Ibaguereño habría asesinado y descuartizado a tres mujeres, después de abusarlas

Crédito: EFE / El Nuevo Día.
Los detalles del caso son aterradores: les habría introducido cocaína en sus partes íntimas.
PUBLICIDAD

El juicio al colombiano Jorge Ignacio Palma, acusado de asesinar a tres chicas en España, comenzó este lunes en Valencia (este) con la elección del jurado popular, formado por siete mujeres y dos hombres, más dos mujeres de reserva.

El procesado es autor confeso de la desaparición del cuerpo de Marta Calvo, que aún no ha sido hallado, y supuesto responsable de la muerte de otras dos jóvenes.

En sus conclusiones, la Fiscalía pidió en diciembre penas que suman 130 años de prisión por tres delitos de homicidio, once de abusos sexuales y uno contra la salud pública.

La fiscal Socorro Zaragoza recordó hoy a los miembros del jurado que en España se puede acusar de homicidio o asesinato incluso cuando no ha aparecido el cadáver, como es el caso de Calvo.

Indicó que el acusado tiene antecedentes por narcotráfico en España e Italia y que, en el transcurso de la vista, se demostrará que "manejaba cocaína de gran pureza, que no es fácil de conseguir".

El hombre, que permanece en prisión provisional desde finales de 2019, cuando confesó haber descuartizado el cuerpo de Marta Calvo, está acusado de haber acabado también con la vida de Arliene Ramos y Lady Marcela en el transcurso de unas prácticas sexuales con cocaína y probablemente otras sustancias.

El acusado será juzgado, además, por otros nueve intentos de homicidio de mujeres con métodos idénticos, además de narcotráfico.

Las acusaciones particulares elevaron en sus escritos la consideración de lo sucedido a tres delitos de asesinato y reclamaron para el procesado prisión permanente revisable, pena máxima en España.

Tanto la fiscal como abogados de las víctimas valoraron el "coraje" de Marisol Burón, madre de Marta Calvo, por insistir en buscar la verdad sobre la muerte de si hija, con la esperanza de que el acusado revele en el juicio dónde está el cuerpo.

Por el contrario, la abogada defensora, María Herrera, lamentó que "esto parece David contra Goliat" y pidió "sentido común" al jurado para que determine "si los actos por los que se acusa a Jorge Ignacio se produjeron o no", para quien pide la absolución.

"Mi cliente no ha matado a nadie ni ha tenido intención de hacerlo -según la abogada-. No es un psicópata, lo han dicho los forenses. Es más, se enteró de la muerte de Arliene y Marcela en prisión. Jamás negó dónde estaba el cuerpo de Marta, pero no es fácil encontrarlo en un vertedero".

"Tampoco ha abusado sexualmente de nadie -añadió-, porque todas accedieron voluntariamente a la fiesta blanca, una práctica con introducción de cocaína en los genitales que se hace hasta la saciedad".

“Es un monstruo”, dijo una de las víctimas sobre el señalado, oriundo de Ibagué.

EFE / Redacción web.

Comentarios