Los excombatientes de las Farc que ya no quieren volver a la guerra

Los excombatientes de las Farc que ya no quieren volver a la guerra
Por peces, vacas, maquinas de coser, kimonos, café y frutos del campo, muchos antiguos miembros de la extinta guerrilla le apuestan a la paz. Lejos de querer volver a las armas, como lo anunciaron algunos de los exlíderes del grupo ilegal, ellos quieren luchar por sus propios emprendimientos.
EL NUEVO DÍA
Foto: EL NUEVO DÍA
1 Sep 2019 - 3:01am

Por peces, vacas, maquinas de coser y frutos del campo, los excombatientes de la extinta guerrilla de las Farc cambiaron sus fusiles hace casi dos años. Hoy, pese a los incumplimientos que ellos mismos denuncian, las inclemencias de lidiar con un país polarizado y las ganas de rendirse que esto les produce, los exmilicianos se reinventan lejos de la espesura de la selva, del zumbido de las balas y de los horrores de las bombas.

Sus nuevos instrumentos de trabajo son pocos, pero no quieren dejar. Se rehúsan a abandonar la vida que en estos dos años han construido casi con las uñas. Algunos ya tienen familia, otros la crearon en la marcha del diario vivir, y aseguran que el anuncio emitido este jueves por algunos de sus antiguos jefes de alzarse en armas una vez más, no les destruirá la esperanza de seguir construyendo país.

En varios puntos del territorio nacional hay ejemplos de emprendimientos de antiguos miembros de las Farc que decidieron no jugar con las reglas de la guerra y más bien dedicarse a construir paz.

 

Antioquia: ganadería y tecnología

Sebastián Berrío, un paisa que militaba en el extinto grupo guerrillero, hoy le cuenta con emoción a COLPRENSA, todo lo que sus camaradas, como suele llamarlos, están haciendo en el norte de Antioquia.

El hombre, quien ahora es miembro del Equipo Nacional de Proyectos Productivos, cuenta que en Anorí hay más de 30 proyectos, si bien todos están en proceso de revisión y aprobación por parte de la Alta Consejería para la Reincorporación y Normalización, hay tres que muy pronto darán frutos.

El primero de ellos, el cual se espera que en diciembre saque su primera producción, está ubicado en la finca ‘La Vianca’ en dicho municipio. Allí, 41 exguerrilleros le apuestan a producir tilapias rojas.

Sebastián dice que la iniciativa de sus compañeros es bien recibida por organizaciones antioqueñas que le apuestan no solo a la economía, sino también a la reinserción de antiguos miembros de grupos armados ilegales.

Una situación similar ocurre en la vereda Santa Lucía, en el municipio de Ituango, en donde 111 excombatientes decidieron apostarle a la ganadería doble propósito. Con esta iniciativa lo que buscan fomentar es la comercialización de queso y leche, pero también de carne bajo la reproducción de los bovinos.

Sebastián destacó que el ganado que está en poder de los excombatientes se encuentran en fincas arrendadas por ellos, pues el dinero que el Gobierno le suministra no les alcanza para comprar sus propios predios.

Sumado a este proyecto se encuentra una innovación. 25 exFarc le apostaron a la prestación de servicio de Internet en Ituango. “La red cableada mundial está en el mar, pero lo que hacen ellos es contratar con una empresa de telecomunicaciones para que lleven módem a Ituango y la cooperativa que se llama Coopemprender, con sus recursos monta red cableada para los habitantes de la cabecera municipal”, cuenta Sebastián.

Si bien para el exmiembro de la guerrilla Farc el discurso de ‘Iván Márquez’ y demás compañeros, conocido este jueves, “desmoraliza” debido a que fueron ellos mismos quienes los impulsaron a dejar las armas, al mismo tiempo insiste en que no será un impedimento para que sigan construyendo su ideología de paz. “El proceso ha tenido incumplimientos, pero para nosotros ha sido exitoso”.

Por otro lado, y con un proyecto con enfoque de género, Luz Adriana Ramírez y al menos más de 70 mujeres, entre quienes se cuentan excombatientes de las antiguas Farc y de la comunidad, le apuestan a la producción y comercialización de maracuyá, limón y salsa de ají.

Este proyecto que apenas está empezando hace parte de una de las ETCR que hay en Antioquia que afortunadamente se encuentran bien ubicadas para comercializar sus productos.

Pese a que aún están a la espera de la licitación para construir la planta de producción, el enfoque de Ramírez y sus 70 chicas hará que la comunidad tenga grandes cambios en relación al género pues además del sustento económico, promoverán acciones de voluntariado para el cuidado de los niños y personas de la tercera edad.

 

El Tolima y la moda

En la tierra donde se crearon las Farc ahora crean vestidos, capas, kimonos, faldas y chalecos. Precisamente son los exmilitantes de dicha guerrilla quienes le dan forma a sus telas.

Gonzalo Beltrán es presidente de la Cooperativa Tejiendo Paz, ubicada en la vereda La Fila, en Icononzo (Tolima) en la ETCR Antonio Nariño. Allí, en medio de maquinas de coser, pasan sus días más de 20 exguerrilleros que decidieron emprender desde la costura.

Su proyecto inició con la manufactura del paño, sin embargo, Ángela Herrera, una universitaria de 24 años se unió a ellos con nuevas iniciativas. “Cuando empezó el proceso de paz dije que quería aportar de alguna manera”. Y así lleva un año con seis mujeres y cuatro hombres exmilitantes de las Farc tejiendo sueños y tejiendo país.

Durante ese tiempo, y pese a todas las dificultades que que ha traído la implementación del acuerdo, han sacado adelante ocho producciones y precisamente por estos días celebran que llegaron a confeccionar el kimono número 1.000.

La joven emprendedora, junto con Gonzalo, recuerda que en la primera producción esperaban que sus 35 kimonos se vendieran en dos meses, pero esto ocurrió en apenas una semana. Por esto, el hoy excombatiente le sigue apostando a construir desde lo social y rechazó vehementemente el discurso de su antiguo jefe.

“Quiero decirle a Colombia que nosotros estamos apostándole a la paz desde la moda, no es justo que un país que ha vivido muchos años en guerra continúe con el mismo derramamiento de sangre”, expresó.

Añadió que, si bien el Gobierno les ha incumplido con temas de respaldo, los excombatientes siguen firmes. “Quiero decirles que nosotros salimos fue a producir, no a delinquir porque somos personas que pensamos en el bienestar social de un pueblo”.

 

El Cauca y el café

Del fusil a una graduación, así se encuentran en este momento 26 excombatientes de al menos 17 cooperativas que operan en Cauca. Su título es como técnicos en producción de café, como lo confirmó Mario Rodríguez, presidente de la cooperativa Ecomun La Esperanza, ubicada en Popayán.

El líder anunció que estas personas “están listas para ir a terreno a construir paz desde el café”. Aseguró que recibieron capacitación durante tres meses sobre la producción de la semilla y sus derivados como la mermelada y el vino.

 

El meta: la ganadería y el deporte

Ómar Jiménez, quien hizo parte de las filas del frente primero de las Farc en 1993, hoy le apuesta al ganado, las vacas lecheras, las gallinas y uno que otro cultivo que tiene en su finca ubicada en Uribe, Meta.

Si bien su gran apuesta en este momento es la ganadería, junto con sus compañeros viejos de batalla ahora de lucha es por su emprendimiento, ya que quieren incursionar en el mundo del turismo.

Poco y nada sabían de este sector pero las 152 personas que se encuentran en esa zona decidieron unirse para sacar adelante el proyecto productivo que hoy hace parte de una línea de turismo que es liderada por los habitantes de la región.

Ómar tiene bajo su administración una finca denominada ‘Piscinas’ en la que han construido una cabaña, una zona para acampar, y por lo menos, trabajan con 45 mujeres que cocinan para atender a los más de 600 turistas mensuales que atrae la zona por sus exuberantes paisajes.

‘Piscinas’ no es más que uno de los atractivos turísticos que tiene la región, que hasta hace unos años no se podía recorrer por causa del conflicto armado.

Tres cascadas naturales con agua cristalina hacen parte del atractivo que las balas no dejaban contemplar.

La meta de Ómar es que el Gobierno los siga apoyando con los proyectos, pues aseguró que en algún momento se sintieron abandonados cuando no tuvieron vías para comercializar los productos que cultivaban.

Sobre la situación de hoy en día, expresó estar en incertidumbre, pero tranquilos porque están haciendo las cosas legalmente.

 

Excombatientes de la Teófilo Forero

compitiendo en grandes ligas

El deporte en Colombia está pasando por uno de sus mejores momentos y los excombatientes no se quedaron atrás para demostrar sus capacidades no solo nacional, sino también en competencias internacionales.

Cinco exguerrilleros de la columna Teófilo Forero, que delinquía en San Vicente del Caguán, junto con tres civiles quisieron hacer historia. Cuando dejaron las armas no se les ocurrió que podrían llegar, incluso, a Australia. Pero el sueño lo cumplieron meses atrás.

Todo empezó cuando recibieron capacitación para ser guías de rafting. Así fue como empezó su proyecto productivo denominado ‘Remando por la Paz’. Su actuar se enfocaba en el Río Pato, pero las capacitaciones por parte del SENA y de la compañía costarricense ‘Ríos Tropicales’ los llevaron a las grandes ligas.

Lo excombatientes participaron en el Campeonato Mundial de Rafting 2019 en Tully (Australia) en la modalidad recién creada Bandera de Paz de la FIR. Desde ese entonces el Río Pato es uno de los atractivos de Colombia. Los turistas no solo van a aprender nuevas prácticas sino a conocer a los exmilicianos que cambiaron fusiles por remos.

 

Lo que dice el Gobierno

Apenas empezaron los proyectos productivos en el territorio se empezó a rumorar que los exmilitantes abandonarían estas iniciativas tras no hallar lo esperado, sin embargo, con el pasar del tiempo se ha evidenciado que la respuesta de los excombatientes ha sido positiva, al menos es la percepción del alto consejero para la reintegración, Emilio Archila.

En diálogo con COLPRENSA el funcionario del actual gobierno aseguró que de los 10.500 hombres y mujeres excombatientes que tiene contabilizados, al menos el 98% de la población está bancarizada.

“Yo he aprobado en este momento, 30 proyectos productivos. Proyectos productivos es un nombre chistoso para decir empresa. Esto es una empresa. Y la forma como estamos aprobando esas empresas es súper robusto”, anunció.

Precisó que firmó un acuerdo con ‘Impulsa’, es decir, que cada uno de esos proyectos viene con el misto estándar de revisión que los proyectos de la Economía Naranja, de esos han aprobado 30.

Para Archila, si bien el apoyo de salud y alimentos para la población de excombatiente es importante para el mandato del presidente Iván Duque el que predomina es el apoyo financiero, es decir, el 90% del salario mínimo.

Este beneficio culminaría en este mes pero el Gobierno lo extendió sin ningún límite en el tiempo, con la condición de que la persona esté dentro de su proceso de reincorporación.

Publicada por
BOGOTÁ, COLPRENSA