Alejandro, el colombiano que hizo empresa en Estados Unidos a punta de tamales tolimenses

Crédito: SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍAActualmente la ‘Tamalería Colombiana USA’ tiene presencia en nueve estados de EE.UU.
Alejandro Martín ha logrado hacerse un nombre en Nueva York a punta de tamales tolimenses. Importando los ingredientes, y gracias a la receta de su mamá, sigue llevando un poco de la cultura colombiana al exterior.
PUBLICIDAD

Su mamá, criada en Purificación, fue quien le pasó la receta. En una videollamada de varias horas por Skype salió el primer tamal y el inicio del cumplimiento de su ‘american dream’.

Alejandro Martín, de 34 años, es el creador de ‘Tamalería Colombiana USA’, una empresa con presencia en varias de las principales ciudades de Estados Unidos y que actualmente genera unos 140 empleos.

Estando muy joven, Alejandro viajó a los Estados Unidos con la idea de aprender inglés y trabajar. Un día, que su novia de entonces tenía ganas de comer tamal, comenzó a buscarlos por las calles de Nueva York, pero no encontró ninguno que valiera la pena.

Cumplir un antojo y el inicio de un negocio

Recordó su infancia, cuando su mamá hacía tamales tolimenses a final de año y los repartía entre toda la familia. La necesidad de cumplirle el antojo a su expareja se volvió en una visión de negocio. 

“Mi mamá nació en Cundinamarca, pero se crió en Purificación, en el Tolima. Ella hace unos tamales espectaculares, mucho más ricos que los que hacemos en la Tamalería. Por videollamada nos iba diciendo qué teníamos que utilizar, qué ingredientes y en qué porciones. Así hicimos nuestro primer tamal, ya hace 4 años”, dijo Alejandro.

Entonces comenzó, como la mayoría de las personas, con poco. Salía con un carrito de mano ofreciéndolos a los conocidos. La fama de los tamales tolimenses comenzó a crecer.

Los ingredientes todos colombianos

Conseguir hojas para tamales era una tarea complicada en Nueva York, pero pudo lograr que compañías que exportaban alimentos desde Colombia comenzaran a llevárselas.

“Con la globalización ahora es más fácil conseguir productos muy de Colombia, como yogures o comidas específicas. En este momento el 90% de nuestros ingredientes son colombianos, por lo que el sabor es el mismo. Estamos trayendo realmente un poco del país”, agregó.

Sus clientes dicen que ese es el secreto de su negocio: son realmente tamales tolimenses, no imitaciones. 

Un pedazo de Colombia en Nueva York

Muchas de las personas que están en Estados Unidos no pueden regresar al país tan fácilmente. Si salen, puede que no tengan la posibilidad de volver a entrar, sobre todo por temas de papeleo. Por eso valoran esos detalles que les recuerdan a su país.

“El colombiano siempre está recordando a su país. Una señora una vez lloró después de comerse un tamal. Me dijo que su mamá era del Tolima y había fallecido hacía quince años. Cuando lo probó dijo que era el mismo que preparaba su mamá, que no podía creerlo. Eso para uno es lo más gratificante”, contó. 

Los recuerdos del Tolima

Alejandro dice que le debe mucho al Tolima, por eso le tiene aprecio a la tierra musical, donde además pasó parte de su infancia.

“Yo conozco mucho al Tolima. Me encanta. Lo que sí es que yo nunca pensé fue ganarme la vida vendiendo el producto insignia del Tolima. De cierta manera me siento satisfecho, más que todo, por poder llevar un pedacito de Colombia y del Tolima a más personas por el mundo”, aseguró.

Un generador de empleo latino

De los 140 empleos de su empresa, la mayoría son latinos indocumentados. Es una forma de ayudar a las personas que están en el lugar que él ocupó años atrás. El requisito principal para trabajar en ‘Tamalería Colombiana USA’ es tener ganas de hacerlo.

“El tamal colombiano no es solo para el colombiano, sino para todos. Por eso cualquier persona puede trabajar con nosotros. Lo importante es tener ganas de trabajar y de salir adelante, haciendo patria”, puntualizó.

Los proyectos de la Tamalería

En estos momentos, la ‘Tamalería Colombiana USA’ está en 9 estados: Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut, Pennsilvania, Washington, Virginia, Maryland, Miami, Florida y dentro de pocos días también en Tampa.

“Con nosotros tienen que ser berracos, salir a la calle y vender. ‘Camellar’ como buen colombiano. Queremos tener muchas más personas que trabajen con nosotros. Tener puntos de venta físicos y seguir creciendo siempre”, finalizó Alejandro.

Mi sueño es que la Tamalería sea el McDonald’s de Colombia, que en cada rincón del mundo haya un pedacito de Colombia.

Para más historias como estas nos pueden escribir a historias@elnuevodia.com.co.

 

Camilo Jiménez

Comentarios