Las sombras de Leonor Callejas, la esposa de Jhon Ésper Toledo

Las sombras de Leonor Callejas, la esposa de Jhon Ésper Toledo
La vida de la esposa del líder político y a quien la Policía referencia con el alias de ‘La Chola’ ha estado signada por extraños sucesos que involucran muerte y sangre.
ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
El expresidente Andrés Pastrana, acompañado de Leonor Elena Callejas y Jhon Ésper Toledo.
Foto: ARCHIVO - EL NUEVO DÍA
23 Oct 2015 - 7:01am

Son varias las situaciones que ponen en el ‘ojo del huracán’ a Leonor Elena Callejas Cárdenas, esposa del candidato a la Alcaldía de Ibagué, Jhon Ésper Toledo.

La aparición de su nombre en un recorte de prensa, donde se le vincula con un homicidio; la relación que sostuvo con el ‘enigmático’ padre de sus hijos, Leonel José Cruz Vital, y la muerte de Orlando Callejas, pariente de la señora baleado en un hotel de Ambalema.

Estos episodios hacen parte de un rompecabezas, en el que varios hechos aún continúan en la penumbra.

El candidato a la Alcaldía Jhon Ésper Toledo, a través de un comunicado, puso en el radar la vinculación de su esposa con un homicidio perpetrado en 1997, pero del cual poco se sabía. El exsecretario de Gobierno de la actual administración se limitó a advertir de una “farsa” para afectar su candidatura.

“(…) han tramado toda una farsa contra mi esposa y mi familia, diciendo que ella está involucrada en un crimen. ¡Falso! ¡Mentirosos!”, aseguró el candidato el pasado sábado 17 de octubre, a través de un comunicado de prensa.

Sin embargo, Toledo no dio claridad de los hechos que involucraban a Callejas Cárdenas con el crimen del ingeniero William David Carrillo Moncada, ocurrido en Ibagué en 1997.

Las declaraciones de Toledo hacían referencia al recorte de la noticia publicada por EL NUEVO DÍA, el 2 de noviembre de ese mismo año, y que fue filtrado en redes sociales horas después de su pronunciamiento (ver documento).

Esta redacción encontró en la página Judicial de esa época el titular del que se desprende esta historia: “Sicarios hieren a ingeniero. Le disparan a la cabeza; el móvil: los celos, dijo la Policía”.

Los hechos registrados dan cuenta del atentado perpetrado por dos hombres contra Carrillo de 32 años de edad, el viernes 31 de octubre en la calle 43 con carrera Quinta, a las 10:31 de la noche.

El ingeniero se movilizaba en su vehículo, un Honda Civic, color blanco de placas IBR 954, junto con su novia, Marleny Ramírez Mahecha, quienes fueron abordados por los sujetos que se movilizaban en una motocicleta negra Yamaha RX 115 modelo 98, con placas MTS 01.

Los autores materiales del crimen

Según la Policía del Tolima, los autores materiales del asesinato de William David obedecían a las identidades de Luis Carlos Molina Molina y Juan Carlos Valencia Reyes, quienes le propinaron tres tiros en la cabeza y lo dejaron gravemente herido.

El ingeniero Carrillo Moncada fue trasladado de inmediato al hospital Federico Lleras Acosta, y debido a la gravedad de las heridas fue remitido al hospital Militar de Bogotá.

El 3 de noviembre, Carrillo Moncada murió producto de la laceración cerebral causada por los proyectiles del arma con la cual fue herido de muerte, como consta en el acta de defunción emitida por la Notaría Tercera de Bogotá el 4 de noviembre de 1997. (ver documento).

Molina y Valencia, quienes provenían de Cali y Pradera (Valle) respectivamente, emprendieron la huida, escabulléndose por el sector de Boquerón, luego de lo cual fueron capturados por efectivos de la Policía, un kilómetro antes de llegar a Cajamarca.

Como reposa en el archivo del periódico, a los hombres les fue decomisado un revólver marca Under Cover, calibre 38 largo con capacidad de cinco cartuchos, y con el cual dispararon contra la humanidad del ingeniero. La acompañante de Carrillo identificó a los agresores, por lo que se permitió su judicialización.

Los presuntos nexos de Callejas

El comandante de la Policía del Tolima, coronel Guillermo Vélez Botero, señaló “(…) que todo parece indicar que se trata de un sicariato pagado, para eliminar al ingeniero por cortesía de una dama”.

Y añadió, que la investigación orientaba “hacia una señora llamada Leonor Elena Callejas Cárdenas, alias ‘La Chola’, quien sostuvo relaciones con el ingeniero y, al parecer, en la actualidad -es decir, en la época del crimen- sostiene relaciones con otra persona, posiblemente en Cali”, indicó el oficial.

Además, Vélez Botero insistió que con respecto al autor intelectual de este hecho “se tienen pistas sobre un alias y llamadas telefónicas a Cali, que permitirán identificar quién pagó a los sicarios”, como consta en el recorte de periódico.

Por otra parte, las autoridades afirmaron que los asesinos perseguían al ingeniero Carrillo desde Ambalema, lugar donde laboraba y municipio del que Leonor Elena, esposa del candidato Toledo, también es oriunda.

Tras la pista de los sicarios…

EL NUEVO DÍA indagó sobre el caso y tuvo acceso a la sentencia proferida el 18 de diciembre de 1997, en la que se condena a Luis Carlos Molina y Juan Carlos Valencia como autores materiales del asesinato del ingeniero William David Carrillo.

En el fallo la jueza María Luisa B. de González profiere sentencia de 31 años y cuatro meses de prisión, por homicidio agravado y porte ilegal de armas contra los capturados.

Además, en la reconstrucción del hecho advierte que los criminales fueron “obstinados en negar quién o quiénes fueron las personas que de una u otra manera intervinieron en los hechos, pues todo parece que estos solamente eran autores materiales”, señala el fallo.

Resulta curioso para la jueza, que Molina y Valencia “debían rendir cuenta de sus gastos a una persona, conclusión que se saca de los recibos que se le encontraron en su poder de los gastos hechos, pago de hotel, llamadas telefónicas, restaurante, etc.”.

Esta versión coincide con la entregada por el coronel Vélez, en la que inicialmente se dijo que los sujetos llevaban seis días en la ciudad y estaban hospedados en el hotel Cacique, del Centro de Ibagué.

Otra cosa que vale la pena resaltar es que la sentencia fue ratificada por el Tribunal Superior de Ibagué en 1998, y uno de los condenados, Luis Carlos Molina, terminó purgando alrededor de 17 años, por el crimen calificado de “despiadado” por la jueza.

No obstante, el Juzgado Segundo Penal de Buga, otorgó a Molina el beneficio de libertad condicional en agosto 2006. La pena impuesta por el crimen se dio por concluida en 2014.

¿Un caso inconcluso?

Esta redacción no pudo tener acceso a todo el expediente de los involucrados, para conocer las versiones dadas durante el proceso, y de esta manera establecer si en efecto los homicidas declararon o dieron alguna versión, que relacionara al proceso a la actual compañera sentimental del candidato Jhon Ésper Toledo.

De igual manera, se desconoce cuáles son los motivos reales que llevaron al comandante de la Policía del Tolima -en 1997-, coronel Guillermo Vélez, a orientar la investigación hacia Leonor Elena Callejas Cárdenas.

Tampoco es claro por qué la Fiscalía no abrió el proceso para esclarecer la vinculación de esta mujer en el asesinato.

De hecho, en una certificación entregada por la Fiscalía, que difundió Toledo por medio de redes sociales y whatsapp, Leonor Elena no registra antecedente o anotación por el ente investigador.

La versión del emisario de Toledo

EL NUEVO DÍA dialogó con el abogado Gustavo Osorio, emisario de Toledo y su esposa, para referirse a los sucesos que ciernen un manto de duda sobre el pasado de quien aspira a ser la primera gestora del Municipio. Osorio no descartó que se tratara de un homónimo, pero tampoco que Callejas no sea la persona a quien hizo referencia el coronel Guillermo Vélez en su declaración a medios.

“Lo que estamos pidiendo -a la Fiscalía- es que se aclare si, en ese entonces, se estaba refiriendo a la misma persona que hoy es la esposa de Jhon Ésper Toledo, (…) homónimo u otra persona o una equivocación de las autoridades de ese entonces”, explicó el abogado Osorio.

Asimismo, aludió a que para 1997 Leonor Elena era menor de edad y que desconocía si tenía alguna relación con Carrillo Moncada.

Además, aseguró que “para esa época ella no se conocía con Toledo”, lo que llevaría a pensar que la señora Callejas sostenía una relación con Leonel José Cruz Vital, el padre de sus hijos.

Cruz Vital resulta ser un personaje enigmático en la vida de Callejas Cárdenas, no sólo por su muerte, de la que no se ha podido conocer las causas ni su pasado. Pero todo apuntaría a que sostenían una relación en Cali.

En un rastreo con las bases de datos de la Rama Judicial, se estableció que para 2006, mismo año en el que la Registraduría emitió resolución de muerte de Cruz Vital, su compañera instauró un proceso para reconocimiento de la unión marital de hecho, posiblemente para el traslado de bienes dejados por el padre de sus hijos.

Curiosamente Callejas no registra propiedad a su nombre en el país, tal y como lo establece el certificado de la Superintendencia de Notariado y Registro. Como tampoco que el señor Cruz Vital hubiese tenido inmuebles a su nombre. Por el contrario, resaltó el hecho de que Leonel José tenga un homónimo, contrario a Leonor Elena Callejas Cárdenas.

Otro dato, que aumenta los interrogantes, es que el propio candidato Toledo afirmó sostener una relación con Leonor Elena desde hace más de 15 años.

“Es una persecución contra la campaña”

Sobre las declaraciones de Osorio surgen nuevas dudas porque, de manera contradictoria, manifestó que su solicitud a la Fiscalía no va encaminada a establecer si Callejas y Carrillo se conocían para la época de los hechos, “porque eso resulta irrelevante”, sostuvo.

“Lo que estamos buscando es que se sepa quién financia esos ataques consuetudinarios contra el buen nombre de Toledo y su familia. Se está sacando una noticia pasada que nada tiene que ver con la actualidad”, añadió el abogado.

Y señaló que “se viene sucediendo una persecución continua de algún portal o un medio masivo de comunicación contra la campaña de Jhon Ésper Toledo, tratando de afectar su imagen”.

Otros interrogantes entorno a Leonor Elena Callejas

Un último episodio que rodea la vida de Leonor Elena es la muerte el pasado mes de mayo, de su pariente Carlos Orlando Callejas Sánchez, ultimado por desconocidos y que a la fecha la Fiscalía intenta establecer sus identidades.

Carlos Orlando, de 58 años, era piloto comercial y líder político en Ambalema. En el momento del asedio se encontraba ubicado en la cocina del Hotel Real, aparentemente de su propiedad, donde fue muerto de un tiro en la cabeza. Las autoridades aún no logran clarificar los móviles del crimen y se manejan algunas hipótesis.

Según datos de la Superintendencia de Notariado y Registro al exconcejal ambalemuno le figuran tres propiedades en esta municipalidad y una más en Alvarado.

Por otra parte, el único proceso que le aparece registrado en la Fiscalía, es una demanda por alimentos en 2012 que reposa en la seccional de Lérida y, una denuncia formulada por robo, ocurrido en los parqueaderos del almacén Makro.

Tras la pista del pasado de Toledo

Al igual que su compañera sentimental, Leonor Elena Callejas, el aspirante a la Alcaldía de Ibagué, Jhon Ésper Toledo ha tenido un pasado sigiloso y casi que inescrutable.

Algunos registros dan cuentan el haber nacido en Gigante (Huila), ignorando quiénes son sus padres, familiares, tíos y abuelos.

De la misma forma, haber salido de este municipio en 1993 con destino a Popayán donde fundó su primer negocio Variedades Columbus.

Para los años de (1993-1995) se estableció en Cali, creando la Distribuidora Riquezas y Éxitos, cuya actividad era el comercio al pormenor de calzado como registra el Registro Único Mercantil (Rue).

Posteriormente, en su periplo a Ibagué, creó la casa de empeño Tío Rico (2002 - 2005) la cual tuvo abiertas las puertas al público mientras fungía como concejal (2001- 2003), al heredar la curul de Rodrigo Páez, esposo de Carmen Sofía Bonilla, quien fue designada para la fecha como Directora de Cortolima.

Como lo advirtió el abogado Iván Ramírez, Toledo “cobraba el exorbitante 10 por ciento de interés a los necesitados que debían empeñar sus bienes por míseros pesos”.

El actual candidato a la Alcaldía decidió aspirar al Concejo para el periodo (2004-2007) quedando electo con las toldas rojas.

Pero en el 2001 se le aperturó un proceso por el delito de fraude procesal por el que fue condenado en primera instancia a 24 meses de prisión en el 2005. No obstante, el fallo fue apelado y revocado.

Para la fecha, el aspirante fungía como representante legal de la empresa Unión del Círculo del 8 & Co, que administraba bienes inmuebles.

Sin embargo, tres años después rumores daban cuenta de que el agiotista y político, empresario Toledo era propietario del restaurante - bar El Ocho Club.

No fueron solo rumores

EL NUEVO DÍA logró verificar que el establecimiento ubicado Kilómetro 3 Vía Bogotá y que fue registrado en 2008 como Restaurante - Bar, La Gran Frijolada & y Palmaviche pertenecía a Leonor Elena Callejas Cárdenas como consta en el Rue . Ese mismo año, la esposa de Toledo canceló la matrícula y la razón social cambió al nombre La Frijolada - Ocho Club.

En su columna de opinión, el pasado 2 de febrero de 2014 titulada ‘La falsa vida nocturna de Ibagué’, el periodista Alexánder Correa Carvajal al cuestionar quiénes eran los propietarios de El Ocho Club, relató como “por allí se veía gerenciando a Jhon Ésper Toledo, hoy secretario de la Alcaldía de Luis H.

“En una oportunidad que tuve de ingresar a la parte posterior del local, quedé con la boca abierta al observar una costosa colección de autos clásicos que eran mantenidos allí”, refirió Correa.

Una vida de lujos

Además, de la vertiginosa y ascendente carrera como empresario y político del candidato Toledo, no deja de llamar la atención los onerosos viajes a Europa de Paula Cruz Callejas, hija de Leonor y Cruz Vital, a diversos países y ciudades como Francia, Ámsterdam, Italia, España, entre otros, como lo registró la revista Cambio In, basándose en fotografías que la joven universitaria publica de sus vacaciones por el antiguo continente en su perfil de Facebook.

Además, que esta enigmática pareja vive en Filadelfia, uno de los sectores más exclusivos de Ibagué y cuya casa fue diseñada y construida a criterio del político.

Estas y más razones, no dejan de generar brumas sobre el pasado que rodea a Toledo y Callejas, y los negocios de los cuales financian su cómodo estilo de vida, pues como certifica el RUES a Toledo y Callejas no le registran empresas nuevas, además, de inmuebles, y se desconoce si las mismas están a nombre de terceros. 

Dato

El Hotel donde fue asesinado Orlando Callejas, se convirtió en la sede de campaña de la candidata a la Alcaldía de Ambalema, Adelaida Chacón Orjuela, esposa del narcotraficante Juan Carlos Dávila Bonilla, alias 'El Gordo', capturado en 2013 y enlace de la mafia siciliana 'La Cosa Nostra'. La familia Callejas respalda la candidatura de Chacón. 

Publicada por
EDICIÓN ESPECIAL