Enorme cráter se convirtió en el hogar de un Yarumo que no para de crecer en Ibagué

Crédito: Fotos:Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
Contenido Exclusivo
En medio de un aumento de los establecimientos de comercio, la comunidad clama intervención en sus vías.
PUBLICIDAD

La excelente ubicación geográfica en medio de dos importantes arterias viales de Ibagué han convertido al barrio San Simón parte baja en un lugar con todas las cualidades para vivir de forma tranquila y estar conectado a solo minutos con zonas altamente concurridas como el centro de la ciudad o la calle 60 donde se ubican los centros comerciales. 

El barrio está ubicado entre las calles 30 y 36 y las avenidas Guabinal y Ambalá en la comuna Tres, denominada la ‘comuna del saber’ por el buen número de instituciones educativas que hay en la zona. En el caso del San Simón, colindan los colegios Escuela Normal Superior, la Institución Educativa Joaquín París y la Escuela Superior de Administración Pública (Esap), un centro de educación superior.

El tradicional barrio, al igual que en otros puntos de la ciudad, se suma al aumento de los establecimientos comerciales, sobre la calle 32 se pueden encontrar restaurantes, gimnasios, salones de belleza, barberías, así como locales de comidas rápidas; la oferta es amplia y ha hecho más concurrido el lugar. 

barrio

En medio de la nueva cara que ofrece el barrio San Simón parte baja, aún habitan varias personas que llegaron cuando la zona era una trocha y avenidas como la Ambalá se estaban empezando a conformar. 

Julio César Ortiz, presidente de la Junta de Acción Comunal, indicó que aunque no hay una reseña histórica conformada del barrio, el lugar puede tener una historia de 70 años o más. 

Sin calle buena

hueco

En medio del comercio y pese al alto flujo vehicular y peatonal de la zona, el mal estado de la malla vial predomina, esta una las necesidades más grandes de la comunidad pues advierten hace varios años no ven una intervención.  

Sobre la calle 30, en la ruta que da acceso la escuela Normal Superior la situación se agravó en medio de la pandemia, el alcantarillado colapsó y dejó un cráter en la vía en la que ya creció un árbol de casi un metro. 

“Estas son calles que llevan años sin ser intervenidas y necesitan cambios de acueducto y alcantarillado, usted hace el recorrido y no hay calle buena”, indicó Ortiz Romero.

Cámaras para reforzar seguridad

Aunque los vecinos señalan que el lugar es un buen vividero, son conscientes del incremento en la inseguridad. En solo unos meses tiene registro del hurto a algunos restaurantes y al gimnasio que se inauguró recientemente, por eso señalan la necesidad para que se instalen cámaras de seguridad y se mejore el servicio de alumbrado público. 

“Necesitamos cámaras de seguridad, la inseguridad está disparada han atracado el restaurante, el gimnasio, esperamos que nos ‘paren bolas’, porque nos buscan es para época de elecciones, este es un sector con varios colegios y céntrico”, contó Julio Ortiz. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! Lo invitamos a seguir leyendo aquí

 https://digital.enuevodia.com.co/library

También lo puede adquirir en físico.

Redacción Ibagué

Comentarios