El hambre campea por entre las ayudas de la Alcaldía

Los trapos rojos en las ventanas significan que los habitantes de esas casas no tiene qué comer.
Crédito: JORGE CUÉLLAR - EL NUEVO DÍA
Muchas personas que no se encuentran dentro de la caracterización realizada por la Alcaldía para recibir las ayudas están pasando necesidades. Habitantes de calle sin albergues y personas no censadas los casos más críticos.
PUBLICIDAD

Las ayudas para los ibaguereños más necesitados, que la Alcaldía de Ibagué llamó Kits por la Vida, no solo han tenido cuestionamientos por unos aparentes sobrecostos, sino también sobre la forma en que han sido distribuidas.

Según afirmó la administración municipal, la base de datos utilizada para la caracterización de los Kits por la Vida consta de cinco fuentes.

La primera, a través de la página web que dispuso la Alcaldía, y en la cual se han inscrito, hasta el momento, 16 mil personas. La segunda es la realizada en la ciudad, casa por casa, en la que se han identificado 65 mil personas.

La tercera, y en donde más personas se han encontrado, es mediante los inscritos en el régimen subsidiado, entre los cuales hay 185 mil personas. La cuarta es el correo electrónico coronavirus@ibagué.gov.co, en donde se han recibido aproximadamente 30 mil solicitudes.

Y la quinta es la base de datos propia de la Secretaría de Desarrollo Social Comunitario, con aproximadamente 38 mil personas.

 

Los no incluidos

El alcalde Andrés Fabián Hurtado aseguró que si se sumaran todas las personas que están en las bases de datos serían unas 300 mil personas las que necesitan los kits nutricionales. Según el último anuncio, se han entregado más de 11 mil kits hasta el momento.

“Estas bases de datos fueron construidas en territorio, yendo casa a casa en estratos 1 y 2. Primero estuvo enfocado en población vulnerable: víctimas, madres, niños por fuera del Plan de Alimentación Escolar, de los adultos mayores”, aseguró Hurtado.

Sin embargo, muchas personas han afirmado que no han sido incluidos en esos nuevos censos. Cada día que pasa es más común ver trapos rojos en las ventanas de las casas, con lo cual se avisa que adentro no hay comida.

“En los barrios Galán, Galarza o Santofimio muchas personas nos han dicho que no los han visitado para las ayudas que anunció la Alcaldía. Hay abuelos que no tienen el subsidio de la tercera edad, madres con sus bebés que no fueron censadas para el subsidio de Familias en Acción. Ellos no tienen cómo inscribirse en la página o en el correo ese y tampoco los han llamado. Hoy no tienen qué comer”, aseguró Aceneth Cifuentes, líder comunitaria de la comuna Ocho de Ibagué.

“También he sido testigo de personas que no necesitan y les llega la ayuda. Tienen hijos son sargentos, abogados, profesionales. Tienen casas propias. Mientras hay personas que no tienen qué comer y no pueden ni salir de la casa para pedir ayuda. La única esperanza es que vayan a sus casas y les pregunten si tienen para comer”, agregó.

“Acá en mi barrio pasan por las casas más visibles y a las casas más pobres no entran. Yo digo: en esta situación los invisibles son más invisibles. Toda la relación se basa en los presidentes de junta de acción comunal. Nosotros nos inscribimos hace dos semanas, pero hasta el momento no nos ha llegado nada”, finalizó.

c

 

Habitantes de calle

Si bien algunas de las personas habitantes de calle están censadas por parte de la Secretaría de Desarrollo Social Comunitario, las ayudas para ellos deben ser diferentes. Por ejemplo, los productos que necesitan ser cocinados no les sirve porque en su mayoría no tienen dónde hacerlo.

Las ayudas para esta población deberían materializarse en albergues, en los cuales además puedan encontrar un refugio y evitar un posible contagio.

Hasta el momento la Alcaldía no ha instalado ninguno para esta población en la ciudad.

Al ser consultada sobre este tema Melissa Camelo, directora de Etnias y Población Vulnerable, no dio respuesta.

Los habitantes de calle no tienen albergues para refugiarse.

 

Dato

El 3% de la población de Ibagué, es decir 16.400 personas, se encuentran en la pobreza extrema. El 18.1%, 97.939 habitantes, están en condición de pobreza.

Habitantes de algunos barrios dicen que no han pasado a censarlos.

 

EL NUEVO DÍA

Comentarios