El ‘Ñeñe’ Hernández, el finado que puso a dar explicaciones a más de uno

Crédito: Colprensa / EL NUEVO DÍA
El presidente Duque le salió al paso a la polémica y dijo que lo conoció “en los últimos
cuatro años, en contados encuentros públicos, uno que otro social,
seguramente, pero no tuve con él una hermandad”.
PUBLICIDAD

El nombre de José Guillermo Hernández, a quien conocían como ‘Ñeñe’, era para muchos colombianos un desconocido salvo por tres episodios. El primero su vinculación con el homicidio de Óscar Eduardo Rodríguez, perpetrado en 2011; el segundo por su asesinato en Brasil en mayo del año pasado en un aparente caso de robo, y el tercero por el proceso de extinción de dominio que la Fiscalía le inició en junio de 2019 a varios de sus bienes tras comprobarse que tenía nexos con la banda de Marcos Figueroa, a quien en el mundo del crimen apodan ‘Marquitos’.

No obstante, esta semana el nombre del finado volvió a ser escuchado por cuenta de unas grabaciones en las que aparentemente se habla de delitos electorales, puntualmente compra de votos, para supuestamente beneficiar a la campaña de Iván Duque. Los audios fueron obtenidos de manera legal como parte del expediente que perseguía esclarecer el crimen de Rodríguez ocurrido en el norte de Barranquilla.

El apoderado de la familia de las víctimas es el abogado Miguel Del Río quien recuerda que el crimen de Óscar Eduardo fue un error, porque el sicario iba detrás de Carlos Rodríguez Gómez, un reconocido sastre de la capital del Atlántico y padre del hoy occiso.

“Se inician las investigaciones para esclarecer los móviles de ese asesinato y uno de los principales sospechosos era el señor José Guillermo Hernández. A partir de ese momento, la línea de investigación se dirige a establecer cuáles eran esos móviles y a principio de 2018, la Fiscalía 21 especializada de crimen organizado solicita interceptar las líneas telefónicas del ‘Ñeñe’ Hernández”, relató Del Río.

Acá es donde vienen las sorpresas. Durante un año estuvieron rastreando las comunicaciones de Hernández, época en la que coincidió con la primera y segunda vuelta presidencial que dejó como ganador a Duque tras derrotar a Gustavo Petro.

Son unas 25.000 grabaciones las que lograron recopilar los investigadores y en las que quedó consignado el presunto fraude electoral.

“Quien sí conocía lo que se estaba hablando de ese tema era el fiscal del caso, porque a él sí le reportan los operadores de policía judicial encargados de las interceptaciones. De hecho, hace dos años, de uno de esos audios le informan al fiscal que se está escuchando de un fraude procesal y posibles eventos de corrupción por lo que consideraban necesario compulsar copias”, detalló el penalista.

El fiscal Francisco Barbosa se refirió esta semana al tema y en una escueta declaración sostuvo que se trataba de un informe del 28 de agosto del año pasado, es decir, según sus cuentas es de hace siete meses y no de 2018, como lo señala el abogado Del Río. 

Barbosa, además, respaldando su tesis de que el documento era relativamente reciente dijo que “está situación se presentó en la administración del doctor Fabio Espitia”. Sin embargo, la tesis del defensor apunta a que el hecho se presentó cuando Néstor Humberto Martínez era el jefe del búnker.

Barbosa fue más allá y dijo que “compulsará (pedir investigación) copias a las autoridades competentes para los fines pertinentes”. Lo que no explicó el recién llegado fiscal es ante quiénes pedirá la apertura de expedientes y bajo qué cargos, toda vez que los llamados a iniciar las pesquisas son los funcionarios del búnker.

.

Sus fotos

‘Ñeñe’ Hernández se codeaba con la crema y nata de la sociedad política nacional, incluso con los altos mandos militares y de Policía. En su cuenta de Instagram @josehernandezaponte, que aún permanece abierta y con 13.400 seguidores, las fotos son prueba de la calidad de invitados o anfitriones que tenía, así como los viajes al exterior de los que disfrutaba.

Hace un año exactamente publicó tres imágenes del avión del Ejército de matrícula EJC-1136 que estaba en el aeropuerto Alfonso López de Valledupar. Una de las fotografías es desde afuera, la otra en la cabina de la aeronave y una tercera una panorámica de la capital del Cesar. Para ese entonces, avanzaba su proceso por el crimen de Rodríguez.

Dos meses antes aparece en una fotografía junto con el presidente Iván Duque a quien abraza con enorme confianza. El mandatario, sin embargo, le salió al paso a la polémica y en la tarde este viernes dijo que lo conoció “en los últimos cuatro años, en contados encuentros públicos, uno que otro social, seguramente, pero no tuve con él una hermandad”.

Con Duque también aparece en varias fotografías publicadas en abril de 2018 en lo que parece ser una parranda en Valledupar.

Con uniformados se destacan imágenes con el que fue director antinarcóticos de la Policía, el hoy general retirado Ricardo Restrepo y quien llegó a ser subdirector de la institución. La imagen es de diciembre de 2016.

En febrero de 2015, en la finca Montecristo, la imagen es con quien para la fecha era el comandante de la Segunda División del Ejército, general – hoy también en retiro – Jorge Humberto Jerez.

.

Dilaciones

Carlos Rodríguez le había prestado dinero al Ñeñe Hernández, pero este no se lo quería pagar y ello derivó en unas diferencias y discusiones por los constantes cobros que el primero le hacía al segundo.
En todo este entramado hay un nombre que juega un papel clave: Ricardo Bejarano, un fiscal que aparentemente tuvo conversaciones con el ‘Ñeñe’ en las que le advirtió que le tenían intervenido sus teléfonos, por lo que cambió su dinámica a la hora de comunicarse con varias personas.

“De un momento a otro no se escuchan asuntos de relevancia procesal”, cuenta Del Río.

Sobre las fotografías, el abogado dice que sí tenían conocimiento de las relaciones que tenía el ‘Ñeñe’ con altas personalidades políticas, policiales y militares que hoy empiezan a difundirse aún más.

Del Río dice que la dilación en el proceso en contra puede obedecer al círculo social y de poder que mantenía. “Queremos demostrarle a la opinión pública que las razones que sustentaban los retrasos y las demoras del proceso judicial se debían a esas relaciones del ‘Ñeñe’ Hernández con la alta clase política”, concluyó el abogado. 

.

 

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios