“La gente se emberracó y no dejó tumbar más árboles”

Hélmer Parra / EL NUEVO DÍA
Crédito: Hélmer Parra / EL NUEVO DÍAProtesta ciudadana por corte de rama a un árbol del Parque Centenario.
Contenido Exclusivo
En el Parque Centenario, se originó una acalorada discusión entre funcionarios de Interaseo y un grupo de ciudadanos que se encontraba en el lugar. La disputa giró en torno al corte de una de las ramas a un árbol del parque, algo que ocasionó el reclamo enérgico de un sector de la ciudadanía.
PUBLICIDAD

La disputa tuvo lugar la mañana de este martes 23 de agosto. Algo que parecía ser un procedimiento normal para los funcionarios de Interaseo, resultó en un airado reclamo por parte de algunos ciudadanos que transitaban el parque, estos alegaban que no permitirían la tala de más árboles allí, sacando a la luz algunos resquemores pasados. 

El supervisor de la intervención, quien se identificó como Christian Zárate, señaló que la acción realizada obedecía a un mantenimiento que se efectúa cada 6 meses a todos los árboles de la ciudad, y que dicho procedimiento venía siendo implementado desde hace 3 años.

Zárate indicó a los enardecidos reclamantes que la intervención era completamente legal, haciendo hincapié en que todos los árboles intervenidos, y en proceso de intervención, se encuentran censados, algo que no fue aceptado por el grupo de ciudadanos, que siguió exigiendo por el cese de esta operación. 

 

Indignación de la comunidad

Dentro del grupo de personas que expresó su malestar ante el accionar de los operarios de Interaseo, se encontraba Héctor Esquivel, quien ostenta un Magíster en Sistemática Vegetal y posee una experiencia de 45 años en Botánica General y Ecología. Esquivel subrayó algunas de las razones por las cuales se encontraba en desacuerdo con dicha intervención.

“En este caso, empiezan tumbando las ramas principales sin que tengan ninguna afectación, sin hacerle el protocolo previo, el cual consiste en la evaluación de las epífitas (plantas que crecen sobre los árboles u otros vegetales), y además, les interesa mucho sacar las trozas de madera, no sé si es que las comercializan”, dijo Esquivel.

El profesor sacó también a colación la controversia suscitada por la tala que se le realizó a los samanes sobre el terraplén de la calle 10 hace algunos meses, “aquí la ciudadanía está muy indignada por lo que están haciendo hoy en el parque, vienen a derribar nuevamente árboles, algo que no estamos dispuestos a permitir”, afirmó él.

Esquivel también aprovechó para lanzar puyas a la actual Administración municipal, puntuando sobre el descuido en el que se encuentra este escenario tan importante para la comunidad ibaguereña, “en lugar de venir a derribarnos los árboles, deberían más bien, restaurar el parque”, precisó.

 

Hubo mediación de la policía

Un grupo de ‘agentes del orden’ hizo presencia en el lugar con el fin de mediar la acalorada discusión y evitar que esta trascendiera a otras esferas.

El subteniente Johan Restrepo, tomó la palabra y se dispuso a leer a los presentes el documento con el que el supervisor Zárate habría aprestado a su equipo a realizar la operación.  

En dicho documento se estipulaba que un total de 17.360 árboles necesitaban ser podados y que esta intervención era competencia de Interaseo, asunto que fue refutado por algunos de los manifestantes, quienes calificaron la acción realizada por los funcionarios, no como una poda, sino como una tala.

Llamó también la atención de los manifestantes que, el documento en donde se autorizaba la intervención, fue expedido en febrero de 2018, por lo que cuestionaron la vigencia del mismo. Un ciudadano presente exclamó, “ya no creemos en los tales permisos para tumbar los árboles”.

 

Fue parada la intervención

Al lugar arribó William Sarmiento, integrante del colectivo ambiental ‘Los Samanes’, señalando que la rama cortada no representaba un ángulo de peligro (superior a 45°) y que esta tampoco presentaba pudrición, recalcando que en el árbol intervenido habita una especie de colibrí endémico de Ibagué.

“Vemos que no hay acompañamiento de la Alcaldía, de la Secretaría de Gestión del Riesgo, ni de Cortolima, tampoco se presenta un protocolo de ahuyentamiento de fauna”, dijo Sarmiento, quien es tecnólogo en Gestión de Recursos Naturales, argumentando una razón más para parar con la acción propuesta.

La intervención ciudadana, evitó que el procedimiento que se pretendía llevar a cabo por parte de Interaseo, fuera suspendido. El supervisor de la operación ordenó a su equipo el abandono del sitio.

Durante este procedimiento, los manifestantes no pararon de reclamar. Uno de los funcionarios expresó su inconformismo por estas reclamaciones, aduciendo que ellos solamente reciben órdenes. 

A esto, uno de los ciudadanos asistentes exclamó lo siguiente: “Deben decirle a sus superiores que la ciudadanía, los que pagamos los impuestos, para que ellos estén allá en esos puestos, no estamos de acuerdo que nos vengan a acabar con la parte ambiental. Díganles, que la gente se emberracó y no dejó tumbar más árboles”.

 

¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro! 

Lo invitamos a seguir leyendo aquí 

https://digital.elnuevodia.com.co/library 

 

REDACCIÓN IBAGUÉ

Comentarios