Joven denunció acoso en una buseta en ruta de Ibagué

Crédito: Archivo / EL NUEVO DÍAEl hecho sucedió en el interior de una buseta. (Imagen de referencia).
Contenido Exclusivo
Una joven que se desplazaba como pasajera de una buseta que cubría la ruta 43 denunció que un sujeto que abordó el vehículo de servicio público y se sentó junto a ella, la habría acosado a través de tocamientos indebidos. 
PUBLICIDAD

La chica decidió hacer pública la situación para alertar a otras mujeres sobre el riesgo.

“Se hizo el dormido”

Alrededor de las 8:30 de la mañana del viernes, 20 de mayo, la denunciante se dirigía hacia el Centro en la buseta de ruta 43, cuando según lo relatado por ella, un hombre de mediana edad se subió, pidiendo al conductor que lo dejara cantar para pedir dinero. 

Luego de realizar su labor, la joven que iba sentada en la silla trasera del vehículo, indicó que aunque la buseta tenía varios puestos desocupados, el hombre vino directamente hacia donde estaba ubicada ella y se sentó a su lado.

“Se ubicó en la silla que da al pasillo de la buseta, yo estaba ubicada entre ese puesto y la silla de la ventana”, especificó. 

La joven relató que acto seguido, el individuo puso una bolsa entre los dos y de inmediato ella sintió un roce en su pierna, pero supuso que había sido algo accidental.

Sin embargo, la joven entró en alerta cuando el roce se repitió y se dio cuenta de que el sujeto, según indicó, se estaba haciendo el dormido para tocar su pierna. 
“Me sentí muy incómoda y cuando me levanté para cambiar de asiento, mandó la mano para tocarme las piernas. Le grité que respetara, que era un atrevido y me hice en otro puesto, junto a un señor”, relató la afectada, quien al ver que el hombre fingía estar dormido, le tomó una foto con su celular. 

Agregó que ninguno de los pasajeros, ni el conductor del vehículo le prestaron atención, por lo que vía Whastapp reportó lo sucedido a alguien de su familia.
Al momento, recibió una llamada a la cual respondió para contar sobre la situación con el fin de llamar la atención de los ocupantes de la buseta, pero ni siquiera eso funcionó. La indiferencia de las personas fue total. 

Finalmente, la jovencita indicó que se bajó del vehículo en el centro y que antes de hacerlo volvió a reclamarle al atrevido por su actitud.

Agregó, que aunque no tomó las placas del vehículo, la única señal que recuerda es que un perrito, al parecer callejero, había subido un poco antes de que sucediera el episodio y que el sujeto siguió a bordo de la buseta, como si nada. 

Dato

En redes sociales, otras mujeres aseguraron reconocer al sujeto y haber sido también víctimas de su comportamiento. 

Este artículo es de nuestro periódico impreso.
¡Hagamos región y apoyemos lo nuestro!
https://digital.elnuevodia.com.co/library
También lo puede adquirir en físico.

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios