Audi, BMW y Daimler se fueron por la cartografía de Nokia

Los fabricantes de automóviles alemanes BMW, Daimler y Audi anunciaron esta semana la compra por 2.800 millones de euros del servicio de cartografía Here de Nokia, una cooperación sin precedentes para hacer frente a los gigantes de internet en el sector clave del automóvil conectado.

Audi (grupo Volkswagen), BMW y Daimler son algunos de los numerosos clientes de Here, servicio poco conocido para el público en general pero que tiene una gran cartera de clientes en la industria y en internet.

Alianza sin precedentes

Los planos de Here se utilizan en cuatro de cada cinco vehículos equipados con GPS integrado en Europa y América del Norte, y por grandes nombres como Facebook o Amazon.

La alianza contraída entre las tres grandes marcas de los vehículos de alta gama para hacerse con Here no tiene precedentes, pese a que ya han cooperado en algunos campos.

Cada vez hay mayor interacción entre dos sectores que hasta hace poco eran muy diferentes: el automóvil e internet.

“La digitalización de la industria automovilística significa que una gran parte del valor de un vehículo en el futuro se definirá por el programa informático y los servicios asociados”, recuerda Mikael Rautanen, analista del gabinete finlandés Inderes.

De ahí viene la importancia para los fabricantes de automóviles de no dejar a los gigantes de internet las tecnologías claves como los planos en tiempo real.

En la actualidad, todos están tratando de desarrollar vehículos conectados, es decir, que conectan al conductor con su entorno gracias a sensores, cámaras y un servicio de cartografía, para hacer la conducción más segura y cómoda.

Estas herramientas advierten, por ejemplo, al conductor cuando hay hielo en la carretera o predicen con mayor precisión los atascos.

“Respuesta contra Google”

Los fabricantes de coches se enfrentan a la competencia de los reyes de internet. El estadounidense Google está poniendo a punto en las carreteras de Silicon Valley, California, un coche autónomo, que en teoría podría prescindir de conductor y espera comercializarlo para 2020.

En este contexto, la compra de Here es una “respuesta para rivalizar con Google y Apple”, que disponen ya de sus propios servicios de cartografía, estima Stefan Bratzel, experto del sector del automóvil alemán.

“Ya no solo se trata del coche autónomo”, la forma más lograda del vehículo conectado, “sino también del negocio relacionado con los datos generados”, según subraya Bratzel.

“La amenaza mayor para los fabricantes automovilísticos es que Here fuera vendido a Silicon Valley. No quieren depender de actores como Google o Microsoft”, resume Rautanen.

Se barajaba que uno de los candidatos a la compra del servicio de cartografía era el grupo informático Microsoft, así como la plataforma estadounidense de reserva de vehículos de transporte con conductor Uber.

RESUMEN AGENCIAS

Comentarios