Murió un niño víctima de una bala perdida

Crédito: Imagen de referencia / EL NUEVO DÍA.
El hecho ratifica el clamor de la comunidad para que se brinde más seguridad en el Puerto Petrolero, ante la ola de hurtos, asesinatos y atentados que ocurren desde principios de octubre.
PUBLICIDAD

El dolor y la indignación embargan a una familia por la muerte de un niño de siete años, impactado en la cabeza por una bala perdida en la comuna Uno del Puerto Petrolero.

El pequeño llevaba una semana luchando por su vida en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Clínica La Magdalena y perdió la batalla ayer en la madrugada.

La noche del sábado 13 de noviembre un hermanito y su padre habían salido a pocos metros de su vivienda, en el barrio El Cruce, a buscar comida rápida.

“Un delincuente hizo varios disparos hacia una casa y uno de esos proyectiles le entró al hijo mío por la parte de atrás de la cabeza. Cuando el mayor me avisó fui, le presté los primeros auxilios y lo llevé al Hospital Regional”, relató el padre del menor.

El pequeño fue trasladado a la Clínica La Magdalena, para realizarle una cirugía de alta complejidad.

Judicial.

“La cirugía fue exitosa pero el niño empezó a presentar cambios en sus pupilas”, comentó el progenitor.

Aún así, ni la familia ni los médicos perdieron la esperanza de que el niño se recuperara, pese a su delicado estado.

“Todos teníamos la esperanza de que se iba a levantar porque los médicos daban muchas esperanzas de que despertaría.

“Le pedíamos a Dios que no pasara lo que pasó”. Sin embargo, no soportó y este sábado perdió la vida.

Ahora todos los esfuerzos de los familiares se enfocan en que se haga justicia ante este lamentable caso.

Colprensa

Comentarios