mejores alternativas de tratamiento, existe una preocupación sobre la disponibilidad de profesionales que puedan brindar una atención especializada de manera oportuna.

“Con el avance de las campañas de vacunación en los países de América Latina, muchos pacientes que habían tenido que interrumpir sus tratamientos por asuntos relacionados al Covid -19, están retornando a consulta. A ellos se suman quienes no habían sido diagnosticados o enfermaron en ese periodo, lo que ha producido una sobredemanda en la atención”, comentó el Dr. Narváez.

Y aunque la atención a personas con dolores crónicos que superaron el virus ha disminuido según los especialistas, estos han evidenciado un aumento en consultas relacionadas a dolores de espalda, cervicales (cuello) y en terminaciones nerviosas de miembros inferiores y superiores. Esta incidencia podría verse incrementada con el teletrabajo.

La mayoría de pacientes me han manifestado que desde que laboran en sus casas, permanecen sentadas por jornadas muy extensas y muchos reconocen trabajar desde la cama. Si a eso sumamos que no realizan pausas activas y no tienen hábitos adecuados de ejercicio, higiene de sueño y alimentación, hay más riesgos de sufrir estas dolencias.

En Colombia, el 68 % de los dolores crónicos en pacientes están asociados a molestias osteomusculares, entre ellas, se destacan los dolores en articulaciones de brazos, piernas y lumbares.

Es fundamental generar conciencia sobre el autocuidado, así como considerar al dolor como el gran articulador en diversas patologías, si este se presenta, es necesario asistir al médico, un diagnóstico oportuno hace la diferencia y puede evitar que un dolor se cronifique y afecte la calidad de vida, concluyó el Dr. Mejía.

Con información suministrada

Comentarios