Abierta la licitación para la construcción del Megacapa

Crédito: Archivo/ El Nuevo DíaEl proyecto y construcción del Megacapa es una promesa que se viene haciendo desde el Gobierno anterior.
Este es uno de los proyectos que se desprende del empréstito de $60 mil millones.
PUBLICIDAD

A través de una licitación pública avaluada en $4.995 millones, la Alcaldía de Ibagué sacó el proceso con el que se espera poner en marcha la construcción del Centro de Atención y Protección Animal. Esta inversión se desprende de los recursos del empréstito que le autorizó el Concejo al alcalde Andrés Hurtado y sería uno de los primeros proyectos en ponerse en marcha.

Según reseña el trámite, está previsto que la obra se desarrolle en un lapso de cinco meses y comprende las labores de demolición en donde hoy opera el Capa, la remoción de tierra, y construcción de una nueva estructura, sus obras interiores e instalación de la red hidráulica y eléctrica. 

Cabe destacar que en 2020 el Gobierno local fue cuestionado por varios colectivos animalistas por la insalubridad en la que estaban los animales que permanecían albergados en el lugar, así como la falta de personal para atender a un promedio de 50 a 60 animales que están en el lugar. Dicha crítica al parecer funcionó para que el mandatario local vinculara el proyecto a sus planes de gobierno.

Las necesidades 

En los estudios previos realizados por la Alcaldía se ha dejado claro que como están las instalaciones en la actualidad, la atención animal en la ciudad se ve limitada por la insuficiencia en dotación e insumos para atención hospitalaria, equipos médicos y la capacidad instalada de las locaciones. 

Asimismo se recordó que donde está ahora el Capa, también conocido como Coso Municipal, antes funcionaba una porcícola y que las adecuaciones se han hecho “en la medida de lo posible”. 

Por ejemplo, en la bodega de alimentos hay humedad y goteras que afectan la preservación de productos, los medicamentos se almacenan en una estructura metálica que está oxidada y deteriorada, lo que se necesita  una nueva que permita visibilizar los medicamentos desde el exterior y la separación según sus componentes. 

El archivo está en un lugar inadecuado con presencia de roedores y humedad. En el caso de las jaulas, donde están los animales, las mismas están oxidadas, no permiten el aislamiento de animales con enfermedades infectocontagiosas y la gatera es muy pequeña para garantizar el comportamiento de la especie. 

Los estudios previos también advierten que no hay un área apta para realizar procedimientos quirúrgicos. 

Además, como ya se ha dejado expuesto en varios debates en el Concejo municipal estas instalaciones no tienen servicio de acueducto, ni alcantarillado por parte del Ibal y el agua llega a través del servicio de bomberos que suministra el recurso día de por medio; la iluminación  es limitada y no hay internet ni una línea fija. 

 

El Nuevo Día

Comentarios