En la comuna Siete siguen con sed

Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍALos baldes han sido los principales aliados de cientos de familias que esperan surtirse del recurso con los carrotanques que llegan a la zona.
La falta de agua tiene inconformes a cientos de ciudadanos que con baldes y todo tipo de recipientes buscan tener un poco del suministro.
PUBLICIDAD

La situación en el barrio El Salado en la comuna Siete de nuevo se está agudizando por la baja presión y ausencia del suministro de agua en diferentes sectores, los ciudadanos han tenido que ingeniárselas para captar lo poco que llega del recurso por minutos, en medio de su inconformismo del que por ahora no tienen respuesta. 

El suplicio

La situación ha obligado a algunos comerciantes a cerrar sus locales a la espera del suministro y a varios habitantes a trasladarse a casas de familiares para realizar labores tan mínimas como bañarse o lavar su ropa.

Dennis Silva es una habitante del barrio Portales del Norte, quien señaló que la situación es insostenible y nadie ha aparecido para responsabilizarse de lo que ocurre. 

“La situación por el agua se viene presentando ya hace un mes. Es muy complicado, llueve y quitan el agua, llega por poquitos y a la madrugada y si tenemos suerte, porque pueden pasar varios días sin agua. Para llevar a mi hijo al colegio nos toca levantarnos más temprano e irnos a donde mis papás a bañarnos, desayunar y hasta lavar la ropa. Lo básico lo hacemos con lo que tenemos en un tanque que no es muy grande”, sostuvo.

En barrios como San Lucas han hecho presencia algunos carrotanques del Ibal, pero la presencia de los mismos no suple la necesidad de tantas familias, y además no se compadece de varias personas de la tercera edad o con limitaciones que se ven obligadas a cargar pesados baldes con agua para calmar la sed de varios días.

“Se siguen presentando problemas, desde que tapamos la vía el agua llegó unas semanas normal, pero volvieron a quitarla, ahora nos dicen que es un daño y que tienen que romper la carretera y cambiar tuberías”, dijo Rubiela Castellanos.

Asimismo, aseguró que quienes administran los carrotanques tendrían preferencias para surtir el recurso, pues a unos habitantes les llevan las mangueras hasta el segundo piso y a otros no, “en una casa se lleva el agua a un segundo piso y uno pide el favor y no quieren, se supone que nadie tiene ‘corona’ y todos tenemos derecho a la igualdad”, denunció.

A la espera de una solución

Mery Poveda, presidenta de la Junta de Acción Comunal de la urbanización Montecarlo Uno confirmó los problemas que tienen en el servicio y señaló que el Ibal les dijo que en un plazo de cinco días solucionaría el inconveniente que se deriva de contratiempos en la bocatoma Chembe. 

Poveda indicó que en la zona la población ya alcanza los 100 mil habitantes y que las construcciones, lavaderos de carros y motos y piscinas también impactan con el suministro, además la tubería tiene varios años y bastantes fugas. 

“Venimos presentando insuficiencia en el suministro de agua, ha sido un tema álgido porque nuestro acueducto sufrió por un aguacero hace más de un mes donde la palizada se vino y obstaculizó el paso de las personas que trabajan con el agua en el acueducto de Chembe, esta comuna se sostiene de ese acueducto (...).

“El acueducto está parado porque no ha sido posible, por la ubicación del acueducto no ha sido posible que estacionen algo para sacar el material que cayó sobre todo una piedra grandísima. Se hizo ya una reunión buscando una salida y hubo un compromiso de cambiar un tubo que lleva más de 40 años y que presenta inconvenientes, el compromiso son cinco días para habilitar el servicio”, concluyó la presidenta quien se mostró positiva frente a lo dicho por el ente descentralizado. 

Chembe no funciona

Suministro de agua

Las altas turbiedades tienen fuera de funcionamiento la bocatoma Chembe. Foto: Suministrada

En medio de la situación, desde la empresa de Acueducto y alcantarillado se explicó que  la bocatoma Chembe que capta 70 litros por segundo y es el encargado de entregar el recurso al tanque La Alsacia que llega a 56 barrios de la ciudad en su mayoría de la comuna Siete está fuera de servicio desde hace ya 19 días.

Según explicó Vannesa Barrero, líder de acueducto del Ibal, la bocatoma, una de las tres que entrega agua a la ciudad está sin funcionar desde el 24 de mayo y aunque no ahondó mucho en el tema indicó que la afectación sería por alta turbiedad.

“Estamos esperando que las condiciones mejoren; sin embargo, la alta turbiedad no ha permitido que podamos empezar a captar el caudal para su posterior tratamiento. Estamos atentos a la situación y debido a ello las partes altas de la comuna Siete van a presentar bajas presiones o intermitencia en el suministro”, dijo Barrero. 

Es que, según reseña el Ibal, para tratar el agua según los niveles de turbiedad se puede hacer con máximo 70 u 80 unidades, pero las últimas semanas se han registrado casi 700 unidades de turbiedad. 

La Directora indicó que la línea que se habilitó en abril, como una eventual solución a los problemas de agua, que venía desde la calle 103 al tanque Alsacia se restableció y está en funcionamiento, “lo que hacemos es que cuando necesitamos el caudal lo compensamos por ahí”, dijo. 

Cabe precisar que cuando se habilita ese sector se descompensa el servicio en la zona del Jardín y barrio aledaños. 

La funcionaria indicó que están haciendo las acciones necesarias para evitar el desabastecimiento entre ellos la reposición de tubería. 

 

El Nuevo Día

Comentarios