Esta es la condena que deberá pagar sujeto señalado de triple homicidio en Ibagué

Momento de la inspección técnica a los cadáveres de las tres personas asesinadas.
Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍA.Momento de la inspección técnica a los cadáveres de las tres personas asesinadas.
Contenido Exclusivo
El fallo es de primera instancia sobre el cual procede el recurso de apelación ante la Sala Penal del Tribunal Superior de Ibagué.
PUBLICIDAD

El Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Ibagué condenó a 54 años de prisión Wilmer Zapata Imbus al ser hallado culpable de un triple homicidio ocurrido en el 2007 en el barrio Modelia de Ibagué. 

En el lugar fueron hallados muertos y en estado de descomposición Ricaurte Montaña Oyuela, de 38 años de edad, quien era militar retirado y prestamista ‘gota a gota’; su hijo de 12 años de edad, y su sobrina de 16 años, quienes, según la Fiscalía, fueron atacados con arma de fuego dentro de su casa.

Zapata Imbus también fue inhabilitado para el ejercicio de derechos y funciones públicas por 20 años, no se le concedieron subrogados penales y se libró orden de captura en su contra. 

 

Hechos

 

Ocurrieron el 14 de mayo de 2007 en la Manzana 65 casa 12 del barrio Modelia I de Ibagué lugar donde fueron hallados los cuerpos sin vida del militar retirado Ricaurte Montaña Oyuela,  su hijo de 12 años de iniciales J.R M.D, y su sobrina de 16 años de iniciales L.D.M.A.

Las víctimas fueron halladas luego de que el mal olor por la descomposición de los cuerpos se esparciera hacia la calle y que Montaña Oyuela no se comunicara con su pareja durante todo el día.

Señaló la Fiscalía que las tres víctimas tenían heridas provocadas con arma de fuego. Los dos menores de edad estaban en sus camas en el primer piso, mientras que Ricaurte Montaña Oyuela en una de las habitaciones de la segunda planta de la vivienda.

Las últimas personas que vieron con vida a los tres fallecidos fueron dos hombres, entre ellos el hoy condenado, quien vivía en el segundo piso donde fue encontrado sin vida el militar retirado. Según la Fiscalía, los móviles del crimen estarían relacionados con el hurto de un dinero que guardaba la víctima en su vivienda.

 

La historia

 

Para la época de los hechos, el periódico El Nuevo Día publicó la información sobre el macabro hallazgo de los tres cuerpos sin vida dentro de la vivienda en el barrio Modelia I, en un hecho que conmocionó a los ibaguereños. 

En ese momento se conoció que Florinda Ramírez, quien era la compañera sentimental de Montaña Oyuela, contó que fue a la casa el martes 15 de mayo de 2007, vio la puerta cerrada con pasador, no pudo ingresar y los inquilinos del segundo piso, quienes habían tomado en arriendo la segunda planta de la vivienda hacía dos meses y vendían cubanos, tampoco estaban en la residencia. Al día siguiente, el miércoles 16 de mayo, la mujer fue avisada por los vecinos sobre un fuerte olor, y moscas en los patios, es así que llamó a la Policía, quienes luego de forzar la entrada, ingresaron a la vivienda, donde encontraron a las tres personas muertas y en estado de descomposición.

El cuerpo de Ricaurte Montaña Oyuela fue hallado en el segundo piso, mientras el de su hijo y sobrina en el primer piso. La casa estaba revolcada y de la misma se habían llevado una caja fuerte con dinero.

En su momento se informó que el menor de edad fue hallado muerto sobre una cama con un impacto con arma de fuego; la jovencita tenía una herida con arma blanca en el cráneo y al parecer fue abusada sexualmente, pues tenía puesta una falda sin ropa interior. Ella había llegado ocho días antes a la vivienda porque tenía una cita médica por unos quebrantos de salud.

Finalmente en el segundo piso de la casa, hallaron a Ricaurte Montaña Oyuela. Se indicó que fue hallado cubierto con una cobija y alrededor de su cuello tenía una toalla, por lo cual su muerte sería por asfixia mecánica.

Los cuerpos de las tres víctimas del homicidio fueron llevados a Chaparral. La investigación la asumió el CTI de la Fiscalía. 

 

Más procesados

 

Desde el inicio de la investigación, Wilmer Zapata Imbus y su hermano fueron los principales sospechosos pues se fueron del apartamento y no regresaron. Ricaurte Montaña Oyuela les había arrendado dos meses antes, les había dado confianza y hasta les había prestado un televisor porque no tenían. 

Dentro del proceso fue imputado además Ancízar Zapata Imbus, hermano del  hoy condenado y otro sujeto aparece como indiciado. Los hermanos son oriundos del Caquetá.

 

Redacción Judicial El Nuevo Día

Comentarios