Joya arquitectónica de París, arrasada por las llamas

Joya arquitectónica de París, arrasada por las llamas
La mansión Lambert, una de las joyas arquitectónicas de París, que perteneció a la familia Rothschild y donde vivieron la célebre actriz Michele Morgan y el multimillonario chileno Arturo López Willshaw, fue arrasada por las llamas en la madrugada del miércoles.
AFP - EL NUEVO DÍA
Los bomberos combaten el incendio de la mansión Lambert.
Foto: AFP - EL NUEVO DÍA
10 Jul 2013 - 11:45am

Los bomberos lucharon durante toda la noche para apagar el incendio de ese edificio construido en el siglo XVII, que fue adquirido en julio del 2007 por 60 millones de euros por la familia del emir de Catar.

Ubicado en una punta de la isla San Luis, muy cerca de la catedral Notre-Dame, en pleno centro de París, el lujoso palacio de tres plantas estaba siendo restaurado, por lo que no había nadie adentro cuando se declaró el incendio, que no causó víctimas.

Los bomberos lograron apagar las llamas, que amenazaban propagarse a los edificios adyacentes.

Hasta ahora, las causas del incendio, que ha causado "daños irreversibles", según declaró la ministra francesa de Cultura, Aurelie Filippetti, no han sido identificadas.

Obra de juventud del arquitecto Louis Le Vau, arquitecto del Palacio de Versalles, el hotel Lambert poseía decoraciones interiores extraordinarias, obra de grandes artistas franceses, entre ellos Charles le Brun, cuyos lienzos cuelgan en Versalles y en el museo del Louvre, y del gran pintor Eustache Le Sueur.

Algunas de esas obras resultaron destruidas por las llamas, declaró la ministra francesa de Cultura, lamentando los "daños graves, entre ellos algunos irreversibles" sufridos por el edificio clasificado Monumento Histórico en 1862.

Entre estos, citó el techo de uno de los salones, conocido como el Gabinete de los baños, pintado en el siglo XVII por Le Sueur, conocido como "el Rafael francés".

"El techo se derrumbó y resultó totalmente destruido", indicó la ministra, tras visitar el sitio del siniestro.

La mansión ha tenido habitantes célebres, entre ellos Margarita de Orléans. En los años entre las dos guerras mundiales, el palacete fue habitado por el multimillonario chileno Arturo López Willshaw, llamado "el rey del guano", y su íntimo amigo Alexis de Redé.

Apodado "Arturito" por la jet set internacional, el acaudalado chileno poesía islas en las costas de Chile, amaba las fiestas y el arte, y se convirtió en un personaje indispensable de las noches parisinas.

Fue el barón de Redé - protegido y uno de los herederos del privilegiado chileno-, quien vendió en 1975 el palacio Lambert al barón Guy de Rothschild y a su esposa Marie Hélène, que ofrecieron en sus suntuosos salones fiestas dignas de las mil y una noches.

En julio del 2007, la familia Rothschild vendió la mansión Lambert a un familiar del emir de Catar, que quería transformarlo para convertirlo en una residencia de gran lujo.

La compra del edificio por los cataríes desencadenó una polémica y una batalla judicial en París, a raíz de ciertas obras previstas por los nuevos propietarios, sobre todo un elevador para vehículos, que iba a ser construido bajo el jardín, a lo que se opuso el Ayuntamiento de París.

Finalmente se llegó a un acuerdo con la mediación del ministerio de Cultura.

El incendio del edificio ha provocado conmoción, sobre todo entre los parisinos que lucharon por su preservación.

"El fuego se propagó bastante rápidamente, ya que el edificio estaba vacío y en plena restauración, y la intervención era muy complicada en una estructura debilitada", explicó el teniente coronel del servicio de bomberos Pascal Le Testu.

Unos 10 habitantes de edificios vecinos debieron ser evacuados, precisaron los bomberos.

El incendio de la mansión Lambert "es una catástrofe, porque nos hemos peleado para que los frescos de la galería Hércules sean conservados en el proyecto de renovación y todo fue arrasado por las llamas o inundado por el agua", declaró una vecina, Sophie Pons, que vive detrás de la mansión.

Publicada por
AFP