Las ‘tierras del olvido’ en Colombia en la emergencia del Covid - 19

Buenaventura, el principal puerto del pacífico colombiano.
Crédito: EL COLOMBIANO / EL NUEVO DÍA
Aunque no tienen por el momento un alto número de contagiados Tumaco, Buenaventura, Quibdó y Leticia son ya motivo de preocupación por la escasa infraestructura de salud con la que cuenta. Esta es la situación que viven estas cuatro poblaciones.
PUBLICIDAD

Aunque por el momento el mayor número de contagiados con coronavirus en Colombia está en las principales ciudades del país, la situación de municipios que cuentan con una escasa infraestructura en materia de salud despierta desde ya preocupación.

En municipios como Tumaco, Buenaventura, Quibdó y Leticia, puede que el número de personas diagnosticadas con la enfermedad sea relativamente bajo, pero la falta de pruebas diagnósticas, las pobres medidas de protección con que cuentan los profesionales de la salud y la casi inexistencia de unidades de cuidados intensivos, hace temer que con muy pocos casos sea suficiente para hacer colapsar el frágil sistema de salud de estos lugares.

Lugares que por años han soportado el olvido estatal y que ahora corren el riesgo de volverse en tierras olvidadas en la atención del coronavirus.

 

Leticia: “No teníamos un protocolo de lavado de manos”

De acuerdo con cifras de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (Achc), el departamento del Amazonas cuenta con 167 camas hospitalarias en todo el departamento y no tiene camas para cuidados intensivos. Tras conocerse los primeros casos de Covid-19 en la región (hasta el viernes se habían registrado 14 casos), el personal médico del Hospital San Rafael presentó una renuncia masiva el pasado 20 de abril.

Rosmery Lozano es enfermera del área de Ginecología y Pediatría en Leticia y siente preocupación por la situación que pasa ella y los demás profesionales de la salud del lugar y pide que se atienda la emergencia en el Amazonas, otra de las regiones olvidadas de Colombia. Teme por la incertidumbre de su situación y la de sus compañeros, teniendo en cuenta que está en estado de embarazo.

“El panorama, lamentablemente, ha sido bastante precario, teniendo en cuenta que el hospital sobrepasó su capacidad como único centro de atención departamental que se tiene desde hace muchos años. Antes de esta situación, las camas no eran suficientes, hacían falta camas en áreas de pediatría y urgencias. A esto sumemos el hecho de que hay picos en algunas épocas del año por otras enfermedades como dengue e IRA (Infección Respiratoria Aguda), y que en el hospital solo hay 4 camas UCI para adultos, 2 pediátricos y 1 neonatal”, agregó.

Pese a los esfuerzos de la nueva administración para atender la emergencia derivada del Covid-19, ha sido difícil con una infraestructura física y de talento humano insuficiente para las necesidades de médicos y pacientes, pues la planta con la que se cuenta es muy antigua.

“Lo que se ha hecho es dividir la clínica entre la zona asistencial entre enfermedades con mayor prevalencia y las áreas de Covid. También se han habilitado otros dos ventiladores para adultos. Por el momento ha habido dos muertes bajo investigación, sin embargo no se ha encontrado por el momento que hayan tenido registro de coronavirus. En la unidad de Covid-19 hay un adulto y tres personas están en espera de resultados”, afirmó Lozano.

Asimismo, la profesional de la salud resaltó que antes de la pandemia no había protocolos de cuidados del personal médico, entre ellos el cuidado de manos y que a nivel salarial les quedaban debiendo hasta tres meses de pagos por sus servicios. Sin embargo, con la nueva administración han podido tener sus pagos a tiempo. Aún así, hay temor sobre lo que puede ocurrir en medio de esta contingencia.

“En la anterior administración del Hospital, no teníamos acceso ni siquiera a guantes en nuestros turnos en urgencias. Nunca se contó con un lugar adecuado para un correcto lavado de manos, no teníamos adherencia a los protocolos porque no los teníamos actualizados, no teníamos jabón para este ejercicio. Poco a poco hemos logrado tener acceso a estos insumos, pero aún falta mucho por hacer. No sabemos a ciencia cierta qué está pasando en términos administrativos, no obstante, hemos peleado porque muchos no tienen garantías para ejercer su trabajo”, relató.

g

 

Buenaventura: zona portuaria en riesgo por el Covid-19

Buenaventura es una de las zonas portuarias más importantes de Colombia. Sin embargo, es otra de las zonas del país que no cuenta con infraestructura suficiente para atender la emergencia sanitaria por la pandemia. Humberto Hurtado, concejal del Distrito Especial, afirmó que se han presentado dificultades en el Hospital Santa Sofía, debido a que gran parte de las personas contagiadas han sido detectadas en este centro hospitalario. Hasta la fecha, se han detectado 17 casos y se han realizado 141 pruebas.

“Aunque se haya hecho una labor de desinfección en el hospital, hay mucha preocupación de los pacientes y personal médico. Esto hace que la clínica, por las mismas dificultades que existen, se colapsa el servicio al tener gran parte de los pacientes. Por otra parte, el hospital de segundo nivel ha sido desatendido en gran parte por el Gobierno Nacional y el ministerio de Salud a pesar de las acciones que se han realizado para solucionar la contingencia”, enfatizó.

En 2017, Buenaventura había llevado a cabo un paro cívico para que se diera solución a los problemas del sistema de salud. No obstante, las soluciones tardan en llegar y los ciudadanos sienten temor por un contagio masivo de esta enfermedad.

“Entre los acuerdos del paro estuvo la creación de la UCI, para eso se tenía un rubro por 25.000 millones de pesos, cuestión que hasta la fecha no ha sido cumplida por el Gobierno Nacional, en este caso, por el ministerio de Salud. La semana pasada, el ministerio planteó la implementación de 58 camas UCI al Hospital Distrital de Buenaventura, eso es lo que llevamos hasta el momento”, resaltó.

El concejal afirmó que muchas partes del país están en una situación compleja, pero en Buenaventura es más notorio. Si bien hay cosas que debe solucionar el personal de salud, hay otras que se han podido suplir paulatinamente como la entrega de insumos a estos profesionales.

“Con respecto a las camas hospitalarias, se calcula que hay cerca de 70 a 90, entre públicas y privadas, aproximadamente. Por el momento, se está habilitando el cuarto piso del Hospital Distrital para atención hospitalaria general”, manifestó.

 

Quibdó: a la espera de Unidades de Cuidado Intensivo

El pasado 18 de abril, la corporación Manos Visibles dio a conocer que el Hospital San Francisco de Asís en Quibdó estaba colapsado y que se requerían 2000 pruebas rápidas de Covid-19 para el personal médico del departamento. Los profesionales de la salud y líderes sociales manifiestaron su preocupación por lo que viene para la salud del pacífico colombiano, en especialmente en el departamento del Chocó.

Diego Lucumí, médico y profesor de la escuela de gobierno Alberto Lleras Camargo de la Universidad de los Andes, señaló que es necesario garantizar desde el gobierno departamental y nacional que se cuente de manera urgente con el hospital local Ismael Roldán Valencia de la misma ciudad como alternativa, para lo cual se deben garantizar equipos de protección personal para el personal de salud y la dotación adecuada y oportuna de este centro hospitalario y que se agilice la realización y lectura de las pruebas de Covid-19 para quien lo requiera.

“Además se debe coordinar con la red privada la continuidad de la atención tanto para las personas con síntomas respiratorios que lo requieran como para las personas con otras condiciones que requieren atención médica y deben fortalecer las acciones de vigilancia en salud pública, incluyendo el seguimiento de casos confirmados y sospechosos igual que la realización de pruebas a la población general”, resaltó el médico.

Carlos Humberto Libreros, médico especialista del Hospital San Francisco de Asís, señaló que el hospital tiene muy poca capacidad para responder ante la emergencia pese a los esfuerzos realizados.

“La capacidad en cuanto a laboratorios y capacidad operativa es muy débil, debido a que el efectivo no llega a los hospitales. En estos días se ha visto la llegada de dotaciones de protección personal, dados los casos que se dieron desde la semana anterior”, manifestó.

El profesional de la salud relató que se tuvo que disponer de la sala de cirugía y ortopedia para atender a los pacientes y se tuvo que cancelar las cirugías selectivas debido a que los accidentes y riñas han disminuido por la cuarentena. No obstante, hay un detalle de gravedad y es que en el centro asistencial no hay camas UCI.

f

“Hay una promesa del Gobierno Nacional de suministrar camas y ventiladores. Hasta el momento no hay una comunicación oficial sobre cuántos se suministrarán. Según los rumores, serían cerca de 40 a 80 ventiladores y 100 camas. Esperamos que se pueda dar esta dotación y los elementos necesarios para el funcionamiento de la Unidad de Cuidados Intensivos”, indicó.

Por su parte, Camilo Prieto, médico cirujano y director científico de Nexus Group IPS, afirmó que “cuando se presentó el primer caso de coronavirus en Chocó, el paciente tuvo la consulta médica, se le diagnosticó neumonía, lo remitieron a otra ciudad y de ahí lo volvieron a remitir diciendo lo mismo, mas no se le detecta el Covid-19. Cuando el paciente volvió a la clínica, finalmente es descubierto.

En Chocó hay un problema particular para realizar el diagnóstico debido al acceso limitado a las pruebas. Por esta razón no hay cifras claras sobre el número de contagios. Hasta este viernes, había 10 contagiados se teme que sean muchos más.

Otro problema que se ha evidenciado en el departamento es la falta de equipos de protección para el personal de salud. En municipios como Condoto e Istmina se ha denunciado la falta de implementos para los trabajadores de los centros hospitalarios. Asimismo, el desempleo y la pobreza en la zona hacen mucho más compleja la situación, debido a que la gente no cumple la cuarentena porque necesita trabajar.

De acuerdo con el Registro Especial de Prestadores de Salud (Reps) en Chocó hay 27 camas UCI en todo el departamento. “Sin embargo, departamentos como Vichada, Vaupés, Guaviare, Guainía, y Amazonas tienen 0 camas para UCI. Otro asunto preocupante es que hasta el momento solo se han registrado 31 pruebas de Covid-19, lo cual es muy alarmante, es escandaloso”, manifestó el médico.

Ante la situación, Prieto impulsó una campaña para entregar 1000 insumos hospitalarios para el personal médico de la zona, por medio de la acción ciudadana. El pasado 23 de abril se cumplió la meta de implementos recolectados, entre ellos, filtros, trajes lavables de bioseguridad los cuales serán entregados personalmente a los trabajadores de la zona. “Chocó es una zona que ha sido olvidada no solo por el gobierno de turno, sino a nivel histórico. Es una tierra del olvido. No obstante, la actitud del personal en medio de la contingencia es de alegría porque no se sienten desamparados por parte de la ciudadanía. Lo que hemos logrado con cientos de personas es disruptivo porque las personas están donando a quienes no conocen, lo cual es un acto de amor inmenso. Aquí estamos pasando de la intención a la acción”, resaltó.

COLPRENSA

Comentarios