Médico e ingeniero fueron extorsionados

Crédito: Suministrada/El Nuevo Día Las personas fueron detenidas con una orden judicial.
Aseguradas en sus domicilios estarán tres personas vinculadas en procesos investigativos por el delito de extorsión en Venadillo. Los presuntos delincuentes mediante engaños solicitaban sus servicios a las víctimas, pero en realidad eran extorsionadas.
PUBLICIDAD

Por dos noticias criminales, la Fiscalía General de la Nación Seccional Tolima le imputó cargos a Myriam Méndez Lurdy, Diana Carolina Buelvas Jiménez y Harrison Arley Mancilla Ramírez por los delitos de extorsión utilizando la modalidad de prestación de falsos servicios en Venadillo.

Myriam Méndez Lurdy, Diana Carolina Buelvas Jiménez y Harrison Arley Mancilla eran requeridos por la justicia. Por lo anterior, miembros del Gaula de la Policía Nacional y el Ejército los capturaron con una orden judicial.

Los hechos

De acuerdo con la investigación, los procesados habrían participado en dos extorsiones de las que fueron víctimas un ingeniero civil y un médico.

En mayo del 2021 al parecer, contactaron a un ingeniero solicitando su trabajo en esta zona del norte tolimense. La víctima acudió al lugar para realizar las labores por las cuales supuestamente fue contratado; sin embargo, recibió una llamada en la que empezaron a intimidarlo y amenazarlo. En la audiencia se conoció que quien se comunicó con el ingeniero le indicó que supuestamente esta zona era controlada por un grupo al margen de la ley y que él no tenía el permiso para poder trabajar allí. Asimismo, el delincuente le exigió 40 millones de pesos para poder estar en el sitio.

No obstante, lo amenazaron con atentar contra su integridad física y le hicieron creer que habían francotiradores que vigilaban cada movimiento que hacía. Estas amenazas llevaron al profesional a comunicarse con su asistente pidiéndole que realizara dos consignaciones a nombre de Diana Carolina y Harrison Arley, cada una por dos millones de pesos. 

Pero el ingeniero no fue la única víctima de extorsión. Un médico y su esposa cayeron en la trampa de los criminales. 

El doctor también recibió una llamada para prestar sus servicios a unos supuestos empleados de una quesera, pero cuando arribó al sitio, también fue amedrentado. Mediante llamada telefónica le habrían indicado que estaba en zona roja y debía pagar dos millones de pesos para poder trabajar. 

Ante el temor de que le hicieran algo a él o a su familia, el profesional de la salud le pidió a su esposa que realizara un giro con la cantidad solicitada a nombre de Myriam Méndez Lurdy.

 

 

REDACCIÓN JUDICIAL

Comentarios