¿Ibagué tiene un plan de emergencias climáticas?

Destechados
Crédito: Jorge Cuéllar / El Nuevo Día
Contenido Exclusivo
En un aguacero, más de 15 familias resultaron afectadas, por lo que desde el Concejo piden que los organismos pertinentes tomen cartas en el asunto antes de que los hechos sean fatídicos.
PUBLICIDAD

Una noche de angustia vivieron los ibaguereños el 12 de septiembre tras el torrencial aguacero que inició cerca de las seis de la tarde y dejó múltiples afectaciones.


En barrios como Las Ferias, San Pedro Alejandrino, Las Brisas, El Bosque, Galarza, El Arado, Pueblo Nuevo, en la carrera Primera entre 19 y 25, en la calle 23 con avenida Ferrocarril, ‘El Planchón’ y muchas otras zonas, cientos de familias no pudieron dormir.


Pues de tal magnitud fue la lluvia, que varios árboles se desprendieron y dañaron los techos de las viviendas, el vendaval levantó las tejas de algunas casas, lo que ocasionó la pérdida de enseres (camas, electrodomésticos, ropa, entre otros). Sin dejar de lado los vehículos que quedaron perjudicados.


Sumado a esto, algunos postes de luz colapsaron, transformadores se dañaron, varias redes eléctricas se fracturaron, por lo que al cierre de esta edición habían barrios sin el servicio de energía.


Esta redacción visitó varias de las familias perjudicadas y expresaron sentirse desoladas al ver cómo en menos de una hora todas sus pertenencias se perdieron y no habían recibido la visita de Gestión del Riesgo para conocer la gravedad de la situación y recibir algún apoyo.


Carlos Cañas, es una de las personas a la que la infraestructura de su vivienda quedó damnificada por la caída por partes de un árbol, “cuando se cayó pensamos que había sido un rayo y el árbol no lo vimos porque estábamos sin luz, sin embargo, cuando empezamos a sentir el agua dentro de la casa salimos a la calle y todo era un caos”, sostuvo Cañas.


Agregó, “estoy tomando unas fotos a ver si voy a Infibagué y vienen y al menos me ayudan con la retirada del árbol a ver cómo soluciono más adelante lo de los daños”.

 

Pronunciamiento


De tal magnitud es la preocupación, que algunos concejales no pudieron pasar por alto los hechos, ya que según los reportes del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, Ideam, la ola invernal apenas empieza y va hasta fin de año.


Por lo que con los daños registrados el lunes, les deja mucho qué pensar sobre la emergencia que vivirá la ciudad en días venideros.


Linda Perdomo, dijo, “hoy (lunes) tenemos la ciudad totalmente colapsada, los árboles se han caído, y es sumamente preocupante, por eso le hago un llamado al Gobierno Municipal para que se revise el tema del mantenimiento del  arbolado de las principales avenidas.


“Todas las otras ciudades se han preparado desde hace un mes para lo que se ha diagnosticado una de las olas invernales más fuertes para lo que resta del año, nosotros cuánto vamos a esperar, cuántos muertos debe poner la ciudadanía ibaguereña simplemente por una falta de gestión o negligencia de la administración pública (...)”.


En esa misma medida el cabildante Orlando Rodríguez manifestó, “nos vemos avocados a solicitarle al Gobierno Municipal un plan de contingencia. Pero quiero dejar muy claro que en los cerros Noroccidentales de la ciudad se invirtieron más de $8 mil millones en el 2001 al 2005 para mitigar el impacto ambiental del sector (...) estas obras están abandonadas (...)”.


Asimismo, responsabilizó a Cortolima por el abandono de tales obras que presuntamente la corporación no ha querido intervenir.


Esta redacción se comunicó con Cortolima, Infibagué e Ibagué Limpia y desde estas entidades se manifestó que no les correspondía atender el tema de los árboles que algunos en ocasiones apoyan pero no era de su competencia.


La gerente de la Corporación, Olga Alfonso Lannini comentó, “la responsabilidad de administración, cuidado y mantenimiento del arbolado urbano es del municipio, eso está establecido en la ley. Nosotros hemos hecho varias cosas en apoyo a este tema como lo es el plan maestro de silvicultura (...)”. 


También intentamos dialogar con la Secretaría de Ambiente y Gestión del Riesgo para conocer el plan de respuesta que se tiene hasta el momento y la cifra de afectados, así como las ayudas que se brindarían por parte de la Alcaldía a estas familias, pero no hubo contestación.

 

Destechados

 

Destechados

 

Destechados

 

La caída de tejas de zinc durante la tormenta fue frecuente y, Andrea Montoya, quien vivió momentos angustiosos con su familia al ver volar 46 de estas, en la que una ocasionó daños a un bus y, que no las pudo recuperar porque mientras ellos estaban desesperados salvando artículos, otros aprovecharon para robarlas. 


“En mis 29 años que llevo viviendo en esta casa, nunca había pasado eso, duramos despiertos hasta la 1 de la mañana por miedo a que volviera a llover y ahora aquí estoy esperando a que el vecino saque las tejas que él va a cambiar de su techo para que me las regale, porque la verdad nosotros no tenemos con qué comprarlas. Vino la directora de riesgo y no fue mucho lo que hizo, ella pretende que la gente afectada la busque”, reseño Montoya.


A tres casas de la de Montoya otra vecina que vive en arriendo con su hija debió abandonar el apartamento con el gato porque cuando llegó de trabajar se encontró con que había perdido todo. 

Redacción Ibagué

Comentarios