Crisis de Grecia, oportunidad para que Colombia no cometa los mismos errores

Xinhua - EL NUEVO DÍA
La crisis griega sin duda ha sido un tema de interés internacional, pero una de las preguntas que surge es, si de alguna manera, toca a la economía colombiana. Colprensa, consultó a varios expertos. Análisis.

Para entender la magnitud de la crisis del país heleno es necesario primero explicar por qué ocurrió, pues todo surge a raíz de la crisis financiera internacional de 2007-2008, situación que hizo que la deuda soberana de muchos países creciera de forma exponencial lo que acarreó dificultades para financiarse, y justamente Grecia fue uno de esos países.

En 2010 Grecia tuvo que recortar gastos públicos pues no había dinero para pagarles a los pensiondos ni a los funcionarios, por lo que se declaró en quiebra y llegó el primer rescate de la UE y los bancos europeos.

A pesar de las visitas de la ‘Troika’ (la Comisión Europea, el Banco Central Europea y el Fondo Monetario Internacional), Grecia vuelve a entrar en quiebra.

A raíz de estas dos crisis el país entró en recesión durante varios años, se dieron protestas sociales y huelgas que acrecentaban la situación. Cuando llegó 2013, las reformas que fueron propuestas para el rescate empezaron a ser realidad, con el despido de funcionarios públicos y reducción de gastos; en 2014 se empiezan a ver los resultados, Grecia salió de la recesión y la economía creció un 0.4%.

Con la llegada del partido de izquierda Syriza al poder surge un tercer rescate que se está negociando con la Troika y los inversores privados pero con condiciones drásticas como privatizaciones, endurecimiento a las pensiones y la venta de activos públicos.

¿Cómo toca a Colombia la crisis?

Colprensa consultó a varios analistas que coincidieron que en Colombia no se sentirá la crisis de manera directa, pero sí será necesario tomar algunas medidas ante la posibilidad del descalabro de algunos bancos griegos que tienen inversiones aquí o viceversa.

Por ejemplo, el economista Aurelio Suárez señaló que la crisis griega se da a raíz de la incapacidad de las economías más débiles de integrarse con economías más grandes, pues Grecia no genera unas divisas simétricas a las de Alemania o Francia, principales países acreedores de su deuda.

“Sabemos que el mundo está altamente integrado en temas de capitales financieros y de comercio, eso puede producir alguna salida de capital de mercados emergentes, sobre todo de aquellos países en los cuales empiezan a aparecer síntomas similares a los de Grecia, altos déficit en las cuentas corrientes, debilitamiento de sus sectores financieros”, explicó.

Para Suárez, habría una salida pequeña de los inversionistas más conservadores que buscan valorizaciones más seguras, que se irían de los países con economías emergentes a economías más fuertes, lo que podría tener efecto en la economía colombiana.

Por su parte, el exministro de Hacienda Rudolf Hommes dice que Grecia no soportará por mucho tiempo el golpe y podría salirse de la UE, lo que produciría un gran descalabro de los bancos en ese país y, de paso, afectaría el sistema colombiano.

“Si llega a haber un descalabro con bancos, eso nos va a afectar, ya sea por la crisis financiera de Europa o mundial; es decir, Colombia no se escapa de la crisis, pero esperaría que el efecto fuera muy pequeño, pero si hay un contagio como lo hubo con la crisis de Rusia en los 90’s o con México. En conclusión, no va a pasar desapercibido para Colombia”, afirmó.

Hommes, agregó que espera que el rescate que se está discutiendo para Grecia funcione, sin embargo, dijo que se sentía temeroso por la rigurosidad que imponen los alemanes, la UE y la Troika.

A su turno, Iván Felipe Campos, gerente de Investigaciones Económicas de Alianza Valores, al igual que Suárez, manifestó que a pesar de que Grecia es un pésimo deudor y de que Alemania un pésimo prestamista, eso no cambia que la unión de países con economías fuertes y débiles demuestra la mala idea de esa mezcla en una misma comunidad.

Agregó, además, que a raíz de esta crisis se van a ver más países inconformes en la UE, pero consideró que Colombia no se verá afectada de manera fuerte ni con la crisis griega ni con su arreglo.

“La deuda de Grecia sigue siendo de montos muy manejables para la comunidad y tiene el respaldo del BCE y el FMI. El riesgo griego siempre ha sido que un triunfo en las negociaciones por parte de un país inconforme podría ser un ejemplo para el resto de la región”, explicó Campos, tras advertir que es necesario estar más pendientes del petróleo y del rumbo de China, que son más influyentes en nuestra economía.

¿Entonces, qué se debe hacer?

Frente a lo que debería aprender el país, Suárez dijo que Colombia debe saber que la integración económica con países más fuertes no es buena, y puso el ejemplo de la posibilidad de dolarizar al país.

“El asunto más preocupante es el déficit recurrente que las cuentas externas viene teniendo Colombia, hemos pasado de estar en el 2% del PIB a cerca del 3.5%, y Colombia puede llegar a finales de este año a más del 7% de déficit de cuenta corriente. Eso hay que corregirlo”, señaló.

A su turno, el economista Eduardo Sarmiento explicó que si Colombia no se blinda con los errores cometidos hace 10 años, al descuidar el déficit de cuenta corriente, los ajustes que tendrá que hacer serán similares a los que ha tenido que hacer Grecia, como tener un desempleo muy alto o modificar las edades de las pensiones.

“Por grandes errores de los últimos años, Colombia tiene un déficit en cuenta corriente parecido al de Grecia, del 7% del PIB; estos déficit son tremendamente destructivos y si no se enfrentan adecuadamente pueden llevar a escenarios como los que ha tenido ese país”, subrayó.

Por su parte, Campos señaló que en caso de que más adelante se presente una nueva crisis económica mundial o regional, Colombia no debería adoptar una política de austeridad que solo acarrea más deudas y menos crecimiento e ingresos, por lo que es mejor tener una política de ahorro con estímulos.

“Una de las cosas más valiosas que ha ganado el país es la flexibilidad de la tasa de cambio. Es lo que sacrificó Grecia y si hoy estamos preocupados por la inflación que puede generar el dólar, estaríamos peor si no tuviéramos el efecto futuro que tendrá la divisa en la reactivación de las exportaciones. Debemos recordar esto cada vez que sintamos las ganas de intervenir mucho en el precio del dólar”, señaló el analista.

En conclusión

- Esta crisis griega no afectará directamente el bolsillo del trabajador o de una persona del común más allá de la subida del precio del dólar.

- La economía nacional tampoco se verá afectada en forma preocupante.

- Los expertos, no obstante, coinciden en que Colombia debe empezar a corregir el déficit de cuenta corriente, que está en un nivel muy alto del PIB, con posibilidades de subir.

- Dicen también que si esto no se corrige de manera correcta, el escenario griego no sería tan distante de nosotros.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios