Covid-19 fortalecerá el modelo del “coworking” a largo plazo, según un estudio

Crédito: Internet - EL NUEVO DÍA
Los espacios de trabajo colaborativo o flexible, comúnmente conocidos como “coworking”, vivirán una depuración causada por la pandemia del coronavirus que, sin embargo, llevará a su fortalecimiento a mediano y largo plazo, según un estudio de la firma especialista en bienes raíces y gestión de inversiones JLL.
PUBLICIDAD

De acuerdo con el documento, elaborado por el equipo de investigación de la consultora, países como Colombia están “ante una transformación del rol de las oficinas” y, si bien, el teletrabajo “no es necesariamente una amenaza, sino un complemento que promoverá mayor flexibilidad”, este modelo que ha ganado popularidad en los últimos años tendrá cambios significativos que le permitirán fortalecerse en los próximos años.

“Múltiples actores del mercado supieron beneficiarse durante la última década de la acelerada demanda de pequeñas y grandes empresas por una oferta de espacios corporativos flexibles. Muchos de estos beneficiarios no sobrevivirán la actual crisis”, explicó Rodrigo Torres, Capital Markets Consultant Research de JLL Colombia y autor del informe.

“Sin embargo, el modelo de espacios flexibles será aún más atractivo en el mediano y largo plazo. Esto significa que serán otros quienes cosechen los beneficios de la siguiente ola de este ‘flight-to-flex’ en el mercado de oficinas”, matizó el experto.

Según JLL, “el modelo de espacios flexibles tiene el potencial para responder a los retos que esta transición implica”, aunque los retos financieros que la coyuntura ha traído para las empresas generará una baja en las firmas que se dedicarán a un negocio que prosperó en los últimos años.

“En Colombia este tipo de espacios se ha popularizado desde hace menos de una década, a partir exactamente de 2016, jalonado por la acelerada expansión de WeWork. El inventario de espacios flexibles en el país supera los 100.000 m2, equivalentes a poco menos de 4 % del mercado de oficinas”, concretó Torres.

En el reporte,  JLL destaca que, a pesar de la baja de la oferta, el sector  de espacios colaborativos goza de una fortaleza consumada en los últimos y prevé que un repunte de este modelo en los próximos años.

 

Tendencias del Coworking, más allá de la pandemia

Para entender mejor el impacto del COVID-19 en el segmento de espacios flexibles, la consultora considera que es clave separar los cuestionamientos sobre el modelo como tal de la situación de algunas empresas dedicadas al negocio:

De un lado, este modelo de negocio se basa en el arbitraje de rentas: tomar espacios en arriendo a largo plazo y recibir ingresos por membresías de corto plazo. Así, los contratos de estas compañías con los propietarios de los edificios pueden superar los 10 años a cambio de cánones competitivos e incluso financiación de adecuaciones y  las membresías, principal fuente de ingresos, usualmente tienen plazos que varían entre tres meses y un año.

“Esta combinación genera evidentes riesgos (detectados antes de la pandemia) y reduce el margen de maniobra en una coyuntura económica retadora como la actual”, considera Torres.

En segundo lugar, el choque por cuenta del COVID-19 llegó en una fase de maduración del negocio, pues en los últimos años el mercado de oficinas de Bogotá estuvo marcado por una abundante oferta, lo que permitió a los “coworking” crecer de forma acelerada y acceder a condiciones contractuales favorables.

“Dicha expansión se había empezado a desacelerar pues estas compañías se estaban enfocando en llenar y rentabilizar estas sedes. Cabe anotar que, en los primeros años de operación del negocio en el país, ofrecieron precios muy competitivos a sus clientes grandes y pequeños”, explicó el investigador.

En esa línea, se analizó cuáles son los elementos que serán predominantes para el futuro del modelo. El primer  aspecto que resaltará será la necesidad de implementar espacios caracterizados por la flexibilidad y que además,  cuenten con los protocolos de biodeguridad necesarios. 

Esa tendencia de flight-to-quatlity se mantendrá y las empresas seguirán apostando por infraestructura eficiente y sostenible. A esto se suma que, aún en un escenario “post tratamiento”, la seguridad e higiene tendrán un mayor protagonismo que en el pasado”, destacó Torres.

Adicionalmente, será fundamenal el diseño de los espacios, en el que no solo se trata de contar con puestos de trabajo no exclusivos (hot desks), sino de la implementación de diversos elementos que hacen parte del portafolio de espacios flexibles modernos.

El aparente éxito del home office y su inclusión en los esquemas de trabajo harán que el tiempo en la oficina tenga un mayor énfasis en tareas como coordinación, socialización, mentoring y monitoreo de objetivos, elementos que van de la mano con la oferta de valor de los espacios flexibles”, menciona el informe.

Por último, el informe destaca que la flexibilidad contractual y la descentralización laboral serán claves para el éxito en Colombia de los Coworking.

“Incluso ante la aparición de una vacuna o tratamiento efectivo, buena parte de las empresas, en especial aquellas con mayores dificultades financieras, seguirán atraídas por la posibilidad de suscribir contratos de corto plazo pero que les brindan las condiciones y estándares que requieren para sus espacios”, concretó Torres.

Para JLL, en definitiva “los espacios flexibles brindan una alternativa llamativa para que las empresas cuenten con mayor liquidez en su portafolio de oficinas, ofreciendo alternativas más allá de una sede central”. 

EL NUEVO DÍA

Comentarios