Minambiente: “Ecopetrol subestimó la emergencia y la reportó tarde”

COLPRENSA - EL NUEVO DÍA
El ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, en entrevista con COLPRENSA, habla sobre la emergencia por el derrame de crudo, las medidas tomadas para mitigar el impacto ambiental y las investigaciones del caso.

Hace casi un mes, el pozo 158 del campo La Lizama, operado por la empresa estatal Ecopetrol, comenzó a derramar petróleo generando una emergencia ambiental en el municipio de Barrancabermeja, Santander, al afectar ríos, animales y cultivos de esta zona del Magdalena Medio.

En entrevista, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo, habla sobre la emergencia por el afloramiento de crudo, las medidas tomadas para mitigar el impacto ambiental, además de las investigaciones y las sanciones que se aplicarán frente a este caso.

Para el funcionario, el derrame de petróleo, que se extendió por 24 kilómetros, desde la quebrada Lizama hasta caño Muerto, no fue reportado a tiempo generando una mayor magnitud.

- ¿Qué ha encontrado en su visita a la zona?

Desde que me enteré he hecho presencia y ahora nuestra prioridad es superar la etapa de emergencia, hacer la limpieza y descontaminación así como compensar a las familias pescadoras afectadas. Hay una gran afectación en lo que tiene que ver con fauna, hemos desplegado varios equipos de rescate y protección con distintas organizaciones para mitigar la emergencia.

Diariamente tenemos consejos y supervisamos el pozo para que este no genere alguna otra emergencia, también hemos delimitado la mancha de crudo que es de 24 kilómetros. Eso toma toda la quebrada Lizama, que son aproximadamente 10 kilómetros, y todo el caño Muerto, que sería el resto para completar, y continuamos en la evaluación.

- ¿Cuál es el impacto ambiental de la situación?

Hay un impacto ambiental enorme, porque tanto la quebrada Lizama como caño Muerto, que va hacia el río Sogamoso, están totalmente cubiertos en su cauce de este crudo. Se han perdido cerca de 2.500 especies de fauna y se han rescatado aproximadamente unas 1.500, por lo que estamos hablando de 4.000 especies afectadas.

También hemos descubierto que en la zona, si bien era terreno deforestado, las fincas ganaderas y de cultivos también han afectado al ecosistema. Además, este era prácticamente el único corredor de la zona, la pequeña rivera del caño y de la quebrada, que utilizaban los peces para moverse. La zona era siembra de Bocachicos nativos que se movían por el río, por lo que el recurso hídrico se ha visto enormemente afectado.

Así que ahora estamos valorando el total del daño ambiental. Una vez se haga, se iniciarán los procesos de descontaminación, recuperación y restauración en compañía del Instituto Humboldt con la universidad UniPaz de la región.

- ¿Cuánto tiempo tomará restaurar el ecosistema?

Hay que ir por fases y hacerle mucho seguimiento, pero la restauración de cualquier ecosistema tarda años, es lamentable esta situación.

- Y esa recuperación es total...

No, pero lo que queremos es que quede lo mejor posible, porque también hay que ser muy claros con las afectaciones de la zona. Pero tenemos a los mejores expertos del país en ese proceso y también hay un compromiso total de Ecopetrol en asumir la responsabilidad de lo que sucedió y en restaurar esos ecosistemas.

- En ese sentido ¿cómo van las investigaciones hacia Ecopetrol?

En las investigaciones hay varias líneas. Una de ellas es la de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), quien impuso un pliego de cargos a Ecopetrol. Por otra parte, se está mirando por qué la petrolera no actualizó el plan de contingencia. Así mismo, la respuesta tardía al parecer por subestimación del evento y las causas que llevaron a este hecho, que en la historia de Colombia no se había presentado.

Adicionalmente, la Anla ha pedido, por instrucciones nuestras, que se presente un informe muy detallado de los pozos en Lizama y en los campos aledaños que estén abandonados o inactivos para evitar que esto pueda repetirse. En ese sentido, para tener mayor transparencia y rigor en la investigación, he pedido el acompañamiento por parte de la Procuraduría y la Fiscalía, de igual forma vamos a solicitarlo a la Contraloría.

- ¿Qué sanciones se le podrían aplicar a la petrolera?

En caso de encontrarse que la petrolera es absolutamente responsable, como todo indica que sí, esta se expone a unas sanciones de multas entre 7 mil millones y 41 mil millones de pesos. Así mismo, si se comprueba su responsabilidad en actividades que no estaban previstas en la licencia, se puede llegar al cierre del campo, pero eso lo determinará la investigación.

Yo quiero resaltar que esta situación es compleja porque hay muchos aspectos técnicos involucrados, por lo que Anla se va a tardar entre tres y cinco meses en tener los resultados y decisiones definitivas en este proceso, pero todo está siendo controlado.

- ¿Hubo demora en el plan de contingencia de la empresa?

Sí, la Anla ya ha formulado cargos diciendo que prácticamente Ecopetrol subestimó el evento reportándolo tarde como algo menor y eso llevó a que se presentaran demoras en la respuesta dando como resultado que todo el sistema se impactara gravemente y más aún al manifestarse que el plan de contingencia no estaba actualizado.

- Ciertas autoridades están en alerta ante la posibilidad de que el crudo llegue al río Magdalena. ¿Persiste el riesgo?

No, ya no persiste ese riesgo porque en el Magdalena se instalaron barreras de contingencia. Yo mismo he estado supervisando y allí hay 17 puntos de control, varios de ellos en la desembocadura del Sogamoso. Además, contamos con toda la infraestructura para actuar si se llegase a presentar algún indicio.

Así mismo, se están haciendo monitoreos permanentes por parte de Ecopetrol y Cormagdalena. Sin embargo, también hemos pedido a la empresa que se instale un puesto de control con barreras adicionales sobre la margen izquierda del río Sogamoso en la desembocadura de caño Muerto para mayor tranquilidad.

Otra cosa que estamos teniendo en cuenta es que el Ideam en su pronóstico ha reportado lluvias y queremos curarnos de que eso aumente el caudal de caño Muerto generando filtraciones de crudo.

- ¿Cómo se está controlando a las petroleras privadas?

Las empresas privadas y públicas están sujetas a las mismas regulaciones, es por eso que decidimos revisar todos los pozos y empresas en el país y donde haya alguna preocupación, así sea mínima, por parte de la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) o de la Anla, se tomarán medidas.

Un ejemplo de ello es que la Anla ha pedido que se le envíe a la ANH, que es la competente en este caso, el informe de todos estos pozos y hace énfasis en 12 pozos más allá del Lizama 158.

- Desde que se presentó la emergencia hay rumores de que ha habido Fracking...

No, en Colombia no se hace fracking desde hace cuatro años, no se han dado licencias de exploración y aquí no se ha autorizado eso. Hasta el momento es un tema que se está revisando y se están trabajando planes de alistamiento, pero será más adelante que el Gobierno llegue a una decisión sobre ello.

- ¿El país estaba preparado para una situación así?

Yo creo que Ecopetrol y el país sí estaba preparado, pero lo que sucedió fue que se le restó importancia al evento porque es la primera vez que sucede que un pozo inactivo presente semejante aumento de presión. Por eso hay que ir hasta el fondo del asunto, entender lo que pasó y saber la verdad y tomar medidas para que esto no vuelva a ocurrir.

- Pero se reportaron otros afloramientos de crudo...

Sí, pero eso hace parte de la misma aérea de incidencia que comprende 250 metros de diámetro que están controlados y que no impacta los cuerpos hídricos. La emergencia está bajo control, pero la amenaza se eliminará totalmente una vez Ecopetrol importe los equipos de Estados Unidos para reparar el pozo y sellarlo.

- Hay versiones de que hay afloramientos de petróleo en otros departamentos. ¿Qué sabe al respecto?

Se van a entrar a revisar todos los pozos, la Anla va a hacer un análisis de esto. No hay que desestimar nada, pero tampoco hay que alertar de más con fotos o eventos que no corresponden a la situación de aquí, entonces hay que hacerle seguimiento y estar atentos a cualquier situación de estas en el país.

- ¿Qué decirle a la gente que señala que el Gobierno no se ha pronunciado?

Nosotros hemos estado en contacto permanente con el presidente, yo he seguido sus instrucciones, lo he mantenido informado y él ha dado recomendaciones.

La gente debe saber que los asuntos ambientales son de la mayor importancia para el presidente, inclusive a nosotros nos genera cierta frustración al ver que se está olvidando que esta cartera ha triplicado el área protegida del país así como el patrimonio natural. Hemos doblado el número de humedales Ramsar en el país. Recordemos que antes de que se volviera a instalar el Ministerio de Ambiente no había páramos delimitados y hoy hay 30. Eso genera mucha frustración, pero seguiremos dando lo mejor de nosotros para los ecosistemas.

- ¿Qué medidas se aplicarán para que esto no se vuelva a presentar?

Varias, la primera es el precedente de que aquí se tiene que conocer la verdad e ir hasta el fondo de esto; segundo, lo que la Anla está haciendo en este campo y en los vecinos de revisar todos los pozos, pero esto lleva varias fases que no permitan que esto se vuelva a repetir.

- ¿Cuáles son las lecciones que deja el evento?

Que no se puede subestimar nada. El país y la industria tienen que asumir cualquiera de estos eventos pensando en los escenarios más extremos para así mismo actuar de forma rápida y no en último momento.

 

Crisis ambiental por petróleo derramado en la Lizama se

superaría en agosto

La crisis ambiental que se vive el sector de la Lizama por el derrame de petróleo del pozo 158, fue ampliamente debatida esta martes en la Comisión Quinta del Senado, donde se informó que pese a que ya se inició el sellamiento, tan sólo hasta después de mitad de año se superaría el problema.

El debate de control político que tuvo su primera sesión este martes, y se espera siga mañana, fue citado por el senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo, quien aseguró que este afloramiento de crudo visto en la Lizama es el más grande que nunca se había visto en el país.

Robledo aseguró que debe ser la estatal petrolera la que responda por los daños ocasionados y llamó la atención sobre la hipótesis que influyó un aumento de presión, para lo que pidió establecer causas y responsabilidades, y garantizar el bienestar de las comunidades.

Como tercera conclusión, según el senador del Polo, no se debe manipular toda esta crisis para llevar el tema para privatizar a Ecopetrol.

La senadora del Partido Mira, Gloria Estela Díaz, dice que en la investigación de lo que pasó se deja claro hasta dónde llegó la responsabilidad de entidades como el Ministerio de Ambiente, la Corporación Autónoma Regional (CAR), la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, entre otros.

La senadora del Partido de la U, Maritza Martínez, insistió en que desde Ecopetrol no se procedió de forma correcta para poder enfrentar esta situación, y consideró que la demorada reacción de la ANLA se debió por error de la petrolera.

El presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, manifestó que “estamos comprometidos en solucionar esta emergencia, nos responsabilizamos en el cierre definitivo del pozo, la compensación y acompañamiento a las comunidades”.

Bayón sostuvo, en varias ocasiones, que “se debe abandonar técnicamente el pozo para evitar que haya comunicación con la superficie”.

Informó, además, que con la llegada de una ayuda técnica de una maquinaria que viene desde los Estados Unidos, se va iniciar todo el proceso de sellamiento formal, pero indicó que toda la situación tan sólo se estaría superando entre julio y agosto.

El directivo de la compañía dijo que pese a la fuerte lluvia que hubo durante la madrugada de este martes, no se desplazaron algunas barreras puestas en el lugar del derramamiento, es decir que el petróleo no se volvió a verter sobre el agua.

BOGOTÁ, COLPRENSA

Comentarios