La suerte del Tolima, en manos de las maquinarias electorales

SUMINISTRADA – EL NUEVO DÍA
Entre nuevos acuerdos, otros que se ratifican y unos que se rompen, las fuerzas políticas del Tolima se han reacomodado para enfrentar las elecciones regionales de octubre. Como suele ocurrir, hay alianzas que todavía se están cocinando y otras que podrían desbaratarse.

Entre los jefes de los partidos a nivel nacional, solo uno ha seguido de cerca los procesos políticos locales: Álvaro Uribe, quien ha visitado el Tolima en varias ocasiones. Entre tanto, César Gaviria, Germán Vargas, Gustavo Petro y Sergio Fajardo han permanecido distantes.

Para el caso de la Gobernación, la mayoría de partidos ya están ‘jugados’ en cuatro candidatos. Uno de ellos es el conservador Ricardo Orozco, el alfil del grupo político del gobernador Óscar Barreto. Su temprana definición como aspirante le permitió foguearse en solitario en la época preelectoral y aglutinar algunos apoyos personales.

De la entraña del ‘barretismo’, la primera fuerza conservadora del Tolima, Orozco consiguió inicialmente el respaldo unificado de su partido, incluyendo a la facción ‘azul’ que lidera el representante José Élver Hernández. Luego vinieron los apoyos de los partidos de la U, hoy al mando del representante Jaime Armando Yepes; el Mira y la ASI.

Su rival histórico, el partido Liberal, bajo la jefatura del exsenador Mauricio Jaramillo, no sacó un candidato propio, sino que coavaló la aspiración de Rosmery Martínez, tres veces representante y una vez senadora por Cambio Radical. Es una alianza de vieja data que para estas elecciones se ratificó, pero sin el liberalismo a la cabeza.

En el camino a sellar esta alianza surgió una sorpresa. Para definir el aval, Cambio Radical decidió sorpresivamente someter a Martínez a una encuesta junto a Orozco. La decisión, según versiones, tenía que ver con el compromiso de Vargas Lleras de respaldar al candidato conservador en contraprestación al apoyo que Barreto le brindó en su campaña presidencial en 2018. Al final, el aval fue para la exsenadora.

El Centro Democrático, por su parte, aunque llegó a explorar la posibilidad de un acuerdo con el partido Liberal, decidió presentar a un candidato único: Mauricio Pinto, político de origen conservador y pasado ‘barretista’ que se quedó con el aval, luego de un largo y engorroso proceso de selección en el que también participó el exrepresentante Carlos Edward Osorio, quien renunció a la U, para engrosar las filas del ‘uribismo’.

Pero la posibilidad de una alianza no está del todo descartada. Por lo menos así lo dijo el exsenador de la U, Carlos García Orjuela. Cercano al expresidente Uribe, hace un par de semanas se comprometió públicamente a llevar al Centro Democrático a la candidatura de Martínez.

Aunque parezcan incompatibles, a los dos partidos los une una cosa: su animadversión por el gobernador Óscar Barreto.

Por un lado, el ‘uribismo’ no le perdona al mandatario su ‘ingratitud’ pos-electoral y el apoyo al proceso de paz liderado por el entonces presidente Santos, y, por el otro, el liberalismo tiene en el Gobernador a su mayor rival y contradictor político.

En los últimos días, el Gobernador ha tenido generosas expresiones de gratitud hacía el presidente Iván Duque. Para algunos, los guiños tienen un propósito exclusivamente electoral.

Finalmente, avalado por el partido Alianza Verde está el diputado Jorge Enrique Palomino, quien, a través de la llamada ‘Coalición Tolima Mejor’, también cuenta con el respaldo del Polo Democrático y del movimiento Compromiso Ciudadano, liderado por Sergio Fajardo. Se podría decir que el espíritu de la Coalición Colombia de 2018 está encarnado en él.

 

El ramillete a la Alcaldía

Para estas elecciones hubo una proliferación de candidatos a la Alcaldía de Ibagué y varios de los partidos tradicionales jugarán con candidatos propios. En total, se inscribieron nueve personas, algunos son políticos de carrera y otros debutan electoralmente. Las alianzas aún están por verse.

El candidato oficialista es el ingeniero José Alberto Girón, exgerente del Empresa Ibaguereña de Acueducto y Alcantarillado, quien es avalado por los partidos indígenas Mais y Aico. En esta campaña es visto como el heredero del alcalde Guillermo Alfonso Jaramillo.

La denominada Convergencia Alternativa, una alianza de partidos y movimientos de centro e izquierda entre los que están el Polo, la Alianza Verde, Colombia Humana y la Unión Patriótica será representada por Hugo Ernesto Zárrate, un veterano político que también trabajó en la actual Alcaldía.

La candidatura que más avales reunió es la de José Barreto, primo del gobernador y hermano del senador Miguel Barreto. Aunque trabajó en las aspiraciones de su familia y estuvo con el representante del ‘uribismo’ Ricardo Ferro, José presentó su candidatura por el movimiento Firme por Ibagué, lo cual le permitió hacer campaña de forma anticipada durante la recolección de firmas, las cuales, en buena parte, fueron anuladas. Después fue avalado por la U y Mira.

En el listado también está el exrector universitario Leonidas López, del Centro Democrático. Su aspiración goza del completo agrado del expresidente Uribe y, hasta ahora, ha recibido la adhesión del PRE.

El partido Liberal está representado por el exconcejal Camilo Delgado, mientras que el Conservador tiene al ingeniero Andrés Fabián Hurtado, miembro del equipo político del gobernador Óscar Barreto.

Otro aspirante que prefirió desmarcarse de los partidos tradicionales fue el exrepresentante conservador Alfredo Bocanegra. Para esta nueva apuesta electoral será avalado por Colombia Renaciente. Además, debido a cercanía con Vargas Lleras, se quedó con el apoyo de Cambio Radical, que también buscaba el diputado Álvaro Ramírez.

Dos partidos debutantes, la Alianza Democrática Afrocolombiana (ADA) y Colombia Justa Libres, respaldan las aspiraciones del empresario radial Rubén Darío Correa y la odontóloga Diana Gaitán, respectivamente.

ESPECIAL DE COLPRENSA

Comentarios